El Ocaso de la Moneda Corriente

El Ocaso de la Moneda Corriente

Antes de la introducción del dinero, la única forma de intercambio de bienes fue el trueque o intercambio directo de bienes respecto de las mercancías. El trueque, sin embargo, era un modo tan simple, pero sujeto a varios problemas, uno de los cuales se formó a partir de las limitaciones de tiempo.
Desde entonces, el dinero se ha convertido en los mejores instrumentos económicos utilizados para realizar las siguientes funciones: medio de cambio, unidad de cuenta, de referencia para los pagos aplazados, depósito de valor, etc .. En esencia, el dinero es, desde hace siglos, el valor que le damos (y por lo tanto están dispuestos a gastar) la transformación de un activo (tangible o intangible) de los fundamentos.

 

En el ejemplo de que podemos hacer para comprender mejor este aspecto es que los engranajes de una máquina por su cuenta puede tener un valor específico, pero una vez montado, de manera óptima y funcional, asume, debido a la nueva posición de la máquina, un valor superior a la suma de los individuos. Esta diferencia de valor es el “premio” que estamos dispuestos a pagar para comprar el coche.
Hasta hoy este ha sido un mecanismo simple, sin embargo, las leyes resultantes del mercado, que nos ha permitido dar cuenta de impuesto al valor agregado (dinero) para un bien o servicio.
El valor monetario es por lo tanto, implícito que podamos invertir en la energía para mover las materias primas que importa más que la más organizada.
En pocas palabras podemos coincidir con el valor monetario de un valor energético equivalente.
Energía para la transformación del activo = Valor monetario de la buena nueva
Esta equivalencia es obviamente muy complejo y es por eso que no es posible convertir los euros o dólares en kW o julios, pero es interesante notar que la crisis energética y el medio ambiente está dando a la economía (la macro-monetaria), una nueva dirección, necesariamente implican el concepto de valor monetario.
Para dejar en claro una vez que la abstracción se puede decir que no hay dinero proveniente de actividades menos contaminantes, vigorosamente y el dinero de los sistemas de energía limpia.
En resumen una parte del valor monetario necesariamente lleva a la tasa de contaminación es. Hay, de hecho, la segunda ley de la termodinámica, una transformación que no sucede con la producción de la contaminación (imposibilidad del movimiento perpetuo) y esto nos hace comprender el valor del dinero no se pueden recortar con un valor de simple transformación de un activo o servicio. En el valor monetario que añadir una nueva tasa debe ser para que podamos elegir si desea o no el valor monetario de un bien o servicio adicional.
Este concepto, que he simplificado en aras de la divulgación, establecer una nueva frontera del dinero, como una evaluación de un bien o servicio en un sistema donde, por primera vez desde el nacimiento de la civilización, ya no es posible asignar un valor el bien o servicio únicamente sobre la base de las fuerzas del mercado sino también por las leyes de la termodinámica.
En resumen, las leyes tradicionales del mercado debe tener en cuenta el rendimiento que llegamos a su vez (y obtener) nuestro bien o servicio, y lo que será nuestro rendimiento más bajo (es decir, más contaminación), más debemos aumentar el valor en efectivo de nuestros productos o servicios para que sea menos atractivo.
En la ley tradicional del mercado se inserta una nueva función que reconsidere la compatibilidad ambiental de ese bien o servicio.
Este ajuste es aún hoy muy lejos de ser materializado en un sistema automático e inmediato. Por otra parte, la transición del trueque al poder del dinero ha requerido de un período significativo de tiempo histórico, y está claro que los primeros tímidos intentos de poner en la etiqueta o indicaciones de productos y servicios de referencias sull’ecologicità de estos representan el comienzo de una nueva era. En este momento en la historia que todavía estamos valor ecológico del trueque de bienes y servicios.

Guido Bissanti