Retinolo

Retinol

Retinol, cuyo término en la nomenclatura IUPAC es: (2E, 4E, 6E, 8E) -3,7-dimetil- 9- (2,6,6-trimetilciclohex-1-enil) nona- 2,4,6, El 8-tetraen-1-ol se conoce más comúnmente como vitamina A o, también, Axeroftol.
El retinol tiene una fórmula bruta o molecular: C20H30O.
La vitamina A se presenta en tres formas diferentes: alcohólica (retinol), aldehído (retinaldehído) y ácida (ácido retinoico). Son derivados isoprenoicos, constituidos por la unión de 4 cadenas de isopreno.
Entre los carotenoides, los pigmentos vegetales se encuentran en el organismo sobre todo: α-caroteno, β-caroteno, luteína, zeaxantina, criptoxantina y licopeno.
La vitamina A y sus precursores, denominados Carotenoides (como la Provitamina A o el Betacaroteno, transformados en Vitamina A en el intestino), representan sustancias fundamentales para la salud del sistema visual. De hecho, son componentes de la rodopsina, o la sustancia fotosensible presente en la retina (por esta razón, la vitamina A también se llama retinol). La vitamina A también es importante para el bienestar de la piel y las mucosas, para el crecimiento general del individuo como factor de desarrollo, ya que facilita la diferenciación celular, y finalmente para el mantenimiento de la eficiencia y para la integridad celular del sistema visual. e inmune Su falta puede inducir malformaciones del feto, dificultades de desarrollo, problemas inmunes y dificultades de visión, hasta alteraciones visuales graves (la falta de esta vitamina es una de las primeras causas de ceguera infantil).
El retinol está presente en alimentos como: mantequilla, hígado, queso, leche, aceite de hígado de bacalao, pescado, huevos, frutas y verduras de color naranja, amarillo o rojo y hojas verdes como cítricos, albaricoques, sandías, zanahorias, frutas de maderas, melones, pimientos, tomates, calabazas (una buena parte se pierde al cocinar alimentos y / o se degrada con la exposición a la luz).
La vitamina A se encuentra mayoritariamente presente en alimentos de origen animal, especialmente en el hígado y el bazo, seguida de la leche y sus derivados y los huevos. Sin embargo, dado que la carne, la leche y los huevos son ricos en colesterol, se recomienda tomarlo principalmente a través de pescados y derivados, y de fuentes vegetales. Los carotenoides, de los cuales el cuerpo obtiene la vitamina A, están particularmente presentes en los tejidos vegetales y en los microorganismos fotosintéticos. Entre los tejidos vegetales, los que tienen un color amarillo anaranjado son particularmente ricos (ya que estos factores son directamente responsables de este tipo de coloración) y los que tienen hojas.
La deficiencia de vitamina A conduce a la inhibición del crecimiento, la deformación y la fragilidad de los huesos y cambios graves en las estructuras epiteliales y los órganos reproductores.

La vitamina A de hecho regula la diferenciación de los epitelios mucosos y su deficiencia provoca la queratinización de los epitelios con un proceso llamado metaplasia escamosa. Su deficiencia también puede inducir sequedad de la piel y de las mucosas respiratorias, digestivas y urinarias.
Otra alteración importante se refiere a la función visual. Una cantidad baja de rodopsina también determina la necesidad de una mayor estimulación lumínica. Por tanto, aumenta la cantidad mínima de luz necesaria para activar los mecanismos de la visión. Este fenómeno causa una disminución en la adaptación a la poca iluminación (ceguera de crepúsculo o ceguera nocturna, hemeralopia). En los casos más graves de deficiencia de vitaminas, también puede aparecer queratomalacia, es decir, sequedad de la conjuntiva y la córnea que puede provocar daño ocular permanente hasta la ceguera completa.
La deficiencia de vitamina A también puede provocar un aumento de la mortalidad materna durante el embarazo.
En cuanto al exceso, el Ministerio de Salud actualmente recomienda una dosis diaria de 800 RAE / día (0,8 mg de retinol / día). La Sociedad Italiana de Nutrición Humana (SINU) recomienda un aumento de la dosis diaria de aproximadamente 100 RAE / día en el caso de mujeres embarazadas y aproximadamente 350 RAE / día en el caso de la lactancia. La ingesta de dosis de vitamina A ≥300 mg puede provocar una intoxicación aguda con náuseas, vómitos, migraña, pérdida de coordinación y alteraciones visuales. En casos extremos, muerte.
En comparación con los casos de toxicidad aguda, los de toxicidad crónica son más frecuentes ya que es suficiente tomar dosis diarias que superen la capacidad de almacenamiento y eliminación del hígado tanto mediante el consumo frecuente de alimentos ricos en vitamina A como mediante suplementos. Esto puede llevar a la aparición de síntomas caracterizados por inapetencia, dolores musculares, anemia, caída del cabello y diversas alteraciones neurológicas.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *