Desertificación

Desertificación

Que tomó millones de años en llegar a la formación de la tierra agrícola, como lo vemos y los conocemos hoy en día. Sin embargo, somos capaces de socavar y degradar, en unas pocas décadas, un suelo a través de un uso inadecuado de los cultivos y las técnicas de agronomiche.

Tutto esto nos ayuda a ver cómo se hizo necesario invertir más en el campo de la investigación dirigida a un determinado “conservador Agricultura. La agricultura de conservación y la maximización de los beneficios empresariales han llegado tan lejos y difícil de reconciliar opuestos caminos. La desertificación de vastas zonas de los países en desarrollo y países industrializados, aunque con diferentes temas, sin embargo, surge de una divergencia entre las necesidades económicas a corto plazo del negocio y las necesidades del ecosistema del suelo necesitan dos periodo.Queste largo debe ser compatible si queremos encontrar una línea que cumple con el concepto de desarrollo sostenible en el sector. Según la OCDE, los principales procesos de degradación ambiental son generalmente atribuibles a la erosión del suelo, sus inundaciones, acidificación, salinización sodicizzazione, compactación, formación de costras y capas de la superficie compacta a lo largo del perfil, la pérdida de materia orgánica, el deterioro estructura, la desertificación, la acumulación de sustancias tóxicas, la pérdida de nutrientes, etc. También en Italia los dos tercios de los suelos presentan problemas de degradación preocupante en virtud de una gestión territorial no siempre son correctas. Estos fenómenos de degradación ambiental son más pronunciados en aquellas áreas donde fue más fuerte la actividad humana, que no ha ocurrido siempre en consonancia con los criterios básicos de conservación del suelo. Es claro que la modernización de la agricultura en los últimos 30 años, si inmediatamente llevado a un aumento en la producción a largo plazo ha resultado en algunos casos preocupantes fenómenos de degradación de la tierra y por lo tanto el medio ambiente. Por otro lado también la planificación “urbana” de la zona (zonas urbanas industriales y la infraestructura conexa) en raras ocasiones, especialmente en el pasado, teniendo en cuenta el impacto ambiental especialmente en lo que respecta al suelo, lo que resulta en el debilitamiento de la la degradación, en muchos casos, muy motivado. Y “por lo tanto, es necesario, en primer lugar, a cuantificar estos aspectos de la degradación del suelo y, sobre todo es importante para definir el umbral a partir del cual se convierte en un proceso de degradación irreversible, lo que acelera los procesos de desertificación y la interrupción. En este sentido, un ejemplo típico es la erosión del suelo: es impensable practicar la agricultura, aunque sostenible, capaz de cancelar por completo, pero es importante conocer el límite, para cualquier entorno de suelo determinado, en el que la erosión debe ser contenida. En la actualidad, el riesgo de erosión pueden ser representados en el italiano, aunque a una escala no es óptima. Mucho más difícil es que la cuantificación de los fenómenos de degradación, tales como pérdida de la estructura, la formación de capas compactas a lo largo del perfil, la grieta, la formación de costras superficiales, las variaciones de la porosidad y conductividad hidráulica saturada, la liberación de los sedimentos de las áreas agrícolas. Para estos indicadores no están disponibles los datos de cobertura nacional, aunque se están desarrollando diferentes técnicas de evaluación, utilizando, por ejemplo, fotografías aéreas o por satélite encuestas, o está tratando de estimar el fenómeno con el ejemplo de indiretta.Un Aplicación de indicadores “proxy” es sólo una estimación del riesgo de compactación en relación con el número y la potencia de los tractores. Otro indicador representado a nivel nacional está representado por las áreas ocupadas por la urbanización y la carretera y las infraestructuras ferroviarias. La capacidad del suelo para mantener sus muchas funciones, sin embargo, no es solo acerca de las propiedades físicas antes mencionadas, sino también a las armas químicas y biológicas. Muchas de estas propiedades están en función del contenido de materia orgánica, que a su vez las reservas de suelo importante de los elementos esenciales, tales como carbono, nitrógeno, fósforo y azufre. La importancia del componente biológico del suelo es frecuentemente subestimada, a pesar de los procesos microbiológicos de la mineralización y la preservación de los ciclos de materia orgánica del suelo y regular la disponibilidad de los elementos C, N, P y S y las de agua. Los microorganismos implicados en una serie de procesos que afectan a la estructura física y las propiedades químicas del suelo, por lo que es propicio para el crecimiento de las plantas. De hecho, una consecuencia del aumento de la fecundidad, mediada por microorganismos, que tienen cambios físicos y químicos tales como la estabilización de la materia orgánica del suelo, la fijación de nitrógeno, el movimiento de nutrientes, todo el equilibrio biológico del suelo, incluyendo la descomposición de muchos contaminantes y otras alteraciones en las propiedades del suelo necesario para el crecimiento vegetal. Por desgracia, se encuentra una gran falta de datos sobre los indicadores biológicos y, en consecuencia, el uso limitado de este tipo de indicadores en el suelo, a diferencia de otros medios ambientales como el agua y el aire. En la actualidad, ninguno de los biomarcadores identificados por CTN SSC está representado a nivel nacional, aunque algunos estudios están disponibles a nivel local.

Un Ejemplo de indicadores

Guido Bissanti