Popillia japonica

Popillia japonica

El escarabajo japonés o escarabajo japonés (Popillia japonica Newman, 1841) es un insecto perteneciente a la familia Scarabaeidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, Subarign Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Classe Insecta, Subclase Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneopteoptera, Suborder Colederroptera, Scarabaeiformia, superfamilia Scarabaeoidea, familia Scarabaeidae, subfamilia Rutelinae, tribu Anomalini y, por tanto, al género Popillia y a la especie P. japonica.

Distribución geográfica y hábitat –
El escarabajo japonés es un insecto nativo de una zona de Japón que incluye las regiones de Hokkaidō, Honshū, Shikoku y Kyūshū.
Más tarde se extendió mucho más allá de las fronteras japonesas y ahora está presente en el noroeste de Italia, China, Rusia (Islas Kuriles), Portugal (Azores), Canadá (región de Québec al sur de Montreal, parte sureste de la provincia de Ontario, a orillas del río St. Lawrence, parte suroeste de la misma provincia, en la zona que limita con los lagos Huron, St. Clair y Erie) y Estados Unidos.
Su introducción en los Estados Unidos parece haber ocurrido a través de larvas contenidas en los bulbos de las plantas de iris.
En este país su primera aparición es en 1916, en Riverton, en el estado de Nueva Jersey. En 1918, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y las autoridades del estado de Nueva Jersey intentaron combatir esta especie, pero la infestación se encontraba en una etapa tan avanzada que las técnicas disponibles en ese momento resultaron ineficaces.
En 1932, el escarabajo japonés ya se había extendido hacia el oeste a varios otros estados al este del río Mississippi (excepto Florida) y a Wisconsin, Minnesota, Iowa, Missouri, Nebraska, Kansas, Arkansas y Oklahoma.
Ya en 1967, el escarabajo estaba presente en 19 estados con infestaciones grandes o graves y en otros 4 con infestaciones limitadas o aisladas.
Esta difusión se debió a la presencia de un clima favorable, la amplia disponibilidad de plantas hospedantes, la falta de enemigos naturales y la expansión de las áreas de césped, que constituyen el ambiente ideal de reproducción de esta especie.
En Europa se encontró por primera vez en el verano de 2014, en Italia, cerca del río Ticino en ambas orillas (en Lombardía y Piamonte), y el área infestada se ha expandido progresivamente. En 2017 se encontró en la Suiza italiana.
Popillia japonica es una especie polífaga que infesta y destruye céspedes, plantas silvestres, frutales y ornamentales y cuya difusión se está expandiendo.
En los Estados Unidos se informa sobre unas 300 especies de plantas y se considera nocivo en más de 100 plantas, tanto espontáneas como cultivadas, incluidos árboles frutales (fruta de pepita, fruta de hueso), vid, avellana, frutos pequeños, esencias forestales (lima, nuez negra, arce). , haya, abedul, aliso), cultivos de campo abierto (maíz, soja, alfalfa), hortalizas (p. ej. tomate, frijoles, espárragos, calabacines) y cultivos ornamentales (p. ej. rosa, dalia).

Morfología –
El escarabajo japonés se reconoce en estado adulto por su forma ovalada, con una longitud de 8 a 11 mm y una anchura de 5 a 7 mm. El cuerpo y el pronoto tienen un color verde metálico brillante, con élitros de color bronce o cobre que no cubren completamente el abdomen, que por debajo tiene bandas de pelo blanco-grisáceas (llamadas setas), visibles también al observar animales de lado.
Tiene 5 parches de pelos blancos a cada lado del abdomen y un par de los mismos en el último segmento abdominal que permite distinguirlo de todos los demás escarabajos de apariencia similar.
Tiene un dimorfismo sexual con los machos generalmente un poco más pequeños que las hembras; cuando están posados ​​mantienen el segundo par de patas extendidas y tienen espolones tibiales puntiagudos, mientras que en la hembra son redondeados.
En ambos sexos, las antenas suelen estar dobladas y ocultas, pero cuando los insectos perciben un olor o feromonas interesantes, se abren sobre ellas estructuras similares a los pequeños pétalos de una flor, que se denominan laminillas.
Los huevos recién puestos pueden ser esféricos, elipsoidales o ligeramente cilíndricos y, por regla general, tienen un diámetro de alrededor de 1,5 mm. Su color varía de transparente a blanco cremoso, con pequeñas áreas hexagonales visibles en la superficie. Durante el desarrollo del embrión, el huevo aumenta de tamaño hasta duplicar su volumen y adoptar una forma casi esférica.
Las larvas tienen una consistencia de color blanco cremoso transparente y sus cuerpos están salpicados de largos cabellos castaños mezclados con espinas más cortas y puntas romas. Su cabeza es de color marrón amarillento con mandíbulas oscuras. El cuerpo está formado por 3 segmentos torácicos y 10 abdominales. Cada segmento torácico lleva un par de patas segmentadas. La acumulación de materia fecal dentro de la parte terminal del intestino (proctodeus) puede dar un color grisáceo oscuro al extremo posterior del abdomen.
En la fase de reposo, las larvas adoptan una forma de plegado en C, como en otros Scarabaeidiae.
Después de la última etapa larvaria se produce la transformación en pupa que tiene lugar dentro de una celda compuesta de tierra que es construida por la última etapa larvaria. La pupa mide aproximadamente 14 mm de largo y 7 mm de ancho, con un color que va del amarillo cremoso pálido al verde metálico, según su edad.

Actitud y ciclo de vida –
El escarabajo japonés tiene un ciclo de vida que se da en un año, excepto en las zonas frías donde puede completar el ciclo en 2 años.
La aparición de los adultos, el período de oviposición y la duración del desarrollo posterior varían con la latitud, con la altitud y con fluctuaciones incluso de un año a otro. Los adultos emergen en mayo en las regiones de clima más cálido y en junio – principios de julio en las porciones más al norte de la gama.
Los machos aparecen unos días antes que las hembras pero la relación entre los sexos se mantiene siempre en paridad.
El apareamiento comienza poco después de la apariencia adulta, cuando las hembras vírgenes liberan potentes feromonas sexuales que atraen inmediatamente a un gran número de machos. En este punto los machos llegan en masa y se agregan alrededor de las hembras receptivas formando grupos que se denominan bolas, aunque en esta condición el apareamiento es difícil.
Popillia japonica elige el sitio de oviposición de acuerdo con la distancia de las plantas hospedadoras de las larvas y las condiciones de la cubierta del suelo. En las zonas suburbanas, donde el césped es abundante y la mayoría de los escarabajos adultos se alimentan de árboles, arbustos y viñedos, los huevos se depositan en plantas herbáceas cercanas e incluso si ponen la mayoría de sus huevos en pastos, prados o campos de golf, algunos de ellos se pueden depositar en los campos cultivados. En particular, durante los veranos secos, cuando los pastos son duros y secos, los escarabajos suelen buscar campos tanto sin cultivar como cultivados con suelo húmedo y blando.
El momento de la deposición ocurre con la hembra cavando en el suelo hasta una profundidad de 5-10 cm y depositando de 1 a 3 huevos individualmente; después de lo cual emerge nuevamente del suelo después de un día o, a veces, después de 3 o 4 días y comienza a alimentarse y aparearse nuevamente.
Una hembra puede entrar al suelo más de 16 veces durante su vida y poner de 40 a 60 huevos.
El período de eclosión de los huevos es de 10 a 14 días.
La primera etapa larvaria se alimenta durante 2-3 semanas de las raicillas que encuentra en las cercanías del sitio de eclosión y luego hace la primera muda.
La segunda etapa continúa alimentándose durante otras 3-4 semanas y luego muda. La mayoría de las larvas alcanzan la tercera etapa larvaria cerca del otoño, cuando la temperatura del suelo disminuye gradualmente. La actividad de las larvas se detiene cuando la temperatura alcanza alrededor de 10 ° C y la mayoría de ellas invernan como una tercera etapa a una profundidad de 5-15 cm. Con el inicio de la primavera las larvas regresan a las raíces de las plantas para comenzar a comer nuevamente y después de 4-6 semanas están listas para convertirse en pupas. Este proceso ocurre cerca de la superficie del suelo y dura de una a tres semanas. La etapa adulta emerge del suelo a partir de mediados de mayo, en áreas de clima más cálido, y de junio a julio en regiones más frías.
El promedio de vida de Popillia japonica está influenciado por la temperatura predominante en los ambientes de vida: es relativamente corta en regímenes cálidos y relativamente larga en regímenes fríos con variaciones que van de 9 a 74 días en machos y de 17 a 105 días en hembras.
Los adultos de este escarabajo realizan erosiones más o menos intensas en las hojas (generalmente se conservan las venas), las flores y también los frutos. Debido a un marcado comportamiento gregario es posible encontrar decenas o cientos de insectos en una sola planta o en un grupo de plantas cercanas con la intención de alimentarse, provocando graves daños en muy poco tiempo, mientras que otras plantas de la misma especie a corta distancia quedan ilesas. Por otro lado, las larvas, que se alimentan a expensas de las raíces, preferiblemente pastos, en presencia de altas infestaciones son particularmente dañinas para el césped (por ejemplo, campos de golf, jardines) y para prados y pastos, tanto por la aparición de extensas áreas de vegetación como se vuelven amarillas y luego se secan, tanto por el daño que provocan las excavaciones de los topos como por las aves que se alimentan a costa de las larvas en el suelo.

Papel ecológico –
Popillia japonica no es un problema en Japón ya que los enemigos naturales de la especie mantienen sus poblaciones bajo control.
Introducido en cambio, como se mencionó, accidentalmente en los Estados Unidos alrededor de 1911, demostró ser particularmente nocivo en un gran número de plantas cultivadas y espontáneas, por lo que en la legislación fitosanitaria se incluye entre los organismos de cuarentena (Directiva 2000/29 / CEE y smi ) cuya introducción y difusión en el territorio de la Unión Europea debe prohibirse.
Las intervenciones para combatir este escarabajo deben implementarse con trampas que contengan un doble atrayente consistente en un cebo alimenticio y una feromona específica.
La intervención con productos sintéticos contra adultos puede ser una solución solo si se trabaja en contextos específicos como un cultivo específico o un vivero; viceversa, especialmente si se encuentra en ambientes naturales, como bosques, el uso de insecticidas no es práctico tanto por las limitaciones legislativas como por la extensión que normalmente tienen estas áreas. Tenga en cuenta que de conformidad con el art. 17 del L.R. norte. 20 de 08/03/1998 se prohíben los tratamientos con productos fitosanitarios (insecticidas, herbicidas y fungicidas) nocivos para las abejas en cultivos arbóreos, herbáceos, ornamentales y espontáneos durante el período de floración.
En cuanto a la lucha microbiológica, se reporta la experiencia realizada en Estados Unidos entre 1920-1933; período en el que se lanzaron 49 especies de enemigos naturales.
De estos, solo unos pocos, como Tiphia vernalis e Istocheta aldrichi, se han asentado y ninguno ha demostrado ser capaz de ejercer una acción de control altamente eficaz sobre el escarabajo. También en los Estados Unidos, se ha probado el uso de numerosos agentes microbiológicos contra las larvas, incluidas las bacterias Paenibacillus popilliae y P. lentimorbus (agentes de la enfermedad llamada enfermedad lechosa cuando las larvas infectadas adquieren un color lechoso) y un Bacillus thuringiensis var. japonensis. Además, también se evaluó la acción de hongos (Metarhizium anisopliae, M. robertsii, Beauveria bassiana) y nematodos (Steinernema glaseri, S. kushidai, Heterorhabditis bacteriophora).
Desafortunadamente, el uso de todos estos agentes biológicos ha encontrado grandes límites en la práctica debido a la producción de formulaciones efectivas, las condiciones particulares de distribución (requieren altos niveles de humedad en el suelo) y los altos costos para el tratamiento de grandes superficies.
Por tanto, se cree que la contención frente a Popillia japonica debe ser sometida aún más a fases de estudio en las que se pongan en práctica técnicas agroeocológicas con la creación de asociaciones más eficientes, diversificación de especies vegetales, con aumento de la biodiversidad, presencia de setos que separen las distintas campos, diferentes técnicas de labranza del suelo, etc.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *