Capra ibex

Capra ibex

La Cabra salvaje o Cabra de los Alpes (Capra ibex L. 1758) es un mamífero perteneciente a la familia Bovidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, Phylum Chordata, Clase Mammalia, Orden Artiodactyla, Familia Bovidae, Subfamilia Caprinae y, por lo tanto, al Género Capra y a la Especie C. ibex.

Distribución geográfica y hábitat –
La Cabra salvaje es un mamífero muy extendido por los Alpes, desde los Alpes Marítimos en el oeste hasta los Alpes de Carintia y Eslovenia en el este, en altitudes entre 500 y 3.000 m; también está presente en el Cáucaso, Siberia Central, Mongolia, Afganistán, Palestina, Arabia, Egipto y Sudán.
Casi extinto, su área de distribución se ha expandido considerablemente a lo largo del siglo XX, aunque su distribución es todavía bastante fragmentaria. De hecho, a excepción de la población presente en el Parque Nacional del Gran Paradiso, todas las actuales son el resultado de reintroducciones (Francia, Suiza, Austria y Alemania) o nuevas (Eslovenia y Bulgaria).
El hábitat típico de este Bovide es el de ambientes rocosos de gran altitud, por encima de la línea de árboles. Las escarpadas cordilleras rocosas orientadas al sur ricas en vegetación herbácea son un entorno preferido. En zonas subalpinas se encuentra en zonas abiertas y soleadas con presencia de afloramientos rocosos.

Descripción –
La Cabra salvaje, desde el punto de vista morfológico, es algo similar a una cabra doméstica, con un evidente dimorfismo sexual.
Este mamífero tiene una longitud cabeza-cuerpo variable entre 105 y 150 cm, con una altura a la cruz de 65-90 cm, cola de 12-15 cm; el peso de los machos varía entre 75 y 120 kg, el de las hembras entre 40 y 55 kg.
Los cuernos están bien desarrollados en los machos, menos en las hembras. Más allá del tamaño, el sexo solo se distingue por los relieves presentes en la cara frontal de los cuernos.
En el verano el pelaje adquiere un tono gris rojizo con áreas más oscuras esparcidas por el cuerpo, como en las mejillas, pecho, hombros, espalda, garganta y ápice de la cola. En invierno, todo el pelaje adquiere un color general que tiende más al marrón-marrón.

Biología –
El período de apareamiento y apareamiento de estos mamíferos ocurre en el mes de diciembre – enero y es precedido por peleas entre los machos que han pastoreo con las hembras; los enfrentamientos entre machos, por muy espectaculares que sean, son limitados y sancionan la supremacía de los individuos individuales.
En este momento, los machos adultos dominantes buscan activamente hembras en celo, mostrando actitudes características de sumisión: típicos son los cuernos vueltos en la espalda, el cuello tenso, la cola levantada como un penacho para revelar el espejo anal blanco.
La gestación dura entre 160 y 180 días, al final de los cuales solo nace un bebé, rara vez dos. Los bebés son amamantados durante 6 meses y se ponen de pie después de unos minutos y pueden seguir inmediatamente a la madre por las paredes escarpadas.

Papel ecológico –
La Cabra salvaje es un animal que vive más allá del límite de la vegetación arbórea, entre escarpadas paredes rocosas y en los prados alpinos y, dado que para afrontar el invierno, la cabra montés nunca baja al bosque, necesita exponerse al sur a gran altura. .
Además, la cabra montés es esencialmente un animal diurno y está activo incluso antes del amanecer. Desde las primeras horas del día hasta el anochecer, pasa sus días en las terrazas cubiertas de hierba bien expuestas al sol.
Es una especie gregaria que vive en manadas formadas por hembras, crías y subadultos de ambos sexos. Los grupos de machos incluyen sujetos mayores de 4-5 años y pueden llegar a las 100 unidades en primavera. Los sujetos mayores tienden a tener una vida solitaria o se agrupan en pequeños grupos de 4-6 elementos, incluyendo también animales jóvenes. Finalmente, hay rebaños de hembras con crías y crías de hasta dos años. Durante el verano también se pueden observar las llamadas guarderías, es decir, grupos de niños, hasta 15-20, que son controlados por una o dos hembras mientras las otras madres buscan alimento.
La dieta de estos mamíferos consiste fundamentalmente en pastos de pastos, brotes de arbustos y en invierno también de musgos y líquenes.
Un espécimen adulto puede comer hasta 15 kg de hierba por día, incluidos los brotes de enebro, rododendro, musgo y liquen. No es raro encontrar en las montañas, a los lados de las carreteras, pequeños bloques de sal destinados a grupos de cabras montesas porque, como otras especies del género Capra, es ávido de sal ya que su cuerpo acusa una efectiva necesidad de sodio, generalmente poco. disponible en forrajes. Este mamífero bebe poco, contentándose a menudo con el rocío de la mañana.
La dieta primaveral está ligada al cambio de vegetación y esta especie se alimenta de arbustos de los que aprecia especialmente los brotes, y que pasta de pie sobre sus patas traseras. En invierno, en cambio, las hierbas secas son la base de la dieta pero también aparecen arbustos, como el aliso verde, los líquenes y más raramente las agujas de coníferas.
La historia de la cabra montés de Capra es larga y se caracteriza por una difícil relación con el hombre. De hecho, hace unos 100.000 años, el íbice vivía en todas las regiones rocosas de Europa central; inspirando a los pueblos del Paleolítico que lo dibujaron en las cuevas en las que vivían, como aparece en las pinturas murales de la cueva de Lascaux en Francia.
Este largo período lo ve presente en los Alpes hasta el siglo XV; lamentablemente, el desarrollo de las armas de fuego pronto marcó su fin en esos territorios. A esto hay que añadir la medicina de la época centrada en gran medida en la superstición.
Los cuernos se redujeron a polvo como remedio para la impotencia y su sangre como remedio para los cálculos renales. El estómago se utilizó para combatir la depresión. Estas creencias persistieron hasta el siglo XIX, cuando en la actualidad solo había unos pocos cientos de personas en los Alpes italianos y franceses, mientras que en Suiza había desaparecido por completo.
La caza para el consumo de su carne contribuyó en parte a la desaparición de la cabra montés. De hecho, su carne siempre se ha consumido desde la antigüedad.
Luego se protegió la especie por el riesgo de extinción y, tras una repoblación suficiente, se reanudaron los permisos de caza en algunos países como Suiza, donde vive la mayor población. La caza del Ibex está prohibida en Italia, pero se puede importar su carne, que suele llegar congelada del extranjero.
La carne de cabra montés, además de para consumo directo, se utiliza tradicionalmente para la elaboración de ciertos embutidos como la mocetta en el Piamonte y el Valle de Aosta.
La supervivencia de este mamífero se debe al Rey Vittorio Emanuele II que tuvo los últimos ejemplares protegidos en 1856, para reservarlos para su caza personal en una reserva privada ubicada en Valsavarenche donde, por orden suya, un grupo de guardabosques los protegió de otros cazadores. Hasta la fecha, el Valle de Aosta con el Piamonte son las únicas regiones del arco alpino en las que la especie nunca ha desaparecido en tiempos históricos.
La especie se salvó así gracias a la creación, en 1856, de la Real Reserva de Caza del Gran Paradiso y posteriormente, en 1922, del Parque Nacional del Gran Paradiso. Posteriormente, las operaciones de reintroducción, iniciadas con espíritu pionero por la Confederación Suiza a finales del siglo XIX, propiciaron su reaparición en 175 zonas alpinas europeas diferentes.
Hoy, a pesar de la relativa fragmentación de su área de distribución, la población de este mamífero está creciendo significativamente.
Además, según los datos del censo, la Lista Roja de la UICN clasifica a la cabra montés Capra como una especie de bajo riesgo (Preocupación menor).
En cuanto a las medidas de protección, la especie está incluida en el Apéndice III del Convenio de Berna y está sujeta a medidas reguladas por diferentes legislaciones nacionales que prevén en algunos casos la prohibición absoluta de la caza (Francia, Alemania e Italia), en otros la autorización para el sacrificio selectivo (Suiza, Austria, Eslovenia y Bulgaria).
En la década de 1990, se estimó una población total de alrededor de 30.000. De estos, alrededor de 15.000 viven en Suiza, 10.000 en Francia, 9.700 en Italia, 3.200 en Austria, 250 en Eslovenia y 220 en Alemania.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Gordon Corbet, Denys Ovenden, 2012. Guía de los mamíferos de Europa. Editorial Franco Muzzio.
– John Woodward, Kim Dennis-Bryan, 2018. La gran enciclopedia de los animales. Gribaudo Editore.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *