Necesitamos una PAC 2021-2027 «Todos los hermanos»

Necesitamos una PAC 2021-2027 «Todos los hermanos»

La Política Agrícola Común, a pesar de lo sucedido, desde el Tratado de Roma hasta hoy, debe deshacerse de aquellas incrustaciones que no le permiten dar ese salto de calidad que se espera de la producción agrícola y del propio concepto de agricultura.
Esta política sigue firme en los principios, ya no adecuados, del artículo 39 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, a saber: “aumentar la productividad de la agricultura; asegurar un nivel de vida justo para la comunidad agrícola; estabilizar los mercados; garantizar la seguridad de los suministros; garantizar precios razonables para los consumidores «.
Un arte. 39 nace bajo la égida de una visión de la producción agrícola y la asignación de sus bienes en los mercados muy alejada de los principios más complejos que son inherentes a la naturaleza y que hoy ven a la Agroecología como el modelo para lograr este objetivo.
Una PAC que aún habla el lenguaje de la competitividad y del mercado sin entender que es este modelo de guerra sutil y encubierta el que ha contribuido a que los agricultores pobres sean cada vez más pobres en los países de las periferias y del tercer mundo.
Una PAC que sigue favoreciendo la agricultura intensiva que, como tal, al ser una norma al margen de los principios de la ecología social y la ecología natural, es un factor de empobrecimiento, no solo en términos económico-financieros sino sobre todo de ese patrimonio ecológico, único y verdadera riqueza disponible para la humanidad.
Una PAC que mira la prima de producción sin un criterio para «merecerla», y para merecerla ecológica y humanamente, es una PAC discriminatoria, hija de una Europa menor que todavía cree que habla por todos pero en realidad un elemento de discriminación entre pueblos y entre humanidad y naturaleza.
A pocos días de la Tercera Encíclica del Papa Francisco «Hermanos todos» firmada el 3 de octubre de 2020, en la que el eje temático está representado por la fraternidad y la amistad social, comenzando con reflexiones sobre la pandemia de COVID-19 de 2020 y que Desnudando ese descaro ya descubierto de una economía fuera de la Ética del Planeta, la PAC parece querer volver sobre viejos caminos y caminos oscuros.
Una PAC que no habla el lenguaje de «Todos los hermanos» sino de todo contra todos, competencia contra competencia, pueblos contra pueblos, humanidad contra naturaleza.
Una PAC que, en lugar de sumarse a la misma estrategia que el Farm to Fork de 18 de mayo de 2020 de la propia UE, quiere seguir gastando el dinero de los contribuyentes (casi 60.000 millones gastados cada año en subvenciones) mayoritariamente en un antiguo modelo de agricultura granjas intensivas e industriales. Ese modelo de agricultura que está empujando, como atestiguan numerosos estudios y más de 3600 científicos, muchas especies hacia la extinción y pérdida de biodiversidad, la contaminación del agua y del aire, la extracción excesiva de agua y que contribuye , predominantemente, a la crisis climática. Baste decir que desde 1980, la UE ha perdido el 57% de sus aves agrícolas, así como mariposas, abejas y otros polinizadores, que también están en grave declive.
Esto se debe a que las políticas agrícolas europeas no dicen «Todos los hermanos», sino que fomentan el uso indiscriminado de un modelo agrícola que, para poder sostenerse, debe utilizar sustancias de probada peligrosidad y venenos y técnicas ahora inapropiadas.

Un modelo agrícola, científica y éticamente impensable donde, a la reacción de la naturaleza al error ecológico de la producción intensiva, respondemos con el criterio «Todos contra todos», la humanidad contra los insectos, contra las aves, contra las especies no deseadas, contra cualquiera que se oponga a un criterio colonialista. de la economía que ha muerto está enterrada y que no ha entendido nada del primer semáforo en rojo que se encendió en el salpicadero del Planeta Tierra: COVID-19; Luz roja de un complejo sistema integrado que desequilibrios ecológicos, devastación territorial, homologación de sistemas, etc., han provocado un cortocircuito.
Entonces, si por un lado el Farm to Fork, emitido por el otro lado de la UE (y aquí uno se pregunta si la mano derecha no sabe lo que hace la izquierda), en resumen:
– reducir el uso de plaguicidas en un 50% y aumentar la tierra cultivada orgánicamente en un 25%; reducir el uso de plaguicidas en un 50% y de fertilizantes en un 20% para 2030; reducir en un 50% el consumo de antibióticos para granjas y acuicultura; Incrementar en un 25% las superficies de cultivo ecológico.
Por otro lado, entre las propuestas más dañinas la de:
– no dar un espacio real a la naturaleza en las granjas en lugar de establecer el objetivo de al menos el 10% de las áreas para la protección de la biodiversidad, mediante la creación de estanques, setos y pequeños humedales, como exige la Estrategia de Biodiversidad 2030 de la UE.
Pero no todo es una PAC que no habla el idioma de las necesidades alimentarias de sus habitantes, es una PAC hecha solo para grandes grupos y para distribución a gran escala; hecho para el mercado pero no para la comida.
No hay señal para ese criterio de soberanía alimentaria que, entre sus principios, insiste en la necesidad de una transición a un sistema agroalimentario que proporcione alimentos saludables, nutritivos, convenientes y distribuidos localmente; de ese sistema agroalimentario resultante de la adaptación de la historia y la humanidad a sus territorios; fruto de tradiciones, armonía, cultura, arte y vínculos con la naturaleza, que esta PAC ve como plana y sin protagonismo.
Una Unión Europea que, según proclamas, quiere combatir la contratación ilegal y que luego la crea con su sistema de homologación, la alimenta, sin, hasta la fecha, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (nacido en 1952 y quizás también ahora fechado) ha hecho al menos observaciones.
Llegados a este punto, para no hacer un examen crítico exclusivo de los defectos observados en el ya desgastado marco de la PAC, ahora también debilitado por el Brexit, esperamos que comencemos a discutir (y por tanto a operar) concretamente sobre pautas que vean a la PAC privilegiando acciones para favor:
– la salubridad y la calidad nutricional de los alimentos (como derecho inalienable de los pueblos), la reducción del uso de productos químicos sintéticos, el fomento de técnicas para mejorar la calidad de los suelos, un aumento de la biodiversidad en las explotaciones agrícolas (sin los cuales la agroecología es un modelo inalcanzable), los servicios ecosistémicos de la agricultura, el bajo consumo de combustibles fósiles, el mantenimiento de la fertilidad química y bioquímica de los suelos y, sobre todo, un tema que no ha sido completamente abordado, apoyando la compartir y difundir conocimientos sin los cuales no se puede alcanzar el paradigma agroecológico.
En pocas palabras, esperamos una PAC de transición, no una PAC de estabilidad del sistema, porque el actual sistema agroalimentario es todo menos estable y, sobre todo, cualquier cosa menos sincrónico con la lógica de la Naturaleza.
Una PAC de transición hacia un sistema alimentario más equitativo, quizás todavía imperfecto, pero que deja claro que el largo camino por recorrer, pero del que tenemos poco tiempo para recorrer, nos da la esperanza de que la Política dejará el camino de «todos en contra todos ”para emprender el de“ Todos los hermanos ”.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *