Cómo se propaga la Moringa

Cómo se propaga la Moringa

La moringa o rábano picante (Moringa oleifera Lam., 1785) es una planta que pertenece a la familia Moringaceae y es originaria del este de la India, se cree que se encuentra en las estribaciones de la cordillera del Himalaya de Uttar Pradesh. La especie está muy extendida y cultivada en todo el cinturón tropical y ecuatorial del planeta.
Es una planta resistente a la sequía que puede desarrollarse en una amplia variedad de suelos, incluso pobres, y en suelos estériles; en suelos de buena fertilidad y moderadamente irrigados puede tener un crecimiento notable.
No tiene requisitos particulares de suelo, ya que tolera suelos con un valor de pH que varía de 4.5 a 9.0; se desarrolla y puede dar frutos en el primer año de plantación con abundante crecimiento foliar.
El único requisito es que esta planta necesita absolutamente un suelo bien drenado, ya que no puede tolerar suelos inundados o asfixiados.
En cuanto a su multiplicación, ésta puede realizarse tanto por siembra como por corte.

Propagación por semilla –
La siembra de Moringa oleifera generalmente se lleva a cabo directamente en campo abierto. El suelo debe estar bien trabajado hasta 30 cm de profundidad para permitir que la raíz se desarrolle sin encontrar obstáculos.
El procedimiento es el siguiente:
Las semillas de moringa deben enterrarse a una profundidad de 2 cm; compacta el suelo con las manos, riega bien el suelo y mantenlo constantemente húmedo hasta que aparezcan los cogollos, que suelen aparecer en un período de entre 15 y 20 días. Las plántulas deben regarse diariamente hasta que alcancen una altura de unos 45 cm. Posteriormente, el riego debe realizarse solo una vez por semana. Posteriormente, cuando las plantas de Moringa oleifera han alcanzado una altura de 90 cm, se pellizcan las puntas para estimular la producción de ramas laterales. En cuanto a la disposición, si desea crear un seto muy denso, las semillas de Moringa deben colocarse en una fila a una distancia de al menos 40 cm entre sí.

Propagación por esquejes –
La propagación por esquejes, al ser un sistema de multiplicación agámica, permite obtener plantas idénticas a la original, que desde el primer año, a diferencia de las obtenidas a partir de semillas, producirán flores y frutos.
Para proceder con la preparación de los esquejes, se seleccionan las ramas más vigorosas y sanas de al menos 5 cm de espesor; luego, con tijeras bien afiladas y desinfectadas, se cortan piezas de 40 – 60 cm de largo en un ángulo de 45 °. Las porciones de los esquejes obtenidos se dejan secar al aire; finalmente, se entierran hasta una profundidad de 20-25 cm; en este punto se riegan hasta que aparezcan nuevas hojas, cuidando de tratar las plantas jóvenes con los riegos indicados anteriormente.
Por último, se destaca que a la Moringa oleifera no le gusta trasplantar y evitar daños graves y por ello generalmente se siembra directamente en el suelo. La plantación de plantas compradas en viveros se realiza generalmente cuando el sistema radicular es lo suficientemente fuerte y la parte aérea tiene al menos 80-90 cm de altura.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *