La Verdad sobre la Energía Renovable

La Verdad sobre la Energía Renovable

Para abordar el complejo problema del consumo de energía y por lo tanto la sostenibilidad o no de las fuentes es necesario que toda la opinión pública está muy involucrado en un proceso de información sin la cual no hay futuro para concebida como en el mundo occidental.
Es evidente que el papel político y el compromiso sobre la cuestión ya no pueden ser tan superficiales y los pequeños de hoy en día profesional.

En todo el tema de la energía no es sólo el problema de la alimentación (y por lo tanto la disputa renovable no renovable), pero, sobre todo, un diseño urbano y social diferente, sin la cual cualquier proyecto de programa o la energía será un fracaso.
Recordamos que hoy 80 de la población europea vive en ciudades, mientras que el 20% en las zonas rurales. Esto nos lleva a una consideración importante cuando se considera que los principales centros de población son altamente energía que consume debido a la infraestructura necesaria, las longitudes de las distancias de transporte y suministro de alimentos, energía, etc.
Sin una remodelación urbana, la producción y la distribución de la mezcla de la producción de energía / consumo de la misma no tiene sentido cualquier debate sobre la energía. Es un puro ejercicio de demagogia política y la oposición partidista.
“La población humana – que señala a continuación demógrafo Joel Cohen, de la Universidad de Columbia – crece entre 75 y 80 millones de personas al año. Y ‘como si nuestro planeta podría añadir otro Bangladesh cada dos años “. Por otra parte, por el efecto de desarrollo económico, dice el experto en energía Daniel Yergin, “los próximos veinte años dos mil millones de personas van a mover de un ingreso per cápita de diez mil dólares al año a uno de entre diez y treinta mil dólares americanos i”. Consecuencia: en 2030 se duplicó el consumo mundial de electricidad.
Construir plantas de energía necesarios para satisfacer esta demanda, que costará 14 billones de dólares. Sin embargo, los costos para el medio ambiente serán inmensamente superior. Si se va a permanecer sin cambios, nuestra actual dependencia de los combustibles fósiles, que es alrededor del 80%, según las proyecciones de la OCDE en cuarenta años se incrementará en un 50% las emisiones de CO2. Por no hablar de los niveles de contaminación, que son mucho más allá del umbral de tolerancia para la salud humana. La conclusión es forzada: la supervivencia de la humanidad depende de las energías renovables. Pero no lo hará un desarrollo “lineal” de fuentes limpias.
El crecimiento “normal” energía solar, eólica, hidroeléctrica, el ritmo de los últimos años, sería apenas suficiente para toda la renovable conservar su participación en el total. Por lo que se mantendrá dentro del escenario de la OCDE: depende principalmente de los combustibles fósiles que nos llevarán al desastre.
Cómo hacer el “gran salto” para renovables? Tenemos que arrojar algunas ilusiones: el acceso directo de la eficiencia, el tecnológico, y que románticas. Un grupo de los optimistas que apuntan con el dedo a las ganancias de eficiencia extraordinarias de las últimas décadas: los Estados Unidos, a pesar de ser la economía más “alto consumo energético” en el mundo en proporción a la población, en la actualidad sólo consumen la mitad de la energía utilizada en los años el setenta por dólar de PIB más. Pero este “ahorro relativo” para cada unidad de producción es sólo en parte el resultado de los avances tecnológicos y los nuevos métodos de producción: en gran parte se ha obtenido en su lugar la externalización en las naciones emergentes para las industrias intensivas en energía. La ilusión tecnológica es aquella que tiende a atribuir efectos milagrosos a cualquier innovación: el coche eléctrico, por ejemplo, está haciendo realmente grandes pasos. Tendemos a olvidar, sin embargo, que el impacto ambiental del coche eléctrico depende en gran medida del tipo de plantas instalada “aguas arriba”, los que generan la corriente para recargar las baterías si son plantas de carbón, que son de nuevo. (Entonces hay una complicación adicional para el “tierras raras” que se utiliza en la batería) producción. La visión “romántica” ve un futuro en torno al sol y el viento, pero que tiende a subestimar los costes globales de las energías renovables, y, por tanto, la resistencia social y política que encuentran, si su uso debería extenderse en la medida en que no es realmente necesario. El científico de Cambridge David MacKay, autor de “Energía Sostenible – Sin el aire caliente” (es decir, la energía sostenible … y sin el aire caliente), se remonta a 1600 para encontrar un momento en el que “Europa vivía exclusivamente de la energía renovable: la madera, molinos de viento y agua “. Ese modelo es sostenible debido a dos factores: la población era una fracción de la corriente, y el nivel de vida modesto era pre-industrial. Sólo cambia uno o el otro, al ver que no cuadra. “Hoy en día, incluso si nos volvió a los niveles de consumo de hace cuatro siglos, con la población actual sería suficiente para no asignar la totalidad del área de Inglaterra a los bosques, a ser autosuficiente en energía renovable”. Las ecuaciones numéricas son despiadados, pero a partir de ahí hay que empezar a hacer especulaciones poco realistas. Al final de los próximos veinte años de desarrollo de los países emergentes, incluso si el planeta es “stop” al nivel de consumo de energía en Hong Kong es de 3,3 kilovatios por habitante – Hong Kong es rica en comparación con Asia, pero tiene el consumo per cápita es sólo un tercio de los Estados Unidos y más de la mitad de la media europea – todas las fuentes no renovables disponibles en la actualidad llegaría a cubrir la mitad de la demanda. Los estudios MacKay son especialmente útiles para iluminar nuestro futuro, porque este científico físico también se ha aventurado con la responsabilidad del asesor del gobierno británico. Él ha preparado los estudios de viabilidad, que se puede extrapolar fácilmente del caso británico en todas las naciones desarrolladas de Europa y América del Norte. En sus relaciones científicas para el Departamento de Energía y Cambio Climático en Londres desde 2009, MacKay trató de hacer “posible” un futuro de energías renovables sol: examinar concreta todas sus implicaciones, inversiones que requerirían. Entre sus conclusiones, algunos son muy inconveniente para el público y también para los ecologistas. Por ejemplo, entre los distintos escenarios alternativos, basados ​​en diversos supuestos, casi nadie puede prescindir de la energía nuclear en la gama de alternativas a los combustibles fósiles. Otra conclusión indigerible: es imposible liberarse de los combustibles fósiles sin aceptar las turbinas de viento intrusivos en tierra y en los mares. En cuanto a la energía solar, porque llena su papel como una alternativa coherente, será necesario que un país como Gran Bretaña pasará por lo menos el 5% de su superficie. 5% de la superficie puede parecer un poco? Sin embargo, nuestros países están tan densamente urbanizadas como para hacer las muy polémicas “objetivo” tasas mucho más pequeño. Incluso si nuestros públicos renuncian a la actitud “NIMBY” – “no en mi patio trasero” no en mi patio trasero – es decir, aceptar los trastornos invasivos de su territorio, ni siquiera esto será suficiente. MacKay después de examinar todas las opciones que avanzan otra conclusión: para devolver las cuentas mundo, se tendrá que importar electricidad generada por las plantas de energía solar “deslocalizados” en los desiertos. Los Estados Unidos, que tendrá la voluntad política, que se pueden encontrar dentro de sus fronteras todos los desiertos necesarias. Sin embargo, Europa, Japón, algunos países emergentes con alta densidad de población, tendrá que importar “energía solar” de estados como Arabia Saudita, Libia, Argelia, Sudán, Kazajstán. Esto es, casualmente, el mismo donde hoy se concentra una gran parte de la producción de petróleo. Son áreas en las que nuestra excesiva dependencia ha creado un riesgo geoestratégico y el conflicto político-militar. Estamos preparados para hacer frente a Italia por un futuro “sostenible” que requerirá para asignar a los paneles solares y turbinas de viento un área grande como la Toscana? Estamos equipados para convertirse en clientes de la energía solar generada en Trípoli, Ryiad, Argel, cayendo en la misma fragilidad en la que hemos vivido hasta ahora, el petrocentrica era? Es un mensaje optimista acerca de la efectividad de la palanca de precio. El alto costo de las obras de la gasolina, sólo para ver qué tan rápido está cambiando los hábitos del automovilista estadounidense que es la mayor cantidad de energía en el mundo y ahora cada vez más convertidos a los coches híbridos, transporte público, la agregación “car-pooling” es decir, cuatro vecinos de un coche sólo para ir a la oficina. Sería aún mejor trabajar con la adopción de un impuesto sobre el carbono adecuado en el mundo, que pagan a todos los sectores industriales a los verdaderos costos ambientales de sus actividades. Entre estos costes no podemos dejar de mencionar el transporte de productos alimenticios, que tiene una incidencia en el sector de la energía de miedo. Un sistema de proximidad entre la producción y el consumo es el único camino a seguir como la agitación en el 90% del consumo de energía en la industria.
Pero la verdadera revolución se va a crear en los patrones de producción y estilos de vida (consumo de energía per cápita) y luego en un nuevo enfoque holístico anticuada teorema capitalista / consumista.
Pensar en un desarrollo de acuerdo con el modelo occidental industrializado es una locura, así como asumir el libre mercado para el transporte de las masas en los países que producen el mismo bien sólo sirve para las grandes compañías multinacionales de diversos sectores. Por tanto, es necesario poner a la población en un momento de desalentar el uso de las fuentes tradicionales (incluyendo IVA), el uso del transporte público, el consumo de Km0 (en la proximidad espacial entre la producción y el consumo) y una reforma de las cuentas nacionales de abandono el uso ineficiente del PIB en favor de PINO (neto Ecológico Producto Interno).
Usted debe, sin embargo, en su conjunto una política de objeción de conciencia que sale de las presiones de los intereses de las multinacionales que van en una dirección completamente opuesta a lo que se ha dicho.
Si la política no se ocupará de estas cuestiones sin un nuevo enfoque humanista vamos a determinar el final de una de las civilización Imposible por qué no mide el planeta y luego a escala humana.

Guido Bissanti

publicado en 26/05/2016