Chenopodium vulvaria

Chenopodium vulvaria

El abadejo podrido o agea hedionda (Chenopodium vulvaria L.) es una especie herbácea anual perteneciente a la familia Chenopodiaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, Subarign Tracheobionta, Superdivisione Spermatophyta, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Subclase Caryophyllidae, Orden Caryophyllales, Familia Chenopodiaceae y por lo tanto al Género Chenopodium y a la Especie C. vulvaria.
Los términos son sinónimos:
– Ambrina graveolens Moq.;
– Anserina foetida (Lam.) Montandon;
– Atriplex vulvaria (L.) Garsault;
– Atriplex vulvularia (L.) Crantz;
– Botrydium schraderi Spach;
– Chenopodium effusum M. Martens y Galeotti;
– Chenopodium foetidum Lam.;
– Chenopodium graveolens Lag. & Rodr.;
– Chenopodium olidum Curtis;
– Chenopodium quercifolium Moq.;
– Chenopodium trilobatum Moq.;
– Chenopodium vulvaria var. microphyllum Moq.;
– Vulvaria vulgaris bubani.

Etimología –
El término Chenopodium proviene del griego χήν chén oca y del πóδιον pódion foot: se refiere a la forma de las hojas.
El epíteto vulvar específico proviene del órgano sexual femenino de la vulva: en referencia al mal olor que emana de la planta.

Distribución geográfica y hábitat –
El abadejo podrido es una planta anual de distribución euromediterránea, aunque se han encontrado algunos ejemplares en Australia, California y en algunas partes de Sudamérica.
La planta está presente en todas las regiones de Italia pero es más frecuente en el Centro-Sur.
Su hábitat es el de los baldíos, en lugares pedregosos, entre los escombros, cerca de las carreteras, sobre suelos bastante primitivos y áridos. En Italia está presente desde el nivel del mar hasta aproximadamente 600 – 800 m en el centro norte y hasta 1850 m. en Sicilia.

Descripción –
Chenopodium vulvaria es una planta anual, raramente bianual, herbácea, de raíz fina, tallos postrados y muy ramificados; toda la planta es blanca-pulverulenta y alcanza alturas de 10 ÷ 40 cm.
Las hojas son largas, pecioladas, ovado-romboides, blancas harinosas en ambas páginas con margen completo.
Las flores son blanquecinas, hermafroditas, recogidas en cortas puntas de afila, en la axila de las hojas.
El perianto está formado por 5 segmentos sepaloides; 5 estambres de la longitud del cáliz y frente a los segmentos del perianto, anteras redondas; ovario superior coronado por un estilo corto y bífido; 2 estigmas.
La antesis es entre mayo y septiembre.
Los frutos son utrículos verdosos (aquenios), ovoides, con pericarpio no adherente a la semilla. Semillas de 1-1,5 mm de diámetro, horizontales, de contorno redondeado y margen ligeramente aquillado, finamente arrugadas, de color marrón negruzco.
La planta desprende un olor nauseabundo, a pescado podrido, debido a la presencia de trimetilamina.

Cultivo –
El abadejo podrido que crece espontáneamente y que no tolera la competencia con otras especies lo que lo hace crecer en parajes áridos y pedregosos sin cultivar, entre los escombros y al borde de los caminos.

Costumbres y tradiciones –
Esta planta, conocida en Italia con los nombres de: abadejo podrido, Chenopodio hediondo, Brinaiola, Connina es una especie herbácea que desprende un olor característico a pescado podrido que puede permanecer en las manos y en la ropa durante mucho tiempo. Entre otras cosas, el olor desagradable de esta planta persiste en las manos incluso después de lavarlas vigorosamente con agua y jabón.
Como se mencionó esto se debe a la presencia de trimetilamina pero también existen sustancias tánicas, nitratos y fosfatos de potasio y calcio, carbonato de amonio.
La planta se utilizó en el pasado como emenagogo moderado, antiespasmódico suave, antihelmíntico suave y antiestérico; hay indicios de su uso también como antirreumático. Hoy se ha abandonado el uso de la hierba.

Método de preparación –
Los usos de esta planta, utilizada en el pasado para diversas aplicaciones, también se han abandonado debido a su olor desagradable y persistente.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, declinamos toda responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *