Planococcus citri

Planococcus citri

El Cotonet (Planococcus citri Risso, 1813) es un insecto homóptero perteneciente a la familia Pseudococcidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, Sub-rango Eumetazoa, Rama Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte Exopterygota, Subcoorte Neoptera, Superorden Paraneoptera, Sección Rhynchotoderidea, Suborden. Sternorrhyncha, Coccoidea Superfamily, Pseudococcidae Family y, por tanto, al género Planococcus y a la especie P. citri.

Distribución geográfica y hábitat –
Planococcus citri es una cochinilla polífaga que vive a expensas de Cítricos, Ornamentales (herbáceas y arbóreas) en exterior pero sobre todo en invernaderos, Vid, Higo, etc.
El insecto se distribuye en todas las regiones con clima templado y en los invernaderos de países más fríos.

Morfología –
La hembra adulta del insecto mide unos 2,5-3 mm de longitud y tiene una forma aplanada y el cuerpo cubierto con un polvo ceroso; de hecho, el color del cuerpo es amarillento o rosado, pero está enmascarado por el polvo ceroso. Está rodeado por 18 rayos céreos de igual longitud, a excepción de los dos caudales, que son más largos. El ovipack, que contiene los huevos amarillentos, es esponjoso como algodonoso, informe y más largo que el cuerpo.
El macho mide 1 mm de largo, tiene alas y cuerpo de color marrón rojizo. Tiene dos radios cerosos largos y procesos genitales ventrales bien desarrollados, pero no digitiformes.
Las ninfas miden entre 0,5 y 1 mm de largo cuando están maduras y son de color amarillento.

Actitud y ciclo de vida –
Planococcus citri generalmente pasa el invierno en la etapa de ninfa de la 2ª edad; sin embargo puede invernar también en otras etapas, abrigado entre la vegetación o entre las grietas del tronco, o en la base del collar.
En primavera las hembras comienzan a oviposar, ocasionalmente por partenogénesis, operación que se realiza en un ovisaco formado por escamas de cera; este ovisacco adquiere un aspecto algodonoso y puede contener hasta 600 huevos.
Las ninfas nacidas después de un período de incubación de unos días, suelen ubicarse debajo de la roseta del pedúnculo del fruto y posteriormente pueden invadir todo el epicarpio y en particular los puntos de contacto entre los frutos, dando lugar a colonias cada vez más numerosas con abundantes producción de mielada.
En estos grupos se pueden encontrar otros fitófagos, incluidas las larvas de Lepidoptera Criptoblabes gnidiella Mill, que dañan las flores y los frutos.
Este insecto puede realizar un número variable de generaciones, influenciadas por el clima, que varían en promedio de 2 a 6.
En las regiones del sur, dependiendo de las condiciones ambientales, suele completar de 4 a 6 generaciones al año, alcanzando las poblaciones su máxima densidad en otoño. En el norte de Italia las generaciones se reducen a 2 o 3 mientras que en los invernaderos con calefacción la cochinilla se multiplica continuamente.
Estas agregaciones provocan daños directos e indirectos:
– los directos están relacionados con la sustracción de linfa;
– indirecto: producción de melaza y abundante secreción cerosa, con el consiguiente desarrollo de fumaggini.
En estas condiciones los frutos se deprecian porque se untan con melaza, luego se cubren con humo y copos de cera; las infestaciones fuertes también hacen que la fruta se caiga. El ataque de Planococcus citri también favorece la presencia de otros insectos como las larvas de la polilla Ficitide Cryptoblabes gnidiella que encuentran refugio entre las masas cerosas; estas larvas dañan las flores y los frutos.

Papel ecológico –
Las poblaciones de Planococcus citri se ven favorecidas por una serie de factores, muchos ligados a errores originales en la creación de plantas arbóreas o manejo en invernaderos y / o especializaciones exasperadas.
Para remediar estas infestaciones se deben implementar una serie de prácticas agroecológicas, como limitaciones de especializaciones, interrupción de cultivos con setos u otros cultivos que no sean sometidos, limitación de fertilización nitrogenada, evitando (en invernaderos) condiciones excesivamente húmedas y calurosas.
La técnica de contención de planococcus citri, además de seguir una cuidadosa aplicación de técnicas agroecológicas (que deben ser detalladas caso por caso), debe en todo caso realizarse con sistemas de control biológico.
Este consiste en favorecer, a través de especies hospedadoras e inserción de biodiversidad cultural, la presencia de numerosos enemigos naturales como el Coccinellidi del género Scymnus, el Chi locorus bipustulatus, el Lindorus lophantae, el Neuropter Sympherobius pygmaeus y otros.
A esta técnica que, repetimos, hay que pensar con antelación durante la fase de diseño de las plantas o cultivos, podemos sumar la de la difusión y lanzamiento en campo abierto o en invernadero de entomófagos como:
– El himenóptero Encirtide Leptomastix dactylopii y el escarabajo Coccinellida Cryptolaemus montrouzieri. Entre los depredadores: Chilocorus bipustulatus (L.), Exochomus quadripustulatus (L.), Lindorus lophantae (Blais.), Scymnus includens (Kir.), Scymnus redtembackeri (Mulsant.), Cryptolaemus montrouzieri (Mulsant.), (Coleidae) ), Sympherobius pygmaeus (Ram), (Neuroptera: Crisopide), Leucopis sp. (Dípteros: cameidos), (larvas oófagas). Entre los parasitoides: Leptomastidea abonormis (Giraul) (endófago), Leptomastix dactylopii (Howard) (endófago), Anagyrus pseudococci (Giraul) (endófago), (Hymenoptera: Calcidoidei).
Además, es importante implementar una lucha agronómica que consiste esencialmente en prácticas de cultivo que favorezcan la aireación del follaje y la eliminación de frutos atacados.
La lucha química, lamentablemente sigue siendo una práctica muy extendida, aunque en estos momentos parece frenar las infestaciones, a medio y largo plazo manifiesta todas sus limitaciones científicas y técnicas, interfiriendo con la fauna y entomofauna con peores efectos que el remedio.
El control químico se realiza con umbrales de intervención estimados en alrededor del 5-10% de frutos infestados, en verano y ligeramente superiores en otoño. Las intervenciones se llevan a cabo en los meses de verano, cuando existe la máxima presencia de colonias, cuidando de utilizar dosis bajas especialmente en presencia de altas temperaturas. Los productos utilizados son:
– Aceites Blancos, o Aceites Blancos activados con Fosforogénicos o Piretroides y, en ocasiones, también con fungicidas para combatir fumaggini.
En primavera, a menudo se instalan trampas sexuales para «dirigir» la intervención a las ninfas jóvenes y más sensibles, haciendo que el tratamiento sea más eficaz.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *