Alimentación y ética

Alimentación y ética

De todas partes, con la FAO a la cabeza, escuchamos que la cuestión de los alimentos y su disponibilidad jugarán un papel cada vez más fundamental en el futuro del mundo.
Según el informe de las Naciones Unidas – Revisión de las perspectivas de la población mundial de 2019 – se espera que la población mundial aumente en 2 mil millones de personas durante los próximos 30 años, de los actuales 7,7 mil millones a 9,7 mil millones en 2050.
En 2030, habrá 8.500 millones en la Tierra, en comparación con los 7.700 millones actuales. Para luego llegar a 9,7 mil millones en 2050 y 11,2 mil millones de personas al final del siglo. Estos son los datos más importantes de las Naciones Unidas sobre el crecimiento de la población mundial.
Un puñado de estados contribuirán más al crecimiento de la población, incluida India, que se convertirá en el país más poblado del mundo en unos pocos años, superando así a China. Nigeria superará a Estados Unidos y se establecerá como el tercer país más poblado del mundo para el año 2050. Indonesia y Pakistán, finalmente, se unirán al club de países con más de 300 millones de habitantes, con lo que la membresía será de seis.
En general, entre ahora y 2050, la mitad del crecimiento de la población total se producirá en nueve estados: la República Democrática del Congo, Etiopía, Tanzania, Uganda, India, Nigeria, Pakistán, Estados Unidos e Indonesia. China permanece fuera y, siguiendo la política del hijo único, ha bloqueado el crecimiento de la población para las próximas generaciones.
Un dato significativo se refiere a África, que registrará la tasa de crecimiento más alta de todos los continentes, alcanzando el 50 por ciento de la tasa total durante los próximos 35 años.
En el contexto de estos rápidos cambios (históricamente), las políticas alimentarias nacionales e internacionales siguen siendo muy evanescentes.
Si bien la Agenda 2030, para el desarrollo sostenible, le dedica los primeros objetivos y los conecta con todos los demás, el dominio de las leyes del mercado y también la visión de élite de algunos alimentos (vinos, comidas finas y frutas, etc.) parecen queriendo escapar de una realidad tan antigua como la montaña: la alimentación es un bien al que todos deben tener libre acceso, en el derecho y la justicia de este recurso.
No en vano la introducción del concepto de Soberanía Alimentaria (término acuñado por los integrantes de Vía Campesina en 1996) debe llevar a la economía y los mercados a un control político necesario para que cada pueblo, en el contexto de la producción y consumo de alimentos, sea de sus propias reglas.
En cambio, asistimos cada vez más, incluso a nivel de planificación de inversiones, incluso en Europa, a un concepto de exaltación de los mercados como panacea para la resolución del gran mal que une la producción agrícola y la alimentación.
La producción agrícola y el derecho a la alimentación sufren una gran adulteración dictada por grandes intereses económicos, y por tanto políticos, que determinan dos frentes de guerra que ahora podríamos definir (junto con el acaparamiento de recursos energéticos) como la tercera guerra mundial. Una guerra librada con sistemas más complejos, y algunos lamentablemente también tradicionales.
75 años después del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa (el 8 de mayo de 2020 fue el aniversario del Día de la Victoria en Europa), decenas de conflictos armados siguen cobrando víctimas en todo el mundo: cientos de miles, un número en continuo crecimiento y que también concierne a niños, mujeres y ancianos y, sobre todo, a los grupos más pobres.

Un escenario que parece pasar ante la mirada de todos, los occidentales en mente.
Por si fuera poco, la homofobia también crece para estos desafortunados habitantes de la Tierra que han tenido la desgracia de nacer solo en el lugar equivocado y de buscar refugio entre aquellos pueblos cuyas políticas (políticas permisivas, liberales y colonialistas) provocan y permiten todo esto. .
Sin embargo, estos pueblos escapan a todos esos crímenes sancionados por el liberalismo moderno:
– acaparamiento de tierras (acaparamiento de tierras);
– Uso de biocidas en agricultura;
– Incendios para la deforestación de residentes y para el establecimiento de formas de agricultura intensiva;
– Políticas distorsionadas de los fondos de inversión;
– Mercado libre sin reglas;
– Corporales ordinarios y menores;
– acaparamiento de recursos hídricos;
– Desperdicio ilógico de alimentos;
– Etcétera etcétera..
La solución a estos males sólo puede ser política y, más que nunca, debe revestirse de una Ética, sin la cual no nos sentimos pertenecientes a ninguna ideología si no lleva este vestido.
Aquí no se puede dejar de seguir el ejemplo de esa obra maestra que es la Encíclica Laudato si ‘del Papa Francisco que, aunque publicada en 2015, solo ha visto recaídas tímidas en el ámbito social y político.
Una revolución copernicana que se mira con desdén (en el mejor de los casos) y con indiferencia (en el peor de los casos).
Para darse cuenta del valor de esta encíclica basta con desplazarse por los más de 200 párrafos que componen el documento.
Entre los problemas que cita la Encíclica, la «cultura del descarte» que conduce a la producción excesiva de residuos y la necesidad de garantizar a todas las personas el acceso al agua potable y segura como «derecho humano esencial, fundamental y universal». De estas premisas nace la atención a los sistemas de cultivo tradicionales, valorados positivamente por ser menos contaminantes. «Existe una gran variedad de sistemas alimentarios agrícolas y de pequeña escala que continúan alimentando a la mayor parte de la población mundial, utilizando una porción menor de tierra y agua y produciendo menos desechos, tanto en pequeñas parcelas agrícolas y huertas, como en la caza y la recolección de productos forestales, tanto en la pesca artesanal ”, se lee en la Encíclica.
El Papa también habla de OGM, técnicas agrícolas y consecuencias desatendidas. Partiendo de la consideración de que “los riesgos no siempre se atribuyen a la propia técnica, sino a su inadecuada o excesiva aplicación”.
El Papa no se detiene sólo y tanto en las posibles consecuencias incontrolables vinculadas a los OGM como en las técnicas inducidas y el uso de una agricultura sin escrúpulos que, por un lado, ha producido un crecimiento económico que ha ayudado a solucionar algunos problemas ”, destacó. dificultades que no deben minimizarse «. Se hace referencia a «concentración de tierras productivas en manos de unos pocos», «tendencia al desarrollo de oligopolios en la producción de semillas y otros productos necesarios para el cultivo», «precarización del trabajo agrícola», sin olvidar que «la extensión de estos cultivos destruyen la compleja red de ecosistemas, reducen la diversidad en la producción y afectan el presente o el futuro de las economías regionales ”.
Podría seguir citando la Encíclica durante horas pero el fondo no cambia, si seguimos así, como describí en mi libro «¿Como el Titanic?» en la que obviamente no se menciona la Encíclica porque fue lanzada casi al mismo tiempo, somos como el famoso transatlántico que se dirige hacia un iceberg implacable.
Si no volvemos a unir la cuestión de la alimentación, la ética y la justicia, ya no tiene sentido hablar de programas alimentarios, hambre mundial, marketing de productos, mercados libres y grandes inversiones (ver Unión Europea).
Baste decir que para los dos pilares que son la PAC (Política Agrícola Común) y el PSR (Programa de Desarrollo Rural), Europa dedica enormes recursos (que pesan en los bolsillos de los contribuyentes).
Ya no podemos ser suficientes ni indiferentes a este problema.
Técnicos, científicos, investigadores, políticos, mujeres y hombres corrientes no pueden permanecer indiferentes a este problema porque la guerra también es el resultado de esto.
Llevemos la Política Alimentaria al lecho correcto antes de que se desborde y nos ahogue a todos.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *