Cómo se propaga la Piña

Cómo se propaga la piña

Ananá o ananá (Ananas comosus (L.) Merr.) Es una planta de la familia Bromeliaceae, originaria de América del Sur y en particular de Brasil, Bolivia y Paraguay.
Como ocurre con muchas plantas, también existen diferentes variedades de Anans que se diferencian en sus hojas espinosas o no espinosas, en el tamaño y forma del fruto, en el sabor más o menos agridulce o ácido.
Entre las variedades más reconocidas recordamos: Abacà, Black and Red Jamaica, Cayenne con o sin espinas, Green y Red Ripley, Puerto Rico, Red Spanish.
En cuanto a la técnica de cultivo, a la que se hace referencia en la siguiente hoja, en algunos países se cultiva al nivel del mar, en otros hasta alturas considerables. No necesita suelos profundos (pero deben estar bien drenados) ya que las raíces son superficiales. Necesita un clima constantemente cálido y sufre bajadas de temperatura.
En este aporte aclararemos en detalle la técnica de propagación y multiplicación de la piña.
Digamos enseguida que la planta se multiplica por medio de los vaciados o chupones que se producen en la base o las yemas de la corona del fruto.

Multiplicación por retoños –
En esta técnica, en el período primaveral, se pueden tomar los chupones que se forman en la base de la planta madre con todas las raíces. Por lo tanto, cada ventosa debe colocarse en una sola maceta en un suelo compuesto por dos partes de tierra orgánica y una de arena.
Una vez plantado, se cultiva como para plantas adultas. Debe recordarse que los chupones florecen después de aproximadamente dos o dos años.

Multiplicación por mechón de hojas –
En esta técnica se especifica que el mechón de hojas se puede sacar de la piña y echarle raíces. Esta técnica consiste en cortar el mechón de hojas de una piña grande; esta debe ser sana y fresca y el corte debe hacerse con un cuchillo afilado. Posteriormente, se retiran las hojas que están más abajo y se coloca el mechón en una jarra para que la base toque la superficie del agua para hacerla enraizar. Durante el período de enraizamiento, el nivel del agua debe mantenerse siempre constante, por lo que debe controlarse diariamente.
Después de un período de 1-2 semanas veremos aparecer las primeras raíces. En este punto hay que esperar a que estos alcancen una longitud de unos dos centímetros después de lo cual se puede realizar el trasplante a un jarrón, cuidando siempre de colocar algún escombro drenante en la base de este; alternativamente se puede trasplantar al suelo y éste debe tener un excelente drenaje pero también un buen aporte de sustancia orgánica.
Como alternativa a este sistema de multiplicación, después de cortar el mechón de hojas, se deja secar la base durante 5-6 días. Después de lo cual descansa sobre la superficie de un suelo húmedo y mantiene el suelo constantemente húmedo colocándolo en un área con temperaturas alrededor de 22 ° C y en un ambiente con mucha luz.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *