Eco Standard

Eco Standard

La Gran Depresión del siglo XXI está lejos de ser resuelto. Esta crisis está sujeta a un modelo socio-económico ya no es adecuada para la dinámica de un mundo cada vez más interconectado (globalización) y con una fluidez creciente del sistema es.
Esta fluidez no podía tener efectos evidentes en el complejo de la circulación del dinero y las finanzas en la medida en que es necesario tener en cuenta la necesidad de establecer nuevas normas adecuadas.

“La mayoría de la gente tiende a ver el dinero como una” cosa “, porque esa es la forma en que suele aparecer (en forma de papel, monedas, tarjetas de crédito, etc.). Lo que es más, si nos encontramos a naufragar en una isla desierta, descubriríamos rápidamente que mientras nuestro cuchillo es útil como un cuchillo, cualquier cantidad de dinero en efectivo o cheques que habíamos traído resultaría completamente inútil. Papel seguiría siendo, pero ya no sería “dinero.” Para tener una “cosa” para servir como dinero, que requiere una comunidad que está de acuerdo que el tema en particular tiene un cierto valor en un intercambio económico * “.
La comunidad maneja el dinero, por tanto, debe entender cómo el tema del dinero no sólo debe ser un acuerdo, pero, sobre todo, tener una línea de base.
En la antigüedad, la base de referencia fue durante un cierto período, el equivalente en oro; el modelo monetario fue apodado el patrón oro (en Inglés, el estándar de oro) y el sistema estaba obligado a reconocer el problema de dinero que una línea de base, que era precisamente la reserva de oro de un país.
Sin entrar en los pros y los contras de este sistema, sin embargo, el tema del dinero estaba regulado por un modelo que podría llamarse primitiva, pero respondió de todos modos a una cierta regulación.
Al final de la Segunda Guerra Mundial, con el Acuerdo de Bretton Woods se estableció un sistema de tipos de cambio fijos. El sistema se convirtió en la moneda clave del dólar, que era de los principales activos de reserva de los bancos centrales. Este sistema efectivamente terminó en 1971 con la declaración del dólar decidió unilateralmente por el presidente estadounidense R. Nixon. En ella le siguió el paso a un régimen de tipo de cambio flotante que se caracteriza por el final de la función monetaria del oro y la coexistencia de una pluralidad de monedas convertibles. El dólar todavía tiene un papel en la divisa de liquidación de los pagos internacionales, pero junto a él han adquirido un peso más consistente que el yen japonés, el franco suizo y, desde 1999, el euro. En el sistema después de la moneda internacional de Bretton Woods, por lo tanto se compone de varias monedas nacionales celebradas en las carteras de las reservas de divisas extranjeras y privadas de los bancos centrales en proporciones variables en función de los movimientos en los tipos de cambio. Así, el sistema de tipos de cambio flotantes ha permitido a los bancos centrales para recuperar los grados de libertad para la gestión monetaria orientada a objetivos de estabilidad interna.
Esta libertad de los bancos centrales es de hecho una de las razones predominantes de un dopaje financiero sin precedentes desde la emisión de la moneda no es colimada y acorde con la capacidad de regeneración real del sistema.
Como se ve en el artículo: Economía de Modern y el Dopaje financiero (http://www.ecosostenibile.org/doping.html) encontramos una energía equivalente de dinero (¿qué otra cosa no debe ser), y nos han mostrado cómo el intento equivocado a retirarse de modelo regeneración natural está llevando al mundo hacia una catástrofe (no sólo económico) que nunca.
Esta correlación anomalía entre la capacidad de regeneración de un sistema y el modelo financiero y económico todavía está presente en los Estados Evolved que proporcional a su bienestar en el PIB (Producto Interno Bruto). En macroeconomía producto interno bruto es el valor monetario total de los bienes y servicios producidos en un país por los residentes y los comerciantes no residentes durante un período de tiempo, generalmente un año, y el consumo de la final, el la inversión privada y pública, las exportaciones netas (exportaciones totales menos las importaciones totales).
Pero que el PIB no dice casi nada si ese valor se ha generado por el aumento, disminución o se mantuvo estable la capacidad de regeneración del país.
Para tomar un ejemplo simple: si Brasil se utilizara, cortando toda la madera de la selva amazónica (con transacciones económicas posteriores), el PIB recibiría un aumento increíble, pero el país se enfrentaría en un tiempo muy corto, a un inexorable declive por el deterioro del complejo equilibra las cuestiones ambientales, ecológicos y sociales relacionados con este pulmón de la tierra.
Desde hace algún tiempo los gobiernos de varios países están tratando de introducir la denominada “Contabilidad Ambiental”.
La contabilidad ambiental es un instrumento diseñado para leer e interpretar el entorno de negocios en el país y mejorar las políticas hacia la sostenibilidad. La elaboración del informe ambiental le permite monitorear el estado del medio ambiente y para evaluar específicamente las consecuencias ambientales (positivos o negativos) de las principales actividades del país.
Por esta razón, se hace necesaria la construcción de un parámetro de equivalencia entre la capacidad del medio ambiente de un país y su capacidad para convertir en dinero, de la capacidad; en este caso, es concebible para construir un nuevo sistema monetario que permítanme bautizo: Eco estándar.
Por tanto, la ‘Eco estándar sería el equivalente monetario de la capacidad ecológica de un país, que, si quería aumentar su emisión de dinero, es posible pensar en poner en una serie de medidas correctoras en su capacidad ecológica que, para hacer algunos ejemplos sencillos:
• Aumentar las superficies de los bosques;
• Las políticas para salvaguardar y aumentar la fertilidad del suelo;
• Normas para la Protección de la salud del medio ambiente (agua, suelo, aire);
• Incentivos fiscales para las empresas que producen en condiciones de mayor sostenibilidad;
• Sistemas para aumentar los modelos de producción sostenibles;
• Etc.
Ser capaz de parametrizar estas características sería concebible el uso de índices de correlación con la emisión de cantidades equivalentes de moneda.
La introducción de la Norma Eco sería salvaguardar el sistema ecológico de la especulación financiera que, de hecho, caminando por un modelo diferente de la energía y la naturaleza económica, están acelerando una serie de desequilibrios ambientales y sociales que no hay política nacional o internacional, ya no puede remediar.
Baste decir ahora, el torpe intento de la Unión Europea (y modelos internacionales similares) para regular los sistemas de alimentación con la introducción de las normas, los reglamentos, las políticas y las políticas financieras y subrepticia ficticia en lugar de facilitarlos están decretando un sobre y un disminuyendo cada vez más peligroso, tanto en términos de burocracia gerencial.
La introducción de la Norma Eco resolver gradualmente el modelo simulado en el que (más o menos) han sumido a todos los Estados modernos que con el fin de resolver el desequilibrio ambiental y social evidente creado por un sistema económico y financiero desregulado, emite todos los días además de una serie de normas, reglamentos, decretos y dicta que el asunto no puede ser realmente resuelto.
Por ello, la norma Eco será el nuevo horizonte de un humanista modelo financiero y si la política no se ocupa específicamente de esta cuestión dudo que usted puede hablar más que el futuro.

Guido Bissanti

Explorando bibliográfica
Bissanti G. (2014) – La economía de la moderna y el Dopaje financiero, de “Un mundo ecosostenible): http://www.ecosostenibile.org/dopingesp.html
Borghesi, Simone. Vercelli, Alessandro. La sostenibilidad del desarrollo mundial. Roma: Carocci de 2005.
Dasgupta, Part. El bienestar humano y el medio ambiente natural. Milán: Vita e Pensiero, 2004.
Peter griego, el desarrollo no sostenible: la Cumbre de Río a Johannesburgo. Milán: Bruno Mondadori, 2003.
Daly, Herman E. Más allá del crecimiento: la economía del desarrollo sostenible. Milán: Ediciones de la Comunidad de 2001.
Serge Latouche, descolonizar la imaginación. El pensamiento creativo contra la economía del absurdo, y. EMI, 2004.
Martin Khor. Propiedad Intelectual, la Biodiversidad y el Desarrollo Sostenible. Milán: Baldini Castoldi Dalai, 2004.

* Desde http://www.lietaer.com/2010/01/cose-il-denaro/ 

publicado en 01/11/2014