Ciencia y Conciencia

Ciencia y Conciencia

Desarrollado a través de experiencias, observaciones, diferentes métodos y afirmado por Galileo en los últimos quinientos años, la ciencia se enfrenta ahora a otra frontera del conocimiento humano. Este gran aliado del hombre en el camino de la comprensión del mundo, alcanzado, y tal vez terminado (en esta forma), el primer paso más cerca de ese logro maravilloso que es el libro del conocimiento y la verdad.

Limitaciones culturales, ideológicas y racionalistas suponen el hombre moderno se enfrenta con la necesidad de superar viejos prejuicios y visiones limitadas del mundo. El lugar del hombre frente a la necesidad de revisar los procesos racionales y, con ellos, los principios de aplicación del método científico.
Hemos construido durante los siglos, aunque con diferentes enfoques y modelos relacionados con las diversas civilizaciones, un sistema científico estructurado y metódico: valiosos, útiles para el lanzamiento de la humanidad en el área de conocimiento. Esta primera etapa en presencia de los grandes problemas de nuestro tiempo, ha agotado su combustible. Se requiere un enfoque cognitivo de muy diferente la realidad, donde los parámetros, algoritmos, modelos cognitivos deben comenzar a moverse a una epistemología diferente.
Ciencia, abuelo, dio el impulso para superar los límites de la imaginación humana y perplejidad en el rostro de grandes y pequeñas manifestaciones tangibles del mundo. Ahora una mayor visión y resolución de los problemas de un mundo más allá de las tres dimensiones del espacio, piden un patrón de entendimiento sobre varios niveles.
Una visión más allá de los límites requiere una ciencia y un hombre más allá de los límites. La cultura del límite será reemplazada por la cultura de lo ilimitado. Una ciencia dentro de los límites de lo visible debe convertirse en el mismo plano y simétrico a un entendimiento sobre cualquier barrera. Desde el mundo de las fronteras universo sin límites. De esta manera, dentro de las normas que lo convierten en el hombre verdaderamente libre, estamos listos para poner en marcha la segunda etapa hacia las nuevas fronteras del conocimiento, de hecho hacia esa frontera que no tiene límites, ya que tendrá que desarrollarse dentro de la conciencia humana.
Durante el siglo XX, el papel de la ciencia en la sociedad se ha convertido en un hecho notable, ya que se convertirá en funcional a las instituciones estatales civiles y militares, así como la configuración central de los procesos de producción, mundo tecnológico y económico.
También se les aparecieron nuevas reflexiones sobre la comprensión de los avances científicos, en contraposición a la actitud del positivismo optimista del siglo XIX. Se ha observado que el carácter de la ciencia sigue siendo falible, especialmente por autores como Charles Sanders Peirce y Karl Popper. Para estos últimos, el progreso científico no consiste en la acumulación de la verdad, pero en una eliminación gradual de los errores, que nunca se le permite establecer un conocimiento tan cierto adquirida, no es la adquisición de nuevas verdades, pero sólo aprendiendo de los errores que evoluciona ciencia, de una manera similar a la evolución biológica.
Se abre una nueva era, en ningún fenómeno solo puede analizarse si no ha sido evaluado dentro de ese gran todo que es el universo tangible. Se permite un solo cuerpo, con principios, sistemas, criterios fuera de la cual nadie, ni siquiera a la ciencia, hágase.
Todo esto conduce necesariamente a la búsqueda de esos principios o, si se prefiere, de esa conciencia cósmica, sin la comprensión de que ningún nuevo progreso es posible para la humanidad.
Estamos frente a un nuevo paradigma en el que la ciencia y la conciencia plantean una nueva ética de interrogación; una cuestión que no se puede despreciar siquiera vale la futura supervivencia de la especie emana.
Una Ciencia y Conciencia que revisen no sólo el proceso cognitivo del mundo, sino también la función de correlación múltiple entre cada uno de sus elementos componentes. A partir de la partícula más pequeña hasta la más grande evento es cada vez más claro que lo que llamamos “mundo tangible” es una expresión unificada de un gran conjunto, guiadas por principios y la lógica unitaria y convincente.
Por eso la cuestión ética que va a generar una nueva ciencia y conciencia tendrá que crecer mediante la comprensión de los principios y la lógica de este “mundo tangible”. Incluso podemos decir que hoy en día, la única investigación necesitamos invertir enorme nuevo impulso es precisamente la ciencia que impregna y entender los principios y normas del “mundo tangible”. Al entender estos Ética será nacidos que reformular la Epistemología del tercer milenio búsqueda.
Una búsqueda en Ciencia y Conciencia armas ripongano de que la guerra que les hizo hablar por mucho tiempo.

Guido Bissanti

publicado en 29/10/2016