Neonicotinoides

Neonicotinoides

Los neonicotinoides son pesticidas sistémicos potentes, porque científicamente, gracias a las quejas de los apicultores, las mortandades de abejas y polinizadores, así como aves e invertebrados y muchas otras formas de vida.
Durante años se nos planteó dudas sobre el uso de muchos insecticidas y pesticidas. Entre estos neonicotinoides. Vamos a ver cuáles son los neonicotinoides y los efectos que tienen sobre las abejas.
El uso de los neonicotinoides tiene consecuencias dramáticas para el ecosistema como fue presenciado por un sinnúmero de informes y estudios.
Antes de describir la operación, hay que destacar que estos son los insecticidas sistémicos y explican específicamente qué es un insecticida sistémico.
Un insecticida sistémico, como neonicotinoides es un fitosanitario preparado cuyos ingredientes activos son absorbidos por las raíces u hojas, para ser transportados en el resto de los órganos de la planta, por ejemplo en el néctar y el polen.

Los neonicotinoides son una clase de pesticidas sistémicos con una acción neurotóxica específica, que actúan sobre el sistema nervioso (nAChR) de formas de vida que están en contacto directo.
Para comprender el funcionamiento de los neonicotinoides que vemos como insecticidas sistémicos repartidas en el medio ambiente.
Después de que el pesticida desempolva semillas ocurre lo siguiente:
• Semi – Parte de las semillas tratadas son comidos por las aves;
• Polvo – durante la siembra el aire está contaminado por el polvo levantado durante la siembra;
• Las plantas – El polen y néctar recolectado por las abejas está contaminada por ingredientes activos sistémicos;
• Agua – Los insecticidas se mantienen permanentemente en el agua y contaminar ríos y fuentes de agua.
• Tierra – La contaminación del suelo se lleva a cabo a través de la acumulación de moléculas, año tras año.
Lo más sorprendente es cómo estos pesticidas pueden ser los más utilizados en el mundo y han sido autorizadas sin ser llevado a cabo pruebas suficientes sobre su impacto. Afortunadamente, hoy en día los apicultores, científicos, agricultores y ciudadanos críticos en Europa y en todo el mundo están luchando para asegurar que estos procedimientos de concesión de licencias se cambian radicalmente; pero el camino es largo y los oponentes son poderosas multinacionales como Bayer, Syngenta, y BASF.
En este sentido se ha publicado el primero de los siete capítulos de evaluación integrada por todo el mundo de los efectos de los plaguicidas sistémicos sobre la biodiversidad y el ecosistema (WIA): una obra de más de 800 publicaciones científicas meta-análisis que se ha fijado el objetivo de la vigilancia de la ‘impacto de los pesticidas sistémicos en los ecosistemas y la biodiversidad.

Entre los principales sospechosos claramente neonicotinoides. El análisis no pasó por alto a nadie, la profundización de los efectos sobre las especies conocidas como las más vulnerables, las abejas y las mariposas en su cabeza, hasta que llegue a los efectos indirectos en los vertebrados. La primera parte, publicada en Environmental Science and Pollution Research, examina precisamente este último.
Esta es la obra más completa de análisis disponible en el momento en el mundo, que involucró a un grupo de 29 científicos, todos los miembros del Grupo de Trabajo sobre Plaguicidas sistémicos, durante más de cuatro años. Los resultados surgen de esta revisión de la literatura habitación enorme permiso para pocas dudas de que los neonicotinoides son perjudiciales para las abejas y otros invertebrados. Sus efectos también se sintieron en los vertebrados terrestres, en primer lugar, todas las aves y fauna acuática. Son, en definitiva, un riesgo para los ecosistemas.
Los neonicotinoides, introducidas hace años como una alternativa segura al DDT, son una clase de insecticidas, altamente neurotóxicos, como resultado de la nicotina. Se pueden rociar sobre las hojas, poner en el suelo o en forma granular utilizado para tratar las semillas. Ellos han capturado tan rápidamente a la cubierta, en 2011, el 40% del mercado mundial. Es una pena que pronto se reveló la altamente tóxico para las abejas.
Italia fue el primer país de suspender el uso en 2008 con la prohibición temporal, a continuación, renovados en cada expiración. El problema es entonces llegó a la Comisión Europea, que, entre protestas y debate torturado, pidió a la EFSA, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, de expresarse sobre los riesgos relacionados con el uso de tres neonicotinoides particulares: clotianidina, imidacloprid y tiamethoxam.
Posteriormente, en enero de 2013, la EFSA publicó sus puntos de vista. Los pesticidas en cuestión causan efectos agudos y crónicos sobre la supervivencia y el desarrollo de las colonias de abejas. En 2013, finalmente, también la Comisión Europea queda prohibida la utilización de dos años de clotianidina, tiametoxam y el imidacloprid en los cultivos que atraen a las abejas, incluyendo las protestas de aquellos que consideran que el decreto demasiado permisiva y los que querían una decisión diferente. Unos meses más tarde, también se prohibió el uso de fipronil, otro insecticida con el mismo efecto sistémico.
Pero, ¿cómo podemos esperar fabricantes multinacionales y los titulares de diversos ingredientes activos estaban inmediatamente prodicate (no nos haga pierda nada) con nuevos productos basados ​​en neonicotinidi (como tiacloprid) aprobados en los Países Bajos, Francia e Italia. Por otra parte, tiacloprid no estaba en la lista de sustancias prohibidas por la UE.
El problema se ha vuelto tan urgente y delicado que incluso el continente americano (con algunos años de retraso) el problema también llegó a la Casa Blanca.
Sin embargo, para cumplir con los discursos más obvias es obvia (y científicamente probada) que los neonicotinoides son un riesgo para la biodiversidad.
Mientras que las autoridades tratan (no con algunas situaciones embarazosas y bajo las presiones de las multinacionales) para regular el uso de los neonicotinoides, a pesar de los datos científicos obvias, los resultados del meta-análisis que acaba de concluir son muchas clara. Las especies animales más vulnerables en absoluto el uso de estos productos son los invertebrados terrestres, tales como gusanos, expuestos a pesticidas a través del suelo, agua, aire o directamente a través de las plantas de la superficie. Pronto a seguir son los insectos polinizadores como las abejas y mariposas, expuestos a niveles extremos de contaminación a través de polen y aire. El tercer lugar es ocupado por los invertebrados acuáticos, que también son muy sensibles. La solubilidad en agua de los neonicotinoides, de hecho, es para que puedan contaminar las aguas superficiales y subterráneas, va a cambiar la potencia, la movilidad y la capacidad reproductiva de pequeños invertebrados acuáticos, como el plancton.
Incluso algunos vertebrados, aunque son menos sensibles, que sufren los efectos directos o indirectos del uso de los neonicotinoides. Algunas especies de pájaros pequeños, como los gorriones, que pueden comer semillas tratadas y se reunirá con aumento de la mortalidad y una baja tasa de reproducción. Reptiles, por otro lado, se enfrentan a una escasez de alimentos (gusanos e insectos). Peces y anfibios son susceptibles a altos niveles de pesticidas o la exposición prolongada.
Este análisis todavía tiene que ser completado con datos adicionales. Todavía hay más pruebas y estudios principalmente de la concentración ambiental real de los neonicotinoides y su toxicidad en varias especies animales.
Los datos disponibles, sin embargo, son irrefutables: nos enfrentamos a un escenario apocalíptico donde la falta de visión de los gobiernos, añadido a la arrogancia de las multinacionales, podría conducir todo el equilibrio del ecosistema planetario a un punto de no retorno.
Lo peor es que demasiadas personas ordinarias, incluyendo desafortunadamente muchos agricultores han convencido de que fuera de la agricultura intensiva (que, para ser donde el ecosistema se reduce a un concepto similar a una línea de montaje) no hay posibilidad de una buenos ingresos y más para alimentar el planeta.
Es una mentira tan carente de base científica y técnica que es difícil de entender cómo hemos llegado a este punto. Ya es hora de que la conciencia de los hombres (políticos, científicos, ingenieros, agricultores, plebeyos) de buena voluntad sentar las bases de la objeción de conciencia.
Que la objeción de conciencia que nos hace darnos cuenta de que fuera de las reglas de la naturaleza sólo hay muerte y el hambre. Todos los demás argumentos son solamente egoísmo humano y la miopía.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *