Naltrexona

Naltrexona

Naltrexona, cuyo nombre según la nomenclatura oficial de la IUPAC es: N-ciclopropil-metilnoroximorfona; N-ciclopropilmetil-14-hidroxihidro-morfinona; La 17- (ciclopropilmetil) -4,5α-epoxi-3,14-dihidroximorfinan-6-ona es un alcaloide.
La naltrexona es un compuesto con una fórmula bruta o molecular: C20H23NO4.
La naltrexona es un antagonista de los receptores de opiáceos y se utiliza en farmacología para el tratamiento de la adicción a los opiáceos y al alcohol.
La naltrexona es muy similar a la naloxona y fue sintetizada por primera vez en 1963 por Metossian en Endo Laboratories, una pequeña empresa farmacéutica de Nueva York.
La naltrexona tiene una acción de larga duración (24 horas) y pocos efectos secundarios; se le llama antagonista porque actúa selectivamente sobre los receptores de opiáceos mu y les impide ejercer sus efectos gratificantes. La heroína, como otros opiáceos, actúa sobre los receptores mu del cerebro y siempre se ha cultivado la idea de prevenir su uso bloqueando su acción. La naltrexona se une a los receptores antes mencionados con una fuerza 100 veces mayor que la de otros opiáceos que apenas pueden competir con la droga, al menos por el tiempo de su acción. Un individuo que es tratado adecuadamente con naltrexona no obtiene ningún efecto de la autoadministración de opiáceos y, por lo tanto, la ausencia continua de los efectos buscados por las drogas y la inutilidad percibida de su efecto, disminuye gradualmente el deseo y la dependencia.
La naltrexona se toma por vía oral en forma de tabletas.
Cuando se sigue la terapia en casa, generalmente es necesario tomar una tableta al día, mientras que en hospitales y clínicas se puede administrar una vez al día, cada 2 días, cada 3 días o todos los días excepto los domingos.
Los efectos secundarios de la naltrexona incluyen:

– Ansiedad;
– aumento o reducción de energías;
– mareos
– estreñimiento;
– Diarrea;
– dolor de estómago o calambres;
– dolor muscular o articular;
– insomnio;
– irritabilidad;
– dolor de cabeza;
– náuseas
– nerviosismo;
– pérdida de apetito;
– llorar;
– sarpullido;
– somnolencia
– Tuvo arcadas.
También es importante contactar a un médico de inmediato si la ingesta de naltrexona está asociada con:
– alucinaciones visuales o sonoras;
– Confusión;
– problemas de la vista;
– vómitos o diarrea intensos.
Además, la naltrexona no debe ser utilizada por quienes todavía consumen drogas o beben cantidades excesivas de alcohol.
Antes de tomar el medicamento, también es bueno informar a su médico:
– de cualquier alergia a la naltrexona, naloxona, otros medicamentos opioides o cualquier otro medicamento;
– la posible ingesta (incluso en los 10 días anteriores) de estupefacientes, fármacos, metadona, fármacos contra la diarrea o la tos o analgésicos;
– de los demás medicamentos, medicamentos a base de plantas o suplementos tomados, recordando mencionar en particular disulfiram y tioridazina;
– si padece (o ha padecido) depresión o problemas renales;
– si está embarazada o amamantando.
Finalmente, es bueno informar a los cirujanos y dentistas en caso de un tratamiento continuo con naltrexona.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *