Cultura Ecológica

Cultura Ecológica

Antes de que podamos profundizar en diversos temas ambientales deben ser corregidos algunos de los conceptos de modo que podremos observar los diferentes aspectos con una visión amplia.
La comprensión de estos aspectos es útil revisar algunas de las actitudes culturales y de algunos comportamientos humanos. Ciencia, la tecnología, la política y así sucesivamente, no se puede mover en línea si no han entendido que se necesita un enfoque diferente y más amplia de las cosas que nos rodean.
Entre ellos es especialmente importante para el sistema de sistemas. El sistema se asegura de que toda forma de vida la oportunidad de nacer, crecer y reproducirse. El sistema que permite que el hombre, la criatura por encima de todas las criaturas, para nacer, crecer y aprender. Obviamente estamos hablando sobre el ecosistema, término relativamente nuevo es cada vez más presente en nuestros días, en nuestras conversaciones, en nuestra cultura. El término ecosistema fue propuesto por primera vez en 1935, por el Tansley Inglés, aunque el concepto de ecosistema como una idea entre los organismos y el medio ambiente se remonta a tiempos antiguos.El hecho de que este término fue acuñado en el siglo XX demuestra que ha cumplido con la resistencia para entrar en la jerga oficial.
Emergencias ambientales, la contaminación, la desertificación y así sucesivamente. aprendido en un conocimiento general del medio ambiente nunca antes visto en la historia humana y con ello una evolución sociológica del fenómeno que sólo la historia futura en realidad puede ser evaluado.
Actualmente contamos con una fase histórica en la que las necesidades de su protección no se entienden completamente por el sistema socio-económico, que es, en efecto observado considerables obstáculos a sus principios.
La realidad es que el modelo socio-económico y ejecutar modelos de ecosistemas en las diferentes lógicas y detrás de estos se encuentran los dos polos entre los que el mundo antiguo están migrando hacia la modernidad.
El ecosistema puede ser definido, sin posibilidad de negación, el motor termodinámico más complejo que existe.
A través de ella la energía del Sol o potencialmente contenida en nuestro planeta (energía química, la energía geotérmica, etc) se va transformando y utilizada por los seres vivos.
Todo ser viviente tiene la función de mónada única de este motor complejo y lleno de energía lleva a cabo cada mónada de energía insustituible de una tarea en particular y, finalmente, plantear la cuestión, así como en sentido figurado, podemos decir que en la transformación de la energía, cada organismo es responsable una línea bien definida de proceso termodinámico.
Hasta que toda la energía utilizada convertible.
Estas evaluaciones, obviamente, se traducirá en tres consideraciones necesarias:
• La primera es que este motor termodinámico complejo funciona de manera más eficiente que el más diferenciado es el sistema de las mónadas individuales;
• La segunda nos lleva al concepto de la biodiversidad como “conditio sine qua non” para garantizar el mejor rendimiento de la máquina termodinámica.
• La tercera es que no hay organismos innecesarios o dañinos, pero sólo alterada en condiciones en las que, por un nuevo estado del sistema, hay una nueva acción de masas hacia un nuevo equilibrio.
En última instancia, el ecosistema se organiza de acuerdo a los principios (termodinámica), estructurado con el fin de aumentar la medida de lo posible permitida por las leyes de la física, la eficiencia energética.
El flujo unidireccional de energía a través de la producción, el consumo y la descomposición de los componentes bióticos, como un fenómeno universal en la naturaleza es, pues, el resultado de los principios de la termodinámica.
El principio primero de que la energía puede transformarse de un tipo (por ejemplo, luz) en otro (por ejemplo, la energía potencial), pero ni se crea ni se destruye.

La segunda ley establece que no habrá nunca un proceso de transformación de la energía, que se producen al mismo tiempo, sin una degradación de la energía de una forma concentrada en forma dispersa, ya que parte de la energía siempre se pierde en calor la energía prácticamente inutilizable, ninguna transformación espontánea (como la de la luz como alimento) puede tener un rendimiento del cien por ciento.

Las lecciones aprendidas de las normas generales de la ecología –

Si las mónadas son mutuamente conectados, si cada cosa tiene un papel y una dirección definida, y si los ciclos de la naturaleza están dispuestas en la mejor posición, cuando se altera el sistema ambiental, es sólo mediante la contratación de una deuda a la naturaleza.
Esto sugiere que en la ecología, como en la economía, no se puede ganar sin tener que pagar un precio. Por lo tanto, no debe actuar en contra de las obras de la naturaleza, puede venir a través del boomerang ecológica llamada: ninguna consecuencia nociva e involuntaria de una modificación del medio ambiente, en contra del propósito para el cual se diseñó la modificación o incluso crea problemas más graves.
Si la naturaleza es tan estructurado de sistemas de baja contaminación (el concepto de la contaminación está relacionada con la imposibilidad de obtener la unidad de devoluciones), entonces es evidente que el actual modelo socio-económico se basó en un modelo de eficiencia energética y baja contaminación tan alto .
La modernidad y los escenarios futuros
Lo que debe llevarnos a este punto es que considera que reflejan modernas chimeneas, los ritmos y hábitos de vida que consume, por lo que los desechables. y así sucesivamente.
Todo esto no debe llevarnos a condenar lo que hemos hecho hasta ahora: es demasiado simplista y no sirve para nada.
Es la historia del hombre y de la humanidad, compuesta por, ensayo y error, experiencia y aprendizaje.
Tras el descubrimiento del fuego se encontró el medio ambiente, ahora tenemos que aprender a no quemarse.
¿Cómo?
En primer lugar ya no es posible poner toda la cuestión de las políticas locales o nacionales sobre la base de la rentabilidad monetaria. Este parámetro es demasiado simplista.
El tema político en su conjunto debe ser movido (y llevará su tiempo) en un ambientalismo no sentimental, sino simplemente en el hecho de que el medio ambiente es para el hombre y que el hombre debe empezar a pensar en términos del medio ambiente.
¿Qué significa pensar en términos de medio ambiente?
Significa, simplemente, para comenzar a planificar su vida, la organización de cada segundo, cada lugar como si se tratara de emular la estructura lógica de la naturaleza.
Se “ve” cada mónada es necesario, útil, que requieren atención.
Él sabe que no puede hacer agradable, sabe demasiado caro el precio a pagar por cada exención.
Pensar en términos del medio ambiente es tener una sensibilidad a las cosas que no tienen poder de negociación, significa cambiar el criterio de la política capitalista (basado en las leyes de oferta y demanda) en los principios de protección global para cada entidad de nuestro planeta.
Es, en la práctica, una nueva forma de democracia, más amplio, universal, sin ni grande ni pequeño, ni fundamental ni es inútil, porque todos los participantes del organismo un gran llamado Tierra.
Y luego el ecosistema tendrá un sentido más pleno y menos romántico.
La cultura que hemos heredado es la cultura de un mundo que ha tenido el mérito de conducirnos en esta nueva estación, ahora nos metemos en un coche más eficiente, pero todos juntos.

Guido Bissanti