Gonioctena fornicata

Gonioctena fornicata

Alfalfa chrysomela (Gonioctena fornicata (Brüggemann, 1873)) es un escarabajo perteneciente a la familia Chrysomelidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Reino Animalia, Subarign Eumetazoa, Ramo Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclase Hexapoda, Classe Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte Endopterygota, Superorden Oligoneoptera, Sección Colederopterooptera Cucujiformia, superfamilia Chrysomeloidea, familia Chrysomelidae, subfamilia Chrysomelinae y, por lo tanto, al género Gonioctena y a la especie G. fornicata.
Dentro de esta especie, se reconoce la subespecie:
– Spartoxena fornicata fornicata (Bruggemann, 1873).
Los términos son sinónimos:
– Phytodecta fornicata.
– Spartoxena fornicata.

Distribución geográfica y hábitat –
La alfalfa chrysomela es un insecto muy extendido en una amplia gama que incluye: Italia, sur de Rusia, Albania, Bosnia, Croacia, República Checa, Bulgaria, Grecia, Macedonia del Norte, Rumania, Yugoslavia, sur de Polonia, Ucrania, Turquía y Cáucaso.
El escarabajo se alimenta de hojas y tallos tiernos de alfalfa y otras leguminosas forrajeras.

Morfología –
El adulto de Gonioctena fornicata se reconoce por tener dimensiones, en la etapa adulta, de unos 6-7 mm de largo y con una librea con cabeza negra, protórax y élitros rojos; además, en el protórax hay dos puntos negros, mientras que en los élitros hay cinco.
Las larvas son de color amarillo grisáceo, moteadas con motas negras en el dorso y los costados, y tienen 3 pares de patas torácicas.

Actitud y ciclo de vida –
La Gonioctena fornicata pasa el invierno como adulta, resguardada en lo profundo del suelo. Este escarabajo, llegado a principios de primavera, reaparece en la etapa adulta.
Después del apareamiento, las hembras generalmente ponen sus huevos en la parte inferior de las hojas, en pequeños grupos.
El desarrollo de las larvas se completa en aproximadamente 3-4 semanas y cuando están maduras se mueven al suelo y pupan. Los adultos que parpadean llegan a las plantas para alimentarse de hojas y tallos más suaves de alfalfa y otros cultivos forrajeros; al poco tiempo se refugian en el suelo, donde pasarán el invierno, para reaparecer en la primavera siguiente.
Por lo tanto, esta especie produce solo una generación por año.

Papel ecológico –
Tanto las larvas como los adultos de alfalfa chrysomela, en condiciones de alta infestación, pueden causar daños al alimentarse royendo las hojas y los tallos más tiernos de alfalfa y otros forrajes.
Normalmente no se sugiere el control químico con insecticidas, pero no obstante se han realizado pruebas. Desafortunadamente, la aplicación de campo de Bacillus thuringiensis subs. tenebrionis (BtT) no es posible debido a la falta de registro (por ejemplo, en Italia). La buena eficacia de la preparación de BtT en adultos y larvas se ha probado en el laboratorio. El control microbiano con BtT podría ser de gran utilidad en campo abierto de alfalfa, por el contrario se deben evitar los insecticidas químicos (p. Ej. Neonicotinoides, etc.) debido a los efectos secundarios negativos sobre insectos benéficos (muy numerosos en alfalfa).
En cualquier caso, solo intervenimos en caso de infestaciones graves, contra los adultos invernantes en marzo-abril en el reinicio vegetativo.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *