Piophila casei

Piophila casei

La mosca del queso (Piophila casei Linnaeus, 1758) es un diptero perteneciente a la familia Piophilidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Rama de Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subphylum Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden Oligoneoptera,
Sección Panorpoidea,
Orden Diptera,
Familia Piophilidae,
Subfamilia Piophilinae,
Tribu Piophilini.
Género Piophila,
Especie P. casei.

Distribución geográfica y hábitat –
La mosca del queso es una especie detritívora que se alimenta de material en descomposición.
Sus sustratos de alimentación suelen estar representados por carnes secas o procesadas (incluyendo jamones crudos, tocino y ternera salada), también pescado ahumado y quesos curados (en general sobre productos con alto contenido proteico).
Las larvas de esta mosca pueden, cuando se consumen, sobrevivir en el intestino, causando miasis entérica.
Se han encontrado especímenes de Piophila casei en momias egipcias y su característica de comer también material en descomposición significa que se toman en cuenta en la Entomología Forense para determinar el momento de la muerte.

Morfología –
Piophila casei es un pequeño mosquito de 4,5 – 5 mm de largo, con un color marrón oscuro metálico y ojos compuestos rojos.
Tiene antenas muy cortas y aparatos bucales chupadores.
El tórax tiene distintas filas de pelo y cerdas, también presentes lateralmente en el cuerpo.
El abdomen es elíptico.
Las alas delanteras son membranosas y las traseras (como en todos los dípteros) se transforman en balancines, estructuras adecuadas para estabilizar el vuelo.
Las patas delgadas son de color amarillento y están cubiertas de espinas cortas.
El abdomen también es de color oscuro y está cubierto de pelo escaso.
La larva mide 9-10 mm de largo, de color blanco amarillento, partes bucales de color oscuro tendiendo al negro, de forma particular que consta de dos ganchos curvados hacia abajo, que se utilizan para raspar el sustrato y retirar pequeños trozos de comida. La apariencia es cónica, ancha en la parte trasera y estrecha en la parte delantera.
La pupa es de color marrón oscuro, con un pupario de forma ovalada, de 3-4 mm de largo y aproximadamente 1,5 mm de ancho.
Los huevos son de forma ovalada, 0,6-0,7 mm de largo y 0,2 mm de ancho, de color blanco nacarado.

Actitud y ciclo de vida –
El ciclo biológico de Piophila casei comienza con la puesta de huevos, en número de 140 a 500 por hembra, directamente sobre carnes maduras, queso, pescado ahumado. Los huevos eclosionan en 23–54 horas, cuando la temperatura está entre 15 ° C y 27 ° C.
El desarrollo larvario tarda unos 14 días.
Las larvas recién nacidas ya están activas y comienzan a alimentarse cavando túneles por donde se sumergen en el sustrato; si estos son sacados, son capaces de saltar usando los ganchos bucales. También se alejan de la luz y tienen tendencia a agregarse.
Una vez que las larvas han alcanzado la madurez, abandonan el sustrato que se han alimentado y pupan unas 32 horas después de alcanzar un lugar seco y oscuro; si no tienen la oportunidad de llegar al lugar ideal pueden pupar incluso en los pisos de concreto. El adulto emerge del pupario después de unos 12 días. No son muy longevos, viven de 3 a 7 días.
Las temperaturas óptimas de desarrollo oscilan entre 25 y 30 ° C.

Papel Ecológico –
La mosca del queso es un pequeño insecto que se alimenta de alimentos añejos y que puede sobrevivir, si se ingiere, en el interior del intestino humano, provocando miasis entérica. Pertenece al grupo de insectos que ayudan a descomponer la sustancia orgánica.
Estas larvas se utilizan en Cerdeña en el proceso de producción del queso pecorino “Casu marzu”.
Además, las larvas de Piophila casei se encuentran en el queso de Cerdeña “furmai nis”, ambos de los cuales no se pueden comercializar.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomologia Agraria. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *