Cómo se propaga la palma de coco

Cómo se propaga la palma de coco

La palma de coco (Cocos nucifera L., 1753) es una planta de la familia Arecaceae originaria de las áreas tropicales del sudeste asiático ubicadas en el Océano Pacífico como Filipinas y en las zonas costeras de la India.
Esta especie tiene más de 80 variedades que se dividen básicamente en dos grandes categorías, de características bastante homogéneas: la alta y la enana. Esta división no es rígida y hay variedades que no entran en ninguna categoría.
Las variedades altas son generalmente alógamas, mientras que las variedades enanas son autofocales.
Propagación de la palma de coco –
Para la multiplicación de esta palma es necesario obtener un coco aún completo, que aún se envuelve en la cáscara semi-leñosa que, en cambio, se retira para consumir estos frutos.
Luego, la nuez debe enterrarse la mitad o un tercio de su volumen en un suelo muy bien drenado, que contenga un buen porcentaje de arena y material grueso.
La germinación ocurre con la producción de un austorio que se desarrolla dentro de la semilla formando un tejido carnoso llamado pomo, y en el lado opuesto se forma el cotiledón que sale de la cáscara por uno de los poros (ojos), dando lugar a la yema de la cual se desarrolla el tallo con las hojas y las raíces.
Dadas las premisas, por lo tanto, es recomendable hacerse con un coco que ya haya germinado ya que, como se mencionó, las nueces en el mercado no están intactas y por lo tanto ahora estériles.
Para una germinación y enraizamiento óptimos, la temperatura ideal debe rondar los 26/28 ° C; por eso, sobre todo, lejos de su hábitat, el mejor momento para poner en práctica esta operación es el de verano.
Durante la fase de germinación el sustrato debe mantenerse constantemente húmedo y la emisión de nuevos brotes debe aparecer después de unos 3 meses.

En zonas templadas, fuera de su rango, el cocotero, para poder germinar y vegetar bien, necesita un ambiente protegido con una temperatura constante y, si es necesario, con la ayuda de lámparas adecuadas o sistemas de calefacción para mantener la temperatura ideal.
Una vez germinada y bien enraizada, la palma de coco se debe plantar en un suelo ligero, suave y bien drenado; esto es para asegurar a la planta un buen grado de humedad evitando el estancamiento persistente del agua, que podría causar una peligrosa pudrición. Además, cabe destacar que al cocotero no le gustan los suelos calcáreos, sino que prefiere los que tienen un buen porcentaje de turba.
Si decide cultivar (con fines ornamentales) esta planta en maceta, debe hacerlo en macetas grandes y profundas y es bueno intervenir con trasplantes periódicos, en primavera, utilizando un compuesto formado por turba, arena, tierra, lapilli o piedra triturada y humus.
En referencia a las posibles adversidades, se enfatiza que los cocos apenas se ven afectados por parásitos o enfermedades, a excepción de algunas cochinillas, pero en casos raros.
Debido a las características climáticas del Mediterráneo, se hace difícil cultivar la palma de coco con fines productivos.
Los cocos, en cambio, representan, en las zonas de origen, una de las principales fuentes de ingresos de los países productores, ya que producen una infinidad de productos utilizados y apreciados también en los países occidentales.
Sin embargo, también se utilizan otras partes de la planta, como las hojas, con las que se hacen cestas, cubiertas de techo, etc. o las yemas terminales de la planta ahora adulta que constituyen una excelente col-palmera, o la savia azucarada que se hace brotar con cortes apropiados de algunas inflorescencias y de la que se obtiene una bebida alcohólica conocida como Toddy o vino de palma.
El coco se utiliza en su totalidad, como fruto o en sus partes: las fibras del mesocarpio, la leche, la almendra o pulpa, la cáscara. De la pulpa, rica en grasas, se extrae el aceite de coco, utilizado en la industria alimentaria y del jabón.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *