Charadrius alexandrinus

Charadrius alexandrinus

El Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus, Linnaeus 1758) es un ave perteneciente a la familia de los Charadriidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Phylum Chordata, Subphylum Vertebrata, Clase Aves, Orden Charadriiformes, Familia Charadriidae y por lo tanto al Género Charadrius y a la Especie C. alexandrinus.
Los términos son sinónimos:
– Charadrius cantianus Latham, 1801;
– Charadrius elegans Reichenow, 1904.
Dentro de esta especie, se reconocen las cinco subespecies:
– Charadrius alexandrinus alexandrinus Linnaeus, 1758;
– Charadrius alexandrinus dealbatus (Swinhoe, 1870);
– Charadrius alexandrinus nivosus (Cassin, 1858);
– Charadrius alexandrinus occidentalis (Cabanis, 1872);
– Charadrius alexandrinus seebohmi Hartert y Jackson, AC, 1915.

Distribución geográfica y hábitat –
El Chorlitejo patinegro es un ave cosmopolita con una distribución geográfica y un hábitat muy amplios.
Lo encontramos en Europa, América, Asia y África. En Europa, las poblaciones se encuentran típicamente en el oeste; aunque alguna vez hubo una población reproductora en Hungría.
En África, las poblaciones se encuentran en la costa sur de Senegal y a lo largo de la costa norte del Mediterráneo y el Mar Rojo. El área de reproducción continúa a lo largo de la Península Arábiga, Arabia Saudita, Qatar y Bahrein en el Medio Oriente. También se pueden encontrar pequeñas poblaciones en las islas, como el archipiélago de Cabo Verde, las Islas Canarias y las Azores. Es un ave más rara en Australia. Además, algunas poblaciones no migran, como la población de Cabo Verde, sin embargo, otras poblaciones pueden migrar a distancias razonables; se sabe que estas aves pasan el invierno en el norte de África y migran a Turquía y Grecia en la primavera. Algunas aves que se reproducen en Europa occidental no cubren largas distancias y aún migran principalmente a África occidental.
En Europa la distribución es principalmente costera y algunas poblaciones relictas del interior se encuentran en España, Austria y Hungría.
En Italia, a pesar de la reducción a la mitad de la población en las últimas décadas, anida en las costas del Adriático y el Tirreno medio.
Recientemente, en junio de 2020 fue avistado en el suroeste de Sicilia y precisamente en Capogranitola, en el municipio de Campobello di Mazara (TP).
Su hábitat, como se mencionó, es muy variado: va desde zonas desérticas, con temperaturas del suelo que alcanzan los 50 ° C hasta la tundra pero mayoritariamente lo encontramos en las zonas costeras. Esta ave no necesita refugio en áreas boscosas o con césped y es capaz de anidar en las dunas de la playa.

Descripción –
El Charadrius alexandrinus es un ave con dimensiones de 16-18 cm de longitud con una envergadura que en promedio oscila entre 33 y 40 cm.
El hombre vestido de novia tiene predominantemente partes superiores de color marrón grisáceo, mientras que en la nuca el color tiende a rojizo. Una ceja ancha y blanca se extiende desde la frente hasta las orejas, mientras que una raya negra comienza desde la base del pico, cruza el ojo y también se extiende hasta las orejas.
Las partes inferiores son blancas y hay una fina banda pectoral negruzca interrumpida al frente. Las piernas son de color gris negruzco.
La hembra en traje de novia se parece al macho pero el negro del plumaje se reemplaza por un marrón más o menos oscuro, la ceja es menos evidente, especialmente detrás del ojo, y el color de las piernas tiende a marrón.
En la librea de invierno, los adultos se parecen a las hembras en traje de novia, incluso si los machos muestran la nuca rojiza ya en enero.
Los juveniles se parecen a las hembras, pero tienen matices más matizados. Con toda la ropa, el pico es negro.
Esta ave tiene una llamada de alarma, que a menudo se escucha tanto en el suelo como en el aire y puede ocurrir sola o en parejas como un gato. El grito de amenaza tiene un sonido metálico, como dwee-dwee «.

Biología –
El Chorlitejo patinegro tiene un sistema de reproducción particularmente flexible que, dentro de las poblaciones, incluye comportamientos tanto monógamos como polígamos.
Se sabe que las parejas reproductoras vuelven a aparearse al año siguiente, sin embargo, también se han observado cambios de apareamiento durante la temporada de reproducción.
Sin embargo, el modelo de reproducción es aún más complejo con variaciones que probablemente estén justificadas por la necesidad de la especie de evitar la consanguinidad o mejorar el patrimonio genético de la descendencia.
Además, las parejas reproductoras pueden volver a aparearse en caso de fallo de las anteriores, con la misma o diferente pareja, y tanto machos como hembras pueden generar más de una cría.
El cortejo también es bastante variado; en particular entre las poblaciones socialmente monógamas y polígamas; por ejemplo, en poblaciones polígamas, el tiempo dedicado al cortejo es significativamente mayor tanto para hombres como para mujeres que en poblaciones monógamas. Las manifestaciones de cortejo incluyen gestos activos como correr por el piso, hacer pequeñas cavidades poco profundas en el suelo que luego se utilizan para construir nidos y luchar o correr para defender un territorio de reproducción (principalmente por machos).
El sitio de anidación se encuentra cerca de aguas sobre suelo fangoso seco o arenoso y con escasa cubierta vegetal, donde el macho cava varios hoyos; la hembra elige uno, que luego se cubre con pequeños guijarros y fragmentos de concha. La especie anida en abril-mayo, dependiendo de las latitudes, creando pequeñas depresiones en la arena donde deposita de 1 a 4 huevos y puede, en caso de falla, intentar una segunda anidación entre mayo y julio.
Ya después de 4-12 horas los jóvenes siguen a la pareja en busca de alimento.
Ambos padres incuban los huevos, sin embargo, no cuidan a las crías una vez que los huevos han eclosionado. El abandono de la cría es el cese del cuidado, por parte de uno o ambos padres, antes de que la descendencia pueda sobrevivir de forma independiente, generalmente ocurre después de una semana en la que ambos padres siguen a la cría. .
Se ha observado abandono de la cría tanto en machos como en hembras; sin embargo, las hembras abandonan la cría con mucha más frecuencia que los machos.
Lo más probable es que esto esté relacionado con la capacidad de aparearse nuevamente y reproducirse.
El progenitor que no abandona puede seguir incubando a sus polluelos hasta el 80% del tiempo durante más de 20 días después de la eclosión, ya que las crías precoces son vulnerables y están expuestas a las temperaturas exteriores.

Papel ecológico –
El Chorlitejo patinegro es una especie que (fuera de la temporada de cría) puede vivir solo o en bandadas sueltas de 20-30 individuos y ocasionalmente puede incorporarse a bandadas más grandes de hasta 260 individuos de múltiples especies.
Su principal fuente de alimento son los pequeños invertebrados acuáticos y terrestres, como los insectos y sus larvas (por ejemplo, escarabajos, saltamontes o moscas), moluscos, crustáceos, arañas y gusanos marinos. Suelen alimentarse a orillas de lagos, lagunas o estanques en zonas de suelo húmedo ricas en invertebrados. Se alimentan mirando, deteniéndose o corriendo y luego picoteando para atrapar a sus presas, pero también sondean la arena en busca de presas o atrapan moscas manteniendo la boca abierta. La capacidad de esta ave para identificar presas se ve afectada por la luz, el viento y la lluvia. Por la noche, su capacidad para cazar puede ser limitada, pero se ha demostrado que tienen una buena visión nocturna gracias a sus ojos grandes y una mayor sensibilidad visual de la retina.
El Charadrius alexandrinus, aunque está disminuyendo, todavía no ha sido informado por la UICN como una especie en peligro de extinción.
Sin embargo, al ser una especie ligada exclusivamente a los sitios costeros, se ve afectada por todas las formas de degradación ambiental, como la urbanización costera, la erosión de las costas arenosas y la perturbación provocada por las actividades turísticas y recreativas.
De hecho, el tamaño de la población mundial está disminuyendo continuamente, aunque para algunas poblaciones se desconocen las tendencias. Se estima que la población europea estimada en 21.500 a 34.800 parejas, que representan alrededor del 15% del rango global, disminuirá en menos del 25% en 15 años / tres generaciones.
En lo que respecta a las medidas de conservación, esta especie está incluida en el anexo I de la Directiva de aves (79/409 / CEE).

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C. Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves nidificantes, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, África del Norte y el Cercano Oriente, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *