La Economía de Gaia

La Economía de Gaia

En los albores del tercer milenio, la humanidad entera ha cuestionado su historia futura. Una historia que, por primera vez, implica que cada persona, cada ser vivo, cada átomo de este planeta azul.
La euforia de las teorías de la Ilustración, el positivismo, y el “bienestar” parece cada vez más debilitada post-industrial y la tenue luz que lo alimenta y obedece más a intereses económicos que la verdadera fuerza cultural, filosófica y científica.

Las expectativas de la racionalidad de la Ilustración y las promesas del positivismo parecen final definitivo para dejar el mundo de la cultura, la ciencia y la conciencia cierta perplejidad.
Al parecer, el crepúsculo del teorema de crecimiento infinito (y la forma en que volvería a ser) y parecería a tomar forma en el horizonte nada bueno.
Es el fin de la historia o de esta civilización?
cuestión compleja y respuesta por parte de las múltiples posibilidades.
Sin embargo, cuando, como siempre, los caminos de la historia parecen agotadas y sin salidas probables aquí levantarse la brisa de nuevas esperanzas y promesas.
¿Quién alimenta y este viento está soplando en el mismo planeta, criatura compleja (y como se establece en 1979 por James Lovelock, la hipótesis de Gaia *), llama la madre tierra en algunas culturas antiguas, cruentemente pagado por el poder occidental y un modelo colonialista difícil morir.

La identidad de esta entidad viviente es, sin embargo, lo suficientemente fuerte como para llevar con ellos una firma indeleble, de manera indeleble que no puede ser abrumado por cualquier colonialismo occidental ni la estupidez de las teorías económicas que, durante demasiado tiempo, han decidido hacer un balance fuera de su libro mayor.
Un libro de contabilidad, donde los principios fundamentales están lejos de las teorías económicas reduccionista, limitada, ambientalmente inviable y humanamente imposible.
Los pilares en los que basa sus fundamentos la economía Gaia parecen complejos, pero son, en su identidad, bastante simple y relacionado con una trilogía de condiciones y funciones inseparables e indispensables.
Estas tres dimensiones pueden resumirse como:
• Diversidad;
• La sobriedad;
• Cerca
1. La diversidad es el requisito previo y el estado a través del cual se distribuye y está gestionado por el mayor número de condiciones y entidades de la energía. Esta dimensión asegura las leyes de la termodinámica el más alto rendimiento combinado con el menor esfuerzo para conseguirlo. En esta condición los principios de la termodinámica permiten reducir al mínimo la producción de entropías. Por lo tanto, la diversidad es la condición necesaria para perpetuar el máximo de la economía del sistema, y ​​luego el propio sistema; para más de esta condición en que se alcanza el nivel más alto de la democracia participativa.
2. La sobriedad es en lugar del modo de funcionamiento y la transmisión de energía entre las diversas condiciones y entidades. Nunca el sistema, si no para reequilibrar factores excepcionales, se aleja de esta condición. El planeta entero (pero es más correcto decir todo el universo) que respeta las cualidades opuestas, de acuerdo con su principio de inercia, la energía “corrosión”. La sobriedad no es una opción sino una necesidad de sistemas inerciales universales sin la cual la vida sería una condición muy efímera y muy lejos de alcanzar sus objetivos.
3. La proximidad es en cambio la solución de la cuestión de los roles y tareas de subsidiariedad energía condividersi sin tener que encontrar espacio termo-dinámicamente soluciones imposibles. La proximidad es una condición experimentada en los tejidos de los organismos vivos, las relaciones ecológicas, etc .. es la única condición en la que las dos primeras dimensiones pueden encontrar satisfacción.
Sobre la base de estas breves consideraciones, es evidente cómo el teorema económico de los últimos 150 años, tanto como menos aplicables en la economía del universo y, como tal, de sufrimiento social y factor ecológico.
Piense en los modelos de aprobación y la normalización industrial, criterios de monocultivos agrícolas, las distancias entre los factores sociales y los insumos, el gasto de los consumidores, los increíbles aportaciones de activos y personas, etc., con el fin de entender que esta teoría económica no fue escrito por ” iluminado “, sino de” preocupado “con la firma en la parte inferior de los economistas complacientes o increíblemente disconoscenti de las nociones más elementales de la cinética y termodinámica: bases materiales de Economía.
La civilización entera, su organización, sus funciones, sus enlaces y sus estructuras requieren ser nuevamente sobre la base de estas dimensiones.
La diversidad, la sobriedad y tarjetas de proximidad deben convertirse en la verdadera evaluación de toda la programación de Western borrosa por los continuos intentos y ahora poco realista “arreglar” con los procedimientos cada vez más complejos y por ahora distante del hombre, una teoría económica llegó con cansancio en su término.
Ha sido testigo en las últimas décadas la locura economía financiera se desacopló de la economía Gaia.
El fracaso es la vuelta de la esquina y no va a ser nuevas teorías económicas de los maestros improbables imposibles para reiniciar la nueva civilización, pero es el mismo planeta, con su trilogía económica, si se quiere, nos da un ascensor.

Guido Bissanti

* La hipótesis Gaia es una teoría integral formulado por primera vez por el científico británico James Lovelock en 1979 en “Gaia. Una nueva mirada a la vida en la Tierra”, a continuación, la búsqueda de reconocimiento en el mundo científico, pero no todos coincidiendo con su vitalismo.

Bibliografía

Bissanti G., (2015) – Come il Titanic? – Aracne Editrice – Roma.
Borghesi S. Vercelli A. La sostenibilità dello sviluppo globale. Roma: Carocci, 2005.
Ciravegna D. (2012) – Per un nuovo umanesimo nell’economia – Elledici Editrice – Leumann (TO).
Dasgupta, Parta. Benessere umano e ambiente naturale. Milano: Vita e pensiero, 2004.
Greco P., Lo sviluppo insostenibile: dal vertice di Rio a quello di Johannesburg. Milano: Bruno Mondadori, 2003.
Daly, Herman E. Oltre la crescita: l’economia dello sviluppo sostenibile. Milano: Edizioni di Comunità, 2001.
Latouche S. (1998) – Il paradosso dell’Economia ecologica e lo sviluppo sostenibile come ossimoro – Université de Paris XI.
Latouche S., Decolonizzare l’immaginario. Il pensiero creativo contro l’economia dell’assurdo, ed. EMI, 2004.
Laudato Si’ (2015) – Lettera enciclica del sommo pontefice Francesco – Libreria Editrice Vaticana – Città del Vaticano.
João Carlos Marques, Sven Erik Jørgensenb (2002) – Three selected ecological observations interpreted in terms of a thermodynamic hypothesis. Contribution to a general theoretical framework.
Khor Martin. Proprietà intellettuale, biodiversità e sviluppo sostenibile. Milano: Baldini Castoldi Dalai, 2004.
Messia F., Venturelli C. (2015) – Il welfare di prossimità Partecipazione attiva, inclusione sociale e comunità – Erickson Editore – Trento.
Ramellini P. (2006) – Linee di Etica Ambientale – Paoline Editoriale Libri – Torino.
Rifkin J. (2004) – Entropia – Baldini Castoldi Dalai Editore – Milano.
Talbot M. (1997) – Tutto è Uno – Urra – Apogeo srl – Milano.
Vandana Shiva (2002) – Terra Madre – Utet – Torino.
Huayong Zhanga and Jianguo Wu (2002) – A statistical thermodynamic model of the organizational order of vegetation.

publicado en 06/01/2017