Prays citri

Prays citri

La polilla de los cítricos (Prays citri Millière, 1873) es una pequeña polilla perteneciente a la familia Plutellidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Protostomía de superphylum,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden Oligoneoptera,
Sección Panorpoidea,
Orden Lepidoptera,
Suborden Glossata,
Infraorden Heteroneura,
División Ditrysia,
Superfamilia Yponomeutoidea,
Familia Plutellidae,
Género Prays
Especies de P. citri.
El término es sinónimo:
– Reza nephelomina Meyrick.

Distribución geográfica y hábitat –
La polilla de los cítricos es un insecto muy extendido especialmente en el sur de Europa, muy extendido en las zonas de cultivo de cítricos y cuyas larvas se alimentan de especies de cítricos como Citrus limon, un poco menos que Citrus decumana, Citrus aurantium y otras.

Morfología –
Prays citri es una pequeña mariposa en la que los adultos tienen una envergadura de 10-12 mm.
Los adultos son de color gris, con antenas relativamente cortas, alas fuertemente bordeadas, especialmente las posteriores y las anteriores en el margen; las anteriores son de color gris parduzco estriadas; las alas traseras son muy estrechas, de color gris pardo uniforme y gris ahumado hacia la punta.
Las larvas están descoloridas y son muy pequeñas cuando el huevo eclosiona; miden 6.5 mm de largo y 1.8 de ancho al final del crecimiento. Estos tienen un cuerpo claro, pardusco o blanquecino con una cabeza y placa torácica más oscuras.
La crisálida se encuentra en un capullo muy suave, blanco y afilado.
Los huevos son de forma convexa ovalada, de 0,15 a 0,2 mm de tamaño, opalescentes con un corion finamente reticulado.

Actitud y ciclo de vida –
La polilla de los cítricos pasa el invierno en la etapa de crisálida en capullos sedosos, o como larva y finalmente como huevo o adulto, según la tendencia climática.
La oviposición comienza en primavera y ocurre en los botones florales; el tiempo de desarrollo desde huevo hasta adulto es variable; durante el verano, una generación se completa en aproximadamente un mes.
Durante el año hay varias generaciones y en algunos casos puede llegar hasta las 10-11 generaciones.
La evolución completa del insecto se produce en menos de 30 días durante los meses de verano y en 60 días en invierno. Además, debido a las generaciones anuales, Prays citri se reúne en todas las etapas durante todos los meses del año.
Los adultos se alimentan de savia y vuelan al anochecer y durante el día, descansando sobre las plantas hospedadoras.
El apareamiento tiene lugar poco después de salir. Unas horas más tarde, la hembra pone de 1 a 3 huevos en un botón de flor y luego pasa a otros. La fecundidad total observada es de 60 a 150 huevos. Una vez que el huevo ha eclosionado, la larva joven penetra dentro del botón floral y devora los órganos florales plegados. Luego, sale por un agujero lateral circular y gana otro botón floral que graba de la misma forma. Teje hilos de seda que se asemejan a las inflorescencias adheridas. Posteriormente se adhiere al fruto joven en el que penetra lateralmente desde el receptáculo. Dependiendo de la temporada, se alimenta igualmente de brotes tiernos y hojas tiernas que aglutina en su red. También penetra en la fruta madura perforando un túnel del grosor de la cutícula.
En caso de infestaciones elevadas, pueden producirse daños evidentes, especialmente en los botones florales y las flores ya abiertas. El mecanismo es el de la penetración de las larvas en las flores, uniéndose con hilos sedosos, mordisqueando el interior, hasta el ovario. Los ataques pueden causar la pérdida de botones florales que están sujetos a goteos. Las larvas pueden atacar los brotes y pequeños frutos, sobre los que aparecen erosiones, vaciándolos y provocando su caída.

Papel ecológico –
En caso de una alta infestación de Prays citri, pueden producirse daños económicos a los cultivos agrícolas, incluido, en particular, a Citrus limon. El daño es causado principalmente por los botones florales y las flores que ya están abiertas. Ataques muy graves pueden causar la pérdida de los botones florales que están sujetos a goteos.
Las larvas pueden atacar, aunque más raramente, los brotes y los frutos pequeños, sobre los que erosionan, vaciándolos y determinando su caída; en ocasiones, los frutos maduros pueden ser atacados, aunque con menor gravedad, comprometiendo su conservación.
La lucha contra Prays citri fue una vez predominantemente química; estas intervenciones resolvieron temporalmente las altas infestaciones pero causaron serios daños a la biocenosis de insectos útiles y fauna en general (especialmente aves y pequeños mamíferos).
Por ello, las intervenciones deben ser de diferente índole, como la del pastoreo de cítricos, la elección de sextos menos densos, podas que permitan menos sombreado del follaje, la presencia de áreas de refugio para depredadores y parasitoides (como muros de piedra seca cuando sea posible) y la prohibición absoluta del uso de fertilizantes nítricos.
Entre otras cosas, la especie está controlada en la naturaleza, en estado de huevo o larva, especialmente por varios himenópteros calcidoides; entre estos, es de particular importancia Ageniaspis fuscicollis, endoparásitoide de las larvas.
Por tanto, es necesario intervenir con insecticidas, si es necesario, de origen natural como el piretro. La intervención debe hacerse atendiendo a los períodos más perjudiciales que coinciden con la floración, en el período primaveral y luego a fines del verano, entre agosto y septiembre.
Los periodos en los que se pueden realizar los tratamientos son precisamente estos indicados y se realizan con flores cerradas y solo en caso de infestaciones masivas.
Por tanto, la lucha química debe guiarse y el seguimiento de las poblaciones se realiza con:
– Trampas sexuales: proporcionan información sobre las curvas de vuelo y permiten establecer el mejor momento para la cirugía. Sin embargo, cabe señalar que no siempre un alto% de las capturas es un indicio de una fuerte infestación y un daño real; de hecho es necesario tener en cuenta el momento fenológico de las plantas. El ataque a los brotes es generalmente tolerado por las plantas; mientras que a veces, en presencia de abundante floración, incluso un ataque de aproximadamente la mitad de las flores todavía no justifica la intervención. Las trampas sexuales también se pueden utilizar para capturas masivas parciales destinadas a reducir el potencial de infestación;
– muestreos visuales: son útiles para establecer el grado de presencia de la plaga; interviene cuando la infestación supera el 15% de los botones florales o el 2-3% de los frutales.
Por último, conviene recordar que Bacillus thuringiensis ssp puede utilizarse contra las larvas, en determinadas condiciones operativas. kurstaki.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *