Chrysoperla carnea

Chrysoperla carnea

La Crisopa verde (Chrysoperla carnea Stephens, 1836) es un insecto perteneciente a la familia Chrysopidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Subarign Eumetazoa, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclasse Hexapoda, Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte Endopterygota, Superorden Oligoneoptera, Subfilo, Clase Tracheata, Subclaseside, Insectoide, Clase Tracheata, Superclasesidea al género Chrysoperla ya la especie C. carnea.

Distribución geográfica y hábitat –
Chrysoperla carnea es una especie casi cosmopolita, también presente en regiones frías.
En Italia es uno de los crisópidos más comunes y su natural más favorable está representado por la vegetación, espontánea o no, infestada por pulgones, aunque debido al régimen alimentario polífago, el chrysopus se adapta fácilmente a la depredación de otros pequeños fitófagos, en particular otros Rincoti y micro lepidópteros. En cultivo se adapta mejor a plantaciones que forman una vegetación continua a lo largo de la hilera y tiende a desertar las especies que tienen hojas y brotes pubescentes.
Por sus características como insecto depredador, también se cría en diversas biofábricas de América y Europa para su uso en control biológico, principalmente en cultivos protegidos, pero también es muy común en la naturaleza en agroecosistemas donde no existe un uso masivo de pesticidas.

Morfología –
El adulto de Chrysoperla carnea se reconoce por el cuerpo de tamaño mediano, esbelto y delicado, con una librea poco llamativa entre la vegetación, también debido a la presencia de tonos verdosos amarillentos; el color es verde claro uniforme, desprovisto de manchas, con una raya amarilla dorsal que se extiende longitudinalmente por todo el tórax y abdomen. Tiene cabeza de hipognato, con ojos pequeños, prominentes, bien espaciados y de color marrón rojizo; las antenas son filiformes y alargadas, casi tan largas como el resto del cuerpo; las piezas bucales están masticando.
El tórax de este insecto es ligeramente más ancho que la cabeza y el abdomen y tiene un pronoto alargado.
Las patas son delgadas y las alas transparentes e iridiscentes, ricamente ramificadas; en reposo se doblan sobre el abdomen. La envergadura es de 2,5-3 cm.
El abdomen es cilíndrico, claramente más corto que las alas.
La larva es campodeiforme, alargada y fusiforme, de color gris-marrón, provista de tres patas deslizantes. A nivel dorsal está atravesado por una raya parda muy fina y lateralmente por dos series de prominencias tuberculosas, también de color pardusco.
Las larvas de la primera edad miden solo 1 mm de largo, mientras que las de las edades posteriores miden de 7-8 mm a 10-15 mm de largo. Las pinzas, las piezas bucales que pican-chupan siempre son evidentes.
Las pupas se forman dentro de un pequeño capullo blanco, construido con la seda secretada por las trompas de Malpighi de la larva. Las pupas son móviles y tienen mandíbulas articuladas; en la madurez, estos abandonan el capullo y se mueven para fijarse en un soporte antes de parpadear. La pupa móvil (fase farata) es de hecho una forma intermedia entre la pupa inactiva y el insecto adulto; además, desde el punto de vista morfológico es muy similar al adulto, del que se diferencia por la ausencia de alas.
El huevo es típico de los crisópidos, de forma oblonga y sostenido por un pedúnculo delgado. Los huevos se ponen aislados o en pequeños grupos de 2-3; estos, inicialmente, son verdosos, pero luego se vuelven marrón grisáceo. La función biológica del pedúnculo es proteger al huevo de la acción de los antagonistas naturales, en particular de las hormigas.

Actitud y ciclo de vida –
El ciclo biológico de Chrysoperla carnea está sujeto a las tendencias climáticas y la latitud. En las regiones más cálidas realiza su ciclo de forma ininterrumpida, mientras que en las regiones templadas completa de 2 a 4 generaciones al año (2 en el centro y norte de Europa, 3 en el norte de Italia, 4 en el sur de Italia y las islas).
El insecto pasa el invierno en la etapa adulta, que entra en diapausa y sobrevive incluso durante 9 meses, pero durante la estación favorable, una hembra tiene un promedio de vida de dos meses.
En Italia, en condiciones de campo abierto, el período de intensa actividad va de mayo a septiembre, mientras que en los demás meses la actividad del depredador se reduce significativamente hasta detenerse por completo, incluso si el insecto está presente en el ‘medio ambiente.
Cabe destacar, sin embargo, que este insecto también resiste fuertes caídas de temperatura, cercanas a cero, siempre que se limiten a unas pocas horas durante el día, por lo que también se puede utilizar para combatir infestaciones de pulgones en primavera, cuando los auxiliares natural no son muy activos y, en el sur de Italia, en un invernadero frío durante el invierno.
En cualquier caso, la actividad depredadora manifiesta su mayor intensidad en torno a los 27 ° C.

Papel ecológico –
La Crisopa verde es un depredador en estado larvario y es una de las especies más interesantes en el sector del control biológico debido a la notable actividad de las larvas, especialmente en la lucha contra los pulgones. En general es un activo depredador de pulgones, ácaros, lepidópteros, escarabajos, cochinillas, en diferentes cultivos (algodón, patata, hortalizas, fresa, olivo, etc.).
La presencia natural de Chrysoperla carnea en los agroecosistemas es un requisito previo para la adopción del método protector tanto en el manejo biológico como integrado de plagas. Además, la posibilidad de cría masiva de esta especie la hace especialmente interesante para su uso con el método de inundación.
Sin embargo, se debe enfatizar que la mortalidad de este insecto es alta en las larvas de 1ª edad, que representan la etapa más vulnerable. Entre los principales antagonistas naturales de Chrysoperla carnea se encuentran las hormigas que, en su acción defensiva general contra los pulgones, son de hecho activas tanto en la destrucción de la ovatura como en la eliminación de las larvas de las poblaciones de pulgones.
Sin embargo, el mayor factor de riesgo es el uso de tratamientos fitosanitarios químicos. La mayor sensibilidad se muestra hacia los insecticidas y acaricidas, mientras que los tratamientos con fungicidas son generalmente inofensivos, con la excepción del pirazofos.
Para la supervivencia de este depredador, y por tanto por su acción de contención de insectos potencialmente dañinos para algunos cultivos agrícolas, los insecticidas son los productos químicos de mayor impacto; de hecho este depredador es particularmente sensible a una amplia gama de principios activos, en fase de larva o adulto o ambos, incluyendo, en esta gama, tanto los de amplio espectro de acción como diversas sustancias con acción selectiva y, por tanto, teóricamente compatible con los principios del manejo integrado de plagas.
En particular, los insecticidas de amplio espectro, incluidos casi todos los ésteres fosfóricos y piretroides, son activos tanto en larvas como en adultos. Por esta razón, se debe evitar el uso de estos biocidas independientemente ya que generalmente son incompatibles con el manejo integrado de plagas. Solo unos pocos fosforgánicos son excepciones (por ejemplo, vamidotión), que muestran una toxicidad débil o moderada hacia los adultos.
Además, los insecticidas de nueva generación, que por su mecanismo de acción selectivo son principios de bajo impacto, pueden representar un factor de riesgo grave porque muchos de ellos son activos contra las larvas. Este problema es particularmente notable para los inhibidores de quitina de nitrógeno orgánico, generalmente utilizados en el control integrado contra larvas de lepidópteros y coleópteros. Estos principios activos actúan inhibiendo la biosíntesis de quitina y por tanto evitan la muda y la finalización del desarrollo post-embrionario de los fitófagos. Altamente tóxico resultó ser, por ejemplo, diflubenzurón, lufenurón, teflubenzurón, mientras que moderadamente tóxico es, por ejemplo, buprofezina.
En cuanto a los aceites blancos, por otro lado, muestran una baja toxicidad, incluso si son activos en particular sobre los huevos. En cualquier caso, deben excluirse los activados con fosforgánicos, dada la toxicidad general de estos últimos.
Luego se subraya que el uso de aficidos o, más generalmente, de insecticidas sistémicos, es el aspecto más importante, dada la estrecha asociación entre este depredador y los pulgones. Para estos insecticidas se deben tener en cuenta dos tipos de problemas: por un lado está el problema de la exclusión, a priori, de principios activos no selectivos (por ejemplo, imidacloprid, acefato, endosulfán, etc.) por otro lado está el de frecuente inducción de resistencia en poblaciones de áfidos. En general, por lo tanto, el alcance de uso de los aficides se reduce significativamente ya que los pocos ingredientes activos compatibles deben descartarse, debido a la continua existencia de fenómenos de resistencia, o limitarse a un tratamiento por año, para limitar el riesgo. para generar fenómenos de resistencia. Este problema surge en particular en el caso de fuertes infestaciones y actividad insuficiente de los auxiliares.
Entre los insecticidas biotecnológicos, se citan como tóxicos la rotenona y la abamectina, activos en particular en adultos. Bacillus thuringiensis merece una mención especial. La literatura menciona este insecticida biológico como compatible con el control biológico e integrado y su especificidad de acción en general lo hace inofensivo para los auxiliares. Sin embargo, se encontró una tasa de mortalidad del 66% en larvas de chrysopa alimentadas con larvas supervivientes de Ostrinia nubilalis criadas en maíz transgénico BT. Esta acción tóxica del maíz BT ha sido confirmada por algunos investigadores y podría representar un serio límite al uso de Bacillus thuringiensis en un contexto de compatibilidad en el control biológico realizado con el uso de crisopes en general. Sin embargo, cabe señalar que las comunicaciones relativas al papel de la toxina de Bacillus thuringiensis arrojan resultados contradictorios y no plenamente compartidos.
Finalmente, se enfatiza cómo el empobrecimiento de la biodiversidad ambiental, vinculado a las técnicas de cultivo intensivo y la eliminación continua de especies y ecosistemas espontáneos, va en detrimento de este depredador ya que todos los crisopos, como depredadores polífagos, se benefician enormemente de presencia de vegetación espontánea en los agroecosistemas, sobre la cual completar su ciclo en determinadas épocas del año. La fuerte especialización de cultivos, la eliminación de los setos, el deshierbe, son en general elementos que dificultan la propagación de los crisopos. Sin embargo, este es un concepto general que se enmarca dentro de los lineamientos generales relacionados con la producción integrada y, sobre todo, en la futura aplicación de la agroecología.
Para la difusión de Chrysoperla carnea en los ecosistemas de agujas, se pueden seguir dos métodos, a saber, el de lanzamientos de inundaciones y el de lanzamientos de inoculación.
Lanzamientos Flooding:
– para el uso de Chrysoperla carnea en lanzamientos de inundaciones, la efectividad varía según las diferentes condiciones, como el tipo de cultivo, la incidencia de factores de mortalidad, la intensidad de las infestaciones, etc. Los mejores resultados se obtienen utilizando larvas de 2ª edad en lugar de huevos, interviniendo en infestaciones de pulgones menores, operando en invernaderos o túneles. En este caso, el lanzamiento del depredador en la etapa de huevo es incierto ya que los huevos son fácilmente depredados por las hormigas y las larvas de 1ª edad están sujetas a una alta mortalidad por diversas causas. Las pruebas realizadas identifican como contexto operacional una intensidad de 80 huevos por metro cuadrado con una relación cuantitativa de 1 huevo de crisopa cada 1-4 pulgones. El lanzamiento del depredador, sin embargo, en la etapa de larva de 2ª edad ofrece mejores resultados ya que las larvas son más activas y superan mejor las condiciones adversas. En este caso, la reducción de la aleatoriedad también permite lances con porcentajes menores.
Lanzamientos de inoculación:
– El método de inoculación sirve para introducir este depredador en ambientes de los que ha desaparecido, por diversas causas, o simplemente para incrementar la población integrando el natural. Este método puede ser útil para combatir algunos fitófagos de huertos y olivares, contra ácaros, pulgones y cochinillas, o contra algunos lepidópteros en estado de huevo. Los lanzamientos de inoculación requieren densidades menores que los de inundación porque se asume que los adultos, una vez liberados por las larvas introducidas artificialmente, se reproducen aumentando la población. La condición, sin embargo, para que los lanzamientos de inoculación puedan ser efectivos es que se adopten las pautas que definen el método protector en su conjunto y que, sobre todo, hayan cesado las causas que han provocado una disminución de la población natural o su desaparición.
Finalmente, algunas sugerencias sobre el método de cría masiva. En general, la cría masiva de Chrysoperla carnea incluye tres líneas distintas:
1. Cría de la presa de reemplazo.
2. Crianza de las larvas.
3. Crianza de adultos.
Los insectos se comercializan en forma de huevos o larvas de 2ª edad. En el segundo caso, el precio es más alto, debido a los mayores costos de producción, pero el costo general de un lanzamiento permanece sustancialmente sin cambios ya que la densidad, expresada como el número de individuos por unidad de superficie, se reduce en promedio en un 75%. .

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *