Vitamina N

Vitamina N

El ácido lipoico o ácido tióptico, también conocido como vitamina N, es un ácido orgánico cuyo término en la nomenclatura de la IUPAC es: ácido (R) -5- (1,2-ditiolan-3-il) pentanoico.
El ácido lipoico fue aislado por primera vez en 1951 a partir de extractos de hígado por los dos bioquímicos estadounidenses L. J. Reed e I. C. Gunsalus quienes lograron obtener sólo unos pocos mg a partir de grandes cantidades de hígado.
El ácido lipoico es una pequeña molécula anfipática formada por ocho átomos de carbono, dos de oxígeno en el grupo carboxilo y dos de azufre. En la naturaleza existe en dos formas, como un disulfuro cíclico (forma oxidada) o como una cadena abierta con el nombre de ácido dihidrolipoico, que muestra dos grupos sulfhidrilo en la posición 6 y 8. Sin embargo, las dos formas son fácilmente interconvertibles mediante reacciones redox. El ácido lipoico participa en varios mecanismos antioxidantes como la reducción de glutatión (GSH) y ácido ascórbico. La vitamina C reducida reactiva la vitamina E oxidada (radical cromanoxilo), reduciéndola a tocoferol (vitamina E activa).
El ácido alfa lipoico puede sufrir reacciones redox y actuar como portador de electrones o grupos acetilo. Es altamente absorbible a través de la membrana celular, ejerciendo su acción antioxidante dentro y fuera de la célula.

Además, desde un punto de vista bioquímico, el ácido lipoico es cofactor de numerosas enzimas que intervienen en la descarboxilación oxidativa del piruvato y otros cetoácidos, siendo continuamente regenerado. También juega un papel importante en el control de la glucosa y en la prevención de enfermedades como cataratas y accidentes cerebrovasculares.
Además, el ácido lipoico es un nutriente lipídico con fuerte poder antioxidante (también favorece la regeneración del Ácido Ascórbico, o Vitamina C) y con cierta versatilidad ya que tiene la característica de ser soluble en grasa y en agua. El ácido lipoico también mejora el transporte de glucosa dentro de las células, manteniendo el equilibrio o restableciendo sus valores correctos en la sangre, y facilita la velocidad y funcionalidad de la comunicación nerviosa; finalmente, ayuda en el caso de las cataratas, regenerando el Glutatión, un antioxidante presente en el líquido ocular.
El ácido lipoico está contenido en alimentos como: carnes rojas, hígado, patatas, verduras (brócoli, lechuga, espinaca).

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.

Sugerimos esta compra


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *