La Industria de la Muerte

La Industria de la Muerte

Cuando un barco pierde su recorrido es posible que cualquier brisa del viento y la corriente se acepta como una tabla de salvación.
Pero no sirve de nada la esperanza de vientos, brisas o corrientes si alguien te dice las coordenadas que te habías fijado. Hoy podemos comparar esta nave a toda la humanidad, especialmente la de los países más industrializados, y las corrientes, las brisas y vientos como las opiniones, ideas y formas de pensar.
En vista de estas ideas, opiniones, etc. hoy se está librando una nueva guerra, poco convencional y no muy clara y legible por el hombre.
Esta guerra se libra (y frentes en lo real y con sangre) en los campos de la difusión de modelos de desarrollo y social, si no represado y derrotado, podría llevar a toda la humanidad a un sistema de degradación y caos sin precedentes.
Estos modelos de desarrollo económico y social de pseudo no tienen, por primera vez en la historia humana, las religiones o la filosofía, pero los grandes imperios económicos en poder de las empresas multinacionales.

 

Entre ellos se encuentran dos configuraciones principales: el banco y los de la detención de los recursos alimentarios y energéticos.
En este artículo me centraré en las multinacionales que tienen hoy el control casi sin oposición (sobre todo de la política) de los factores de la producción agroalimentaria.
Su interés es sustituir los modelos de la naturaleza “productivo” de una nueva “filosofía” rentable.
Esta nueva filosofía se hace a través de:
• Las patentes y comercialización de especies de ADN, vegetales y animales, los OGM, sistemas de calidad, procedimientos estandarizados, etc.;
• Las patentes y comercialización de plaguicidas (pesticidas), fertilizantes y reguladores químicos de los procesos agrícolas;
• Posesión de los sistemas de información convencionales subyugado cada vez más y en el servicio de estos.
La filosofía de estos potentados es sencillo: Aumento de los ritmos de producción para un nuevo mundo ambiental y.
Como está escrito en otros artículos y publicaciones de la cuestión es mucho más grave y peligroso de lo que podría suponer; desea reemplazar el modelo (o si lo prefiere el coche, el motor, el mecanismo, etc.) con la de una cultura física reduccionista * que tiende a simplificar, en unos imprudentes, orden, reglas y pautas de funcionamiento de nuestro planeta, en el que son una parte integral del material y espiritual.
En mi libro “Del campo al Padre”, publicado por Mario Grispo Editorial – Palermo en 2003, hice hincapié en que el material de la contaminación y las cosas espirituales no son más que socios y relacionados y que esta contaminación proviene de un mal funcionamiento de la máquina más natural manipulado por los “Diseñadores ignorantes y / o interesados.”
Cuando nos fijamos en un coche que emite humo de escape excesivo decir que el motor de ese coche no funciona correctamente. Del mismo modo un Ecosistema (en la que el hombre es una parte integral) que está manipulado pierde sus características originales, lo que es menos y emitir más “gases de escape”.
En la agricultura, esta manipulación ya se percibe como un ser humano, pero las llamadas Buenas Prácticas Agrícolas (hijas de la historia y la tradición antigua), puede mitigar en gran medida la manipulación haciendo el ecosistema agrícola muy similar Ecosistema Natural de la que se deriva y sustraída.
Ecosistema que es el resultado y la suma de millones de productos químicos, bioquímicos, físicos, relaciones, funciones, intercambios, interrelaciones, etc .. y en el que el equilibrado se produce con un ritmo particular (Bioritmi) y en un nivel particular de la energía, que es, por esa célula en particular territorial, el óptimo (que Climax en ecología que es la etapa final del proceso evolutivo de un ecosistema que denota el grado máximo de equilibrio).
En este contexto, la ayuda a los modelos alternativos, obligando, los aumentos indiscriminados de la productividad, las especies no está presente o no adecuados, reguladores del crecimiento de plantas, fertilizantes y pesticidas variedad es el más correcto y lo incorrecto, científica y técnicamente, con respecto a un sistema que tiene sus normas y sus ritmos. Para los medios de motores de combustión interna, se han oído hablar de la pareja **, en el que, a través de una velocidad determinada (o el número de revoluciones), el rendimiento disminuye, incluso a expensas de la buena funcionalidad del motor; como en el motor de combustión interna el aumento de “rondas” de los sistemas agrícolas genera pérdidas de potencia, fallos de funcionamiento, la contaminación y malas cualidades.
Estas características, generan en alimentación, hombre, nuevos alimentos, por lo que “caracterizado”, arritmias biológica y espiritual, llevándolos hacia modelos sociales contaminadas (el famoso dicho: Somos lo que comemos, es más valioso biológica y espiritual de lo que podemos creer) y por lo tanto conduce a la humanidad a una deriva peligrosa. No creo que hay que destacar aún más en este trabajo, el efecto de los pesticidas y de estos métodos “alternativos” en la salud humana y ecológica.
El título de este artículo: La Industria de la Muerte – Fuera de los ritmos de la naturaleza, nos hace darnos cuenta de que la única patente que hoy podemos amar y apoyo, el de la naturaleza, y en la que el hombre es verdaderamente libre, que desea reemplazar con patentes artati, controlado, dominante y los enemigos del hombre y el planeta que habita.
Cualquier persona que quiera crear y mantener los derechos que pertenecen a la humanidad (como el aire o el agua) arrogarse modelos alternativos debe ser categorizada como un acto de delincuencia y acciones derivadas de estos crímenes de lesa humanidad.
Si no actualizamos el riesgo Derecho Humano de hacer pasar como sus propios benefactores aquellos que están matando el hombre, a través de una guerra tan refinado como para no ser reconocido.
Y tenemos que actualizar el Derecho Humano se disparan a niveles superiores de conciencia, los únicos que nos permitan ganar esta guerra.

Guido Bissanti

* En la epistemología del reduccionismo plazo que cualquier ciencia sostiene que las instituciones, los métodos y los conceptos que la ciencia debe reducirse al mínimo suficiente para explicar los hechos de la teoría en cuestión. En este sentido, el reduccionismo se puede entender como una aplicación de la llamada “navaja de Occam” (o “principio de economía”), que no hay que aumentar sin que las entidades que participan en la explicación de un fenómeno.

** El par es el momento mecánica aplicada por el motor a una transmisión. Esto varía para cambiar la velocidad de rotación del motor con un rendimiento depende del tipo de motor; tiene un valor máximo en correspondencia de un régimen particular.

publicado en 03/01/2015