Como injertar la vid

Como injertar la vid

Una de las técnicas más importantes, o al menos para el comienzo de un cultivo óptimo de la vid, es el injerto.
El técnico de injerto realiza varias funciones, algunas de las cuales son cualitativas. Otros de naturaleza sanitaria.
El injerto permite obtener plantas de vid más resistentes a los ataques de plagas y enfermedades y capaces de producir uvas de alta calidad.
Debe señalarse de inmediato que, dada la enormidad del panorama vitivinícola de la vid, el mismo tipo de injerto no siempre es aplicable a todas las plantas: la tipología, el uso del fruto y el sistema de cultivo de la vid, de hecho, son todos elementos que deben ser en consideración al decidir injertar la vid.
Digamos de inmediato que cuando hablamos de injertar la vid, hay muchos elementos a tener en cuenta y el primero de ellos es la variedad de vidas con las que estamos tratando.
Se sabe, de hecho, que no todos los tornillos necesitan embragues; aquellos que nacen a su vez de un injerto no necesitan esta práctica, mientras que las variedades nacidas de la semilla necesariamente deben ser injertadas.
En pocas palabras, las variedades de vides silvestres, que también incluyen vides italianas y americanas, necesitan injertos, pero se debe prestar mucha atención a las cualidades de las plantas que se injertarán juntas.
Además, sabemos que la vid americana es particularmente resistente a la filoxera y a menudo se usa como portainjerto para la propagación de nuevas plantas de vid europeas, ya que son plantas que pertenecen a la macrocategoría de las vides silvestres y se utilizan para la producción de uvas y vino.
Además, mezclar este tipo de vid con una variedad como la ornamental canadiense no tendría ningún beneficio.

Técnica de injerto –
Sin embargo, incluso si hay diferentes formas de injertar el tornillo, hay consideraciones generales que siempre deben respetarse.
En primer lugar, al comenzar a abordar esta técnica, es aconsejable tener mucho cuidado de no dañar el cortejo del viñedo; se deben hacer cortes limpios y precisos, de modo que el vástago (es decir, la rama que se insertará en la otra planta que debe tener 1 o 2 brotes) y el portainjerto (es decir, la planta que proporcionará un nuevo sistema de raíces al vástago) estén grabados a la perfección, para obtener una adherencia total, lo que permite un injerto perfecto.
Por esta razón, las herramientas que se utilizarán al injertar el tornillo juegan un papel fundamental para el éxito de la operación.
En general es necesario tener un cuchillo muy afilado, previamente desinfectado, masilla, una soga (o rafia) y tijeras de podar.
Como se mencionó, las formas de injertar la vid son muchas y la elección no es muy simple, ya que está vinculada a muchos factores.
En general, sin embargo, hay dos tipos que dan los mejores resultados:
– Doble injerto dividido;
– Omega injerto.
Doble acoplamiento dividido –
El injerto de doble división, que también es una técnica utilizada para los olivos, es relativamente simple y consiste en cortar la rama más grande de la planta y luego crear dos incisiones oblicuas: la primera servirá para suavizar la superficie del corte, la el segundo (que debe ser aproximadamente la mitad del largo del primero) creará dos pestañas en el portainjerto.
El injerto se realizará entrelazando, haciendo coincidir las lenguas de ambas plantas, uniendo las partes, cuidando de no estrangular la rama y aislando las superficies descubiertas con masilla.
Injerto Omega
En esta técnica aprovechamos el hecho de que el escape de la linfa se estabiliza, lo que permite, en la vid, y una buena curación.
De hecho, es el tipo de corte que permite limitar el escape de la savia, que tiene la forma de un ojal.
En este punto, el vástago con los brotes, tallado, para que encaje perfectamente en la parte cóncava del portainjerto, coincide con la planta que lo alojará.
De esta manera, para soldar el injerto, será necesario atar el punto de corte con una cuerda o con cinta aislante, así como será muy importante extender la masilla en el extremo del injerto.

Período de injerto –
Hay períodos más adecuados del año para injertar la vid, pero dependen mucho del tipo de injerto que pretenda hacer.
De hecho, si desea proceder con un injerto de omega, el mejor momento es el resto vegetativo de la planta (por lo tanto, los meses de octubre y noviembre), mientras que si desea aprovechar la técnica de doble división tendrá que esperar al verano.
En última instancia, si desea que el injerto de la vid tenga éxito, hay pocas, pero esenciales, condiciones que deben respetarse:
– el primero es que nesto (parte inferior) y portainjerto (parte superior) deben estar perfectamente superpuestos y coincidentes;
– las plantas elegidas deben estar relacionadas para un injerto total y evitar descompensaciones peligrosas;
– elección correcta del período de propagación que, como se mencionó, está relacionado con el tipo de injerto;
– haga cortes limpios y con herramientas desinfectadas para evitar que la planta se enferme o sufra de todos modos.

Sugerimos esta compra




2 comentarios en «Como injertar la vid»

  • el 23 de septiembre de 2020 a las 21:44 09Wed, 23 Sep 2020 21:44:32 +000032.
    Enlace permanente

    Salve, anche in zone calde sicilia l innesto a omega si fa a ott/nov. E poi il mastice si usa sulla pun,ta e dove si e usato l elastico

    Respuesta
    • el 24 de septiembre de 2020 a las 09:14 09Thu, 24 Sep 2020 09:14:59 +000059.
      Enlace permanente

      Grazie, per la necessaria precisazione!

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *