Agriotes obscurus

Agriotes obscurus

Agriotes obscurus (Agriotes obscurus Linneo, 1758) es un escarabajo perteneciente a la familia Elateridae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclasse Hexapoda, Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte Endopterygota, Superorden Oligoneoptera, Sección Coleopteroidea, Orden Coleoptera, Familia Suborden Poliformia, Familia Infraopteroidea Elateridae y luego al género Agriotes y a la especie A. obscurus.
El término es sinónimo:
– Elater obscurus Linnaeus, 1758.

Distribución geográfica y hábitat –
Agriotes obscurus es un insecto polífago originario de Europa y que hoy tiene una amplia difusión presente en diversas partes del mundo.
En detalle está presente en: Armenia, Austria, Azerbaiyán, Bélgica, Bielorrusia, Bulgaria, China, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Georgia, Alemania, Gran Bretaña, Hungría, Irlanda, Italia, Kazajstán, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Mongolia, Noruega, Polonia, Rumania, Rusia, Serbia-Montenegro, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Ucrania y Corea.
Su hábitat es sobre todo el de suelos sueltos ricos en materia orgánica donde deposita sus huevos tanto en los barrancos como en profundidad.

Morfología –
Agriotes obscurus es un pequeño escarabajo cuyos adultos miden 7-9 mm de largo.
Tienen un cuerpo marrón negruzco con antenas marrón ferruginosas; el protórax es más ancho que largo, convexo, con una puntuación muy ajustada.

Actitud y ciclo de vida –
Los adultos de este insecto aparecen en el período junio-julio, moviéndose por el suelo o intentando vuelos cortos, permaneciendo en un radio de algunas decenas de metros (por eso las infestaciones suelen estar localizadas, incluso en la misma parcela).
Las condiciones favorables para este escarabajo se dan con temperaturas entre 17 y 25 ° C, mostrando una marcada sensibilidad a las altas temperaturas (por ello desarrollan su actividad durante la noche). Por la noche erosionan las hojas. Poco después de la liberación se produce el apareamiento, tras lo cual las hembras buscan suelos húmedos donde depositan hasta 200 huevos, agrupándolos en 5-6 elementos dispuestos en un rosario, enterrándolos unos centímetros.
Los huevos son extremadamente sensibles a la sequía y mueren en cuestión de minutos cuando se exponen al aire seco.
Las larvas nacen después de 15 días de incubación y comienzan la actividad trófica a expensas de las raíces de las plantas herbáceas espontáneas y cultivadas.
Las mudas tienen lugar en el período de agosto y octubre, profundizando en el suelo incluso hasta 90 cm, para resguardarse de los rigores del invierno.
Una vez llega la época primaveral, con el aumento de las temperaturas, reaparecen en superficie, hacen una muda y continúan la actividad trófica para luego realizar una nueva muda en otoño.
El desarrollo larvario tarda unos cuatro años, con dos mudas anuales.
La madurez se alcanza después de las 8 mudas, cuando las larvas crean una célula terrosa donde realizan la metamorfosis. Después de un par de semanas, habiendo alcanzado la forma adulta, los escarabajos salen y luego se aparean y ponen sus huevos y comienzan un nuevo ciclo.

Papel ecológico –
El daño de este insecto es causado por las larvas que infestan raíces y otros órganos subterráneos. Afectando a los cereales, provocan erosiones en los órganos hipogeos de las plantas jóvenes y dañan el ápice vegetativo, provocando que la hoja apical se seque. Debido a esto, la planta se seca y si la infestación es significativa, pueden producirse malas cosechas.
En la planta de papa, las larvas perforan los tubérculos cavando túneles de diferente longitud. El ataque puede ser interrumpido por el inicio de la sequía de verano, pero los tubérculos permanecen marcados por rastros en forma de cráteres con surcos radiales. Además, también pueden producirse daños en los tubérculos listos para la cosecha, tanto en caso de arranque tardío como tras lluvias que atraen las larvas a la superficie.
En cuanto a las intervenciones para limitar la presencia y por tanto los daños debidos a las larvas de Agriotes obscurus, es necesario evitar el cultivo en sucesión a prados estables durante al menos dos años.
En el caso de sucesión a alfalfa es recomendable romperlas en el verano anterior para que la mayoría de las larvas sufran la acción de la sequía estival; además, el césped debe romperse inmediatamente antes de la siembra para que este escarabajo, junto con otras elateridas presentes, profundice temporalmente bajo la capa trabajada y permanezca inactivo hasta que se superen las primeras fases críticas del cultivo.
En el cultivo de papa es necesario evitar riegos tardíos cerca de la cosecha para limitar el ascenso de las larvas.
Además, es aconsejable adoptar técnicas agroecológicas destinadas a incrementar la biodiversidad de los cultivos de la empresa, la técnica de intercalación y rotación.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *