Agroambiental

Agroambiental

El segundo milenio es la divisoria de aguas entre dos concepciones radicalmente diferentes de la vida. Que descendiente de las necesidades individuales de los hombres y el otro que surgen de una visión universal de la humanidad y el mundo. El primer concepto que nació y creció con el hombre a través de una creciente conciencia de sus necesidades elementales que (como alimentos) se han convertido cada vez más complejos (como entretenimiento).
Esta concepción, mientras que experimenta una evolución lenta y gradual, sin embargo, se mantuvo articulado a un límite que se estableció así, hasta ahora, centrada en sí misma a una relación entre las necesidades individuales y el derecho público.
La llegada de los correos, que se caracteriza por el proceso de la globalización y la crisis ambiental ha generado una serie de necesidades prácticas que están afectando cada vez más relaciones entre la responsabilidad, los derechos individuales y el derecho público.Por ejemplo fácil de entender sólo pensar que hoy en día todas las actividades productivas solo afecta al equilibrio energético del mundo, con una relación directa con el tema del Protocolo de Kyoto.
Este protocolo tiene como objetivo implementar una política de auto-gestión de las emisiones globales de dióxido de carbono y gases de efecto invernadero a fin de lograr, durante un largo período, con un presupuesto en el que la composición de la atmósfera de la Tierra no cambia su composición original.
Esta es la razón por la visión egocéntrica de su desarrollo (y sus necesidades) necesariamente debe ser concéntrica con una visión general de que cada individuo (y activos) es orgánico en esta nueva visión y grandes (respecto del Protocolo de Kyoto).
Es claro que el Protocolo de Kyoto no será el último acto de una lo suficientemente eficaz en la protección del medio ambiente, sino que representa un primer paso, la definición del Informe Brundtland de 1987, dentro de la conferencia del PNUMA, a ahora ofrece por lo menos una frontera en el que se mueva.
Sin embargo, si el protocolo indica los estados que han adherido y que esperamos que se unan en el futuro, un horizonte a alcanzar en frecuencia diferente, más compleja se vuelve su implementación en la empresa privada, es decir, en su aplicación práctica por parte de los individuos, con sus comportamientos sociales, determinar la activación de los presupuestos de emisión / inmisión que contribuyen a la totalidad de una nación.

1. La cuestión de la Agro-Ambiental

Dejando a un lado todo el conocimiento de las actividades humanas, que queremos analizar, un “poco más cerca, las cuestiones relacionadas con los sectores agrícola y forestal, especialmente en lo que respecta al impacto de las políticas nacionales e internacionales de referencia.
Creemos que más y más justo una visión que incluya no sólo las leyes tradicionales del mercado, sino un conjunto de referencia, donde los balances de energía, las contribuciones de emisión / absorción y, por supuesto, las leyes tradicionales del mercado asume una función única.
En esta perspectiva, la relación entre el titular del bien ambiental (agrícola o barbecho forestal, parques, jardines, etc.) Y de utilidad pública debe tener un vínculo de responsabilidad objetiva.
Un ejemplo de esto: si la política europea hasta la fecha (y nacionales) se han producido los incentivos en relación con la calidad del producto, el concepto de calidad hay que añadir el principio de referencia, por cada unidad territorial, el Protocolo de Kyoto. El titular del bien ambiental será alentar o desalentar, dependiendo de si positiva o negativamente a contribuir a que el presupuesto en su conjunto.
Por lo tanto, provoca un camino que claramente no puede afectar el derecho privado, como tal, pero el papel y el valor (y los incentivos fiscales) entre la soberanía del Estado y el titular del bien ambiental.
Este principio, una vez calibrado en sus logros prácticos, se ocuparía de un gran impacto en la producción, el informe de titular / unidad territorial y el mercado de sí mismos.
Otro ejemplo de la lectura inmediata se puede hacer en la observación, en nuestro país, barrios enteros agrícolas abandonadas y que actualmente viven en un estado de estancamiento de la producción y los bienes raíces.
Las normas también deberían entrar en el fondo de estas situaciones por la dirección de los individuos hacia la implementación de un estándar de producción más acorde con la complejidad termodinámica general de las normas que regulan el Protocolo de Kyoto quiere enseñar.
En un país como el nuestro, la falta de formas tradicionales de energía (petróleo, carbón, etc.) Adquiere una importancia mayor a la capacidad de dirigir nuestro territorio dentro de esta renovada energía compatible con la producción de ópticas, entre otras cosas, a requisitos de la aplicación del Protocolo de Kyoto.

2. La guía nacional de la política

Este nuevo punto de vista del derecho privado y la necesidad pública, como es evidente, no puede permanecer indiferente a la dirección política de cada país.
Convertido en un nivel crítico de la relación directa de responsabilidad entre el Estado y los ciudadanos de los propietarios de las unidades territoriales. Un informe que debe entrar en el fondo, de preferencia de impuestos (de los incentivos o desincentivos), en función de las capacidades de este nuevo tipo de empresario para contribuir de manera positiva, negativa o neutra al Protocolo de Kyoto.
Esto nos ayuda a comprender en el futuro, cada vez más, el papel de cada ciudadano será actuar de manera responsable y en un modelo directo de energía por la eficiencia de producción eficiente termodinámica.
En este sentido es cada vez más actividades importantes de la eficiencia energética dentro de la unidad territorial, se mueve la eficiencia de conformidad con los principios y normas de los ecosistemas y no de acuerdo con los criterios de un sistema económico y financiero que ser reescrito por completo.
Por otro lado, en 1997 en Kyoto, Japón, la Conferencia aprobó un protocolo que establece:
El compromiso de los países industrializados, en el período comprendido entre 2008 y 2012, para reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero en la general en un 5,3% en comparación con los niveles de 1990 y son: el dióxido de carbono (CO2), el El metano (PFC), el óxido nitroso (N20), los hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).
Se identificaron las acciones a ser implementadas por los países del “Anexo I”, los países industrializados y los países con economías en transición, para reducir las emisiones, con especial referencia a:
· Promoción de la eficiencia energética en todos los sectores;
• Desarrollo de fuentes renovables para la producción de energía y tecnologías innovadoras para reducir las emisiones;
· Protección y ampliación de los bosques para el secuestro de carbono;
· Promoción de una agricultura sostenible;
· Limitación y reducción de las emisiones de metano de los rellenos sanitarios y otros sectores de la energía;
· Medidas fiscales apropiadas para desalentar las emisiones de gases de efecto invernadero.
De hecho, en los últimos años muchos de los países que firmaron el acuerdo no estaba de acuerdo con los programas que debe aplicar el Protocolo, lo que limita el acuerdo.
En resumen, el Protocolo de Kyoto, con la excepción hubiera alguna duda, entendemos que el concepto de producción, la eficiencia energética, la contaminación, o convertir una sola ecuación, donde los modelos y el comportamiento humano.
Agroambientales y los escenarios de la política de direcciones abierta de apoyo e incentivos, la fuerza de juego, la Unión Europea cada vez más hay que tener en cuenta.
Observamos, además, que cada Estado miembro, sobre la base del Protocolo de Kyoto y otros documentos internacionales, tales como. La Carta de Niza, puede poner en vigor leyes que se mueven la referencia a tal punto. Pero, por desgracia, aquí entramos en un principio de sensibilidad política del tema que es difícil de quitar, porque es la poca conciencia sobre el tema.

Guido Bissanti

Numerosas referencias

AA. VV. (2004), Libro de Gas Energy 2004; publicación Reporter.
AA. VV. (2004), Actas del Congreso “Enercon 2004” del Instituto Internacional de
Búsquedas.
AA. VV. (2004), Boletín de noticias “El Sol en 360 grados” ISES – Internacional de la Energía Solar
Italia Sociedad.
AA. VV. (2004), Actas de la Conferencia “Energía y Medio Ambiente”; Europolis Bolonia.
AA. VV. (2004), Actas del Congreso “Next Energy 2004” Club de Kioto
G. ALPA, el derecho individual al medio ambiente sano, “nuevo” dispositivo jurídico o técnico, AA.VV. , Medio Ambiente y la Ley de 1999.
L. ALVAREZ ORTEGA – Leciones de Derecho del medio ambiente, Valladolid, 1998;
C. Amirante, derechos humanos y del sistema constitucional: el futuro del centro histórico, el ensayo introductorio de E.? Denninger, Derechos Humanos y la Ley Básica, Turín, 1997.
C. Amirante, los derechos fundamentales y los derechos sociales en la jurisprudencia constitucional, Nápoles 1995.
C. Amirante, la interpretación constitucional, en el C. Amirante (eds) Los sindicatos y reorganización supranacionales constitucional del Estado, Turín 2001.
C. Amirante, la unión monetaria y unión política: las contradicciones del proceso de las perspectivas de la integración europea, C. Amirante (eds.), Los sindicatos en la reorganización supra-constitucional y del Estado, Turín 2001.
D. Amirante, Medio Ambiente y el derecho comparado en los principios constitucionales, en D. Amirante (ed.), Derecho Ambiental y de la Constitución. Las experiencias europeas, Milán, 2000
A. APÓSTOLES, La Carta de la Unión Europea, Promodis 2000.
A. APÓSTOLES, La Carta de la Unión Europea: la Convención entra en una fase decisiva, Notebooks No Constitucional 3 / 2000.
N. Assini, la Comunidad Europea y el cordón de protección ambiental, Postiglione (ed.), Medio Ambiente y Cultura ESI 1997.
L. AZZENA, las formas de la relevancia de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.
G. BAÑO – El origen y el valor de la Constitución Europea en perspectiva, Actas del Consejo Regional de Toscana, 17 y 18 mayo de 1996, Milán, 1996;
F. Benoit-Rohmer – Les droits de l’homme dans l’Union européenne: de Roma a Niza, en LS Rossi (ed.), Carta de Derechos Fundamentales y la Constitución de la Unión Europea, Londres 2002.
Bifulco-Cartabia-Celotto – (ed.), La Europa de los derechos, Oxford University Press 2001.
K. Bosselmann, un enfoque ecológico a los derechos humanos, en M. Griego (ed.) Los derechos humanos y el medio ambiente, ECP 2000.
G. Bozzi, los daños ambientales, lesiones personales, daños a la habitabilidad, TAR No 11, 1996.
Bultrini, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Dig. IV.
B. CARAVITA de Toritto, la Constitución, los principios constitucionales y las normas técnicas para la protección del medio ambiente, varios autores Medio Ambiente y la Ley, Milán 1999.
B. CARAVITA de Toritto, derecho ambiental y el derecho al desarrollo, varios autores Escrito en honor de A. Predieri, Milán 1996.
A. BARBERA, (todos los comentarios “) el art. 2 de la Constitución de G. Branca (ed.), Comentarios a la Constitución. Los principios fundamentales de Bolonia – Roma
A. BARBERA, hay una Constitución Europea?, Documentos Constitucionales, No 1 / 2000.
S. BARTOLI – B. CONFORTI – G. Raimondi., Comentario al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, de Padua, de 2001.
F. Benoit-Rohmer, Les droits de l’homme dans l’Union européenne: de Roma a Niza, en LS Rossi (ed.), Carta de Derechos Fundamentales y la Constitución de la Unión Europea, Londres 2002.
V. BERGER – Jurispurdence Europea de la Cour des droits de l’homme, París, 1996.
Bifulco-Cartabia-Celotto, (ed.), La Europa de los Derechos Humanos, Oxford University Press 2001.
K. Bosselmann, un enfoque ecológico a los derechos humanos, en M. Griego (ed.) Los derechos humanos y el medio ambiente, ECP 2000.
B. CARAVITA., Derecho Ambiental, Bolonia, 2001.
A.A. Catoira, poder y derechos: una limitación recíproca de Derecho Público Comparado y n.2/2001 Europea.
M.P. Chita, Medio Ambiente y la Constitución Europea, varios autores Medio Ambiente y la Ley de 1999.
M.C. Ciciriello – Desde el principio de patrimonio común con el concepto de desarrollo sostenible, en Jur Dir. Agr. Amb., N. 4, de Roma.
ALBERTO CLO (2004), Editorial: Más allá de Kyoto, Energía Revisión 1 / 2004, EIR Bolonia.
F. COCOZZA, Les droits en Europa fondamentaux ientras que la justicia constitutionnelle <<transfrontière>> CEDH y de la justicia constitutionnelle Nacional de droit Revue française No Constitutionel 28/1996.
V. COCOZZA, la voz de la Constitución II) de la Constitución italiana, en Enc. Jur. X, 1988.
N. Colacino, protección del medio ambiente en el sistema del Convenio Europeo de Derechos Humanos: Algunos elementos de la jurisprudencia, el Derecho y Administración No 2 / 2001.
G. CABLES, el medio ambiente y la democracia. Perfiles de introducción de Derecho Comparado de Derecho Público y Administración, No. 2 / 2001.
G. CABLES, Derecho Ambiental Comparado, CEDAM 1997.
M. Salvo, Protección del Medio Ambiente y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, Revista Internacional de los Derechos Humanos, no 1 / 1989.
M. De Salvo, Medio Ambiente y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, Revista Internacional de los Derechos Humanos no 2 / 1997.
V. FERRARA – Las decisiones del Protocolo de Kioto, ENEA Departamento de Medio Ambiente, 1998.
J. F. El de-Flauss SAGE Convención européenne des droits de l’homme: développement Reciente t nouveaux Défis de 1997.
S. FOA, la derecha europea para la salud, en el Gallo-Pezzini (eds.) perfiles del derecho a la salud actual, Milán 1998.
F. De fundición, el Tribunal de Justicia en materia ambiental, en S. Cassese (ed.), Comunidad de Derecho Ambiental, Milán 1995.
M.S. Giannini, Medio Ambiente:. Ensayos sobre los aspectos jurídicos distintos, en Riv. Trim. por decir lo menos. pubbl., 1973.
A. KISS. – D. Shelton, Manual Euorpean de Derecho Ambiental, I., Manchester -. Nueva York, 1995.
L. KRAMER – Droit international de l’environnement, París, 1989.
L. KRAMER – Centrarse en la Ley Europea de Medio Ambiente, Londres, 1992.
L. La marca, los tres niveles de protección de los derechos humanos, los derechos humanos, de 1999.
A. LINDGREN ALVES – La Declaración de los Derechos Humanos en la postmodernidad, en los Derechos Humanos N º trimestrales, 2, 2000;
Manzella, después de Niza, la Carta de Derechos <<declared>> en LS Rossi (ed.), Carta de Derechos Fundamentales y la Constitución de la Unión Europea, Londres 2002.
Oberdörster G., Utell MJ. – Las partículas ultrafinas en el aire de las ciudades: en el tracto respiratorio y más allá? Medio perspectiva de salud. 2002.
F. Palermo, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea entre el derecho positivo y el derecho positivo, en R. Toniatti (ed.) Derechos, deberes, competencias, CEDAM 2001.
A. PREDIERI., Aspectos de la legislación existente sobre la gestión de tierras y recursos, y las perspectivas de la reforma, Informe al Congreso de 1974 en Florencia, en Toscana, Actas de la Conferencia “Medio Ambiente para la política regional”, Florencia, 1975.
P. Pustorino – La interpretación de la Convención Europea de Derechos Humanos en la práctica de la Comisión y el Tribunal de Estrasburgo, Nápoles, 1998.
G. Recchia, protección del medio ambiente: a partir de un interés generalizado en el interés protegido por la Constitución en C. Murgia (eds.), El medio ambiente y su protección, Milán 1991.
G. ROEHRSSEN Cammarano. – El hombre de la posición en la Constitución italiana, en Dir y Soc, 1987, J. Lutero, antropocentrismo y ecocentrismo en derecho ambiental en Alemania e Italia, en Dir Pol, 1989;. FG Scoca., Protección, op. cit.
R. ROMI-L’Europe et la protection de l’environnement juridique, Nantes, 1993.
L.S. RED – Carta de Derechos Fundamentales y la Constitución de la Unión Europea (editado por LS Smith), Londres, 2002;
SAGE Desarrollo, Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Medio Ambiente Law Journal, 1998.
H.O. SANA – Desarrollo y Derechos Humanos: La integración lo necesario, pero parcial de los derechos humanos y el desarrollo, en los Derechos Humanos N º trimestrales, 3, 2000;
Schletti Les interacciones Entre les jurisprudencias européenne des droits de la Cour de l’homme et la Cour, Federal Constitutionele allemande. Revue de droit Françoise Constitutionel, no 28/1996.
J. SCHNEIDER – Publicidad orden mundial del Medio Ambiente: Hacia una ley ecológica e internacional y la organización, Londres, 1979;
Scovazzo, Protección Ambiental y los Derechos Humanos, Medio Ambiente Law Journal de 1994.
S. SIENA – La protección internacional de los derechos humanos, la justicia en asuntos, no 4, 2000;
F. SUDRE – Les grands Arrêts Europea de la Cour des droits de l’homme, París, 1997.
G. Panderetas, Observaciones sobre la formación de las normas democráticas y el derecho internacional del medio ambiente y la gestión ambiental, no 3 / 2001.
R. TONIATTI, hacia valores más altos de la Comunidad, en R. Toniatti (ed.), Ley, derechos, competencias, CEDAM 2002.
Decreto Ministerial Tosi, el Protocolo 11 del CEDH: la protección de los derechos fundamentales ante el nuevo Tribunal Europeo de Derecho Público Europeo y Comparado No 1 / 2001.
A. Quiere, la protección del medio ambiente como una política fundamental, en M. Squire (ed.), El derecho común constitucional europeo, Jované 2002.
L. Wildhaber, La Protección de los Derechos Humanos por el Tribunal Europeo y de los tribunales nacionales, Revista Internacional de los Derechos Humanos, no 2 / 2000.
C. WILLIAMS, ambientales liberar a las víctimas, en M. Griego (ed.) Los derechos humanos y el medio ambiente, ECP 2000.

Tratado por Ing. For. Maria Giovanna Mangione