Cómo diseñar la empresa agroecológica

Cómo diseñar la empresa agroecológica

¿Agricultura y naturaleza puedo vivir juntos?
Absolutamente sí, de hecho, la restauración ecológica del futuro pasa, en gran parte, de esta combinación: actividad agrícola sincronizada con el sistema ecológico.
Para hacer esto, el primer paso es estudiar el hábitat donde se encuentra la futura granja. Obviamente, si están en presencia de antiguos asentamientos rurales no cultivados, el proceso es más rápido. Si estamos en presencia de una empresa, con sistemas de producción preexistentes, el camino se hace más largo y más complejo porque en la mayoría de los casos los sistemas de producción existentes apenas se han creado pensando en el criterio de «coexistencia». Junto con el estudio del hábitat, será necesario, y en sucesión complementaria, diseñar el sistema agroecológico, agroforestal y, por último, pero no menos importante, el sistema agroalimentario para el que están destinados nuestros productos y servicios.
Estudio de hábitat:
– Dijimos que el primer paso es estudiar el hábitat en el que se ajustará la futura granja. De hecho, el estudio del hábitat es preparatorio para comprender qué orden de cultivo debe establecerse, teniendo en cuenta para mantener o restaurar la biodiversidad necesaria, insertando especies y razas nativas, sin perturbar la fauna existente o incluso facilitarla y, cuando sea necesario, crear espacios de restauración para refugios, criaderos, etc. Este criterio es esencial para permitir un equilibrio óptimo de todas las biocenosis, evitando así el uso de biocidas para ajustar «ingeniosamente» los equilibrios que no se pueden alcanzar con estos sistemas.
Planificación del orden agroecológico:
– El sistema agroecológico debe tener en cuenta, por un lado, las especies y razas posibles en ese hábitat en particular, pero también, como veremos más adelante, la referencia del destino final, es decir, el sistema agroalimentario al que se destinarán nuestros productos. Sin embargo, comencemos con la construcción del sistema agroecológico. El primer aspecto a examinar es el de la diversidad biológica que, como se sabe ahora, es un recurso fundamental para lograr el equilibrio del hábitat y, por lo tanto, en última instancia de la especie humana, a la par con los recursos hídricos y energéticos. Entre otras cosas, el mantenimiento de una alta biodiversidad es la base de aquellas empresas que deben, entre otras cosas, certificarse como agricultura orgánica, que basa sus propios principios en la restauración o creación del ecosistema, es decir, de un entorno caracterizado por la estrecha convivencia entre numerosas especies vegetales y animales unidas por una relación de control mutuo e intercambio mutuo. En este punto, una vez que se ha identificado el sistema agroecológico correcto, es necesario pasar a la aplicación correcta de las técnicas de cultivo, que, incluso si no están certificadas en términos orgánicos, representan en sí mismas una herramienta para la conservación de la biodiversidad y, por lo tanto, el respeto de las necesidades del hábitat. También será necesario utilizar todas esas prácticas agronómicas que intervienen en los recursos hídricos, la fertilidad del suelo, el manejo de malezas y el control de plagas para ayudar a aumentar la microflora y la microfauna del suelo. Para implementar esto, se deberán seguir algunas pautas simples.
1) Reducción del tamaño de los campos para facilitar la conexión entre los campos cultivados y las áreas de refugio. Para muchas especies animales, obtener alimentos a través de áreas cultivadas demasiado grandes se vuelve riesgoso. De hecho, la presencia de setos, humedales, hileras y otras interrupciones constituyen áreas de refugio y reproducción para muchos animales salvajes.
2) Uso del mayor número posible de especies y variedades cultivadas;
3) Mantenimiento, especialmente en la temporada de invierno, de los residuos de biomasa vegetal en el suelo en reposo;
4) Distanciamiento de cultivos del mismo tipo (misma variedad, especie, etc.) para reducir la uniformidad genética y consecuentemente obtener un mayor control de plagas y malezas;
5) Mayor tiempo de rotación (uso de rotaciones de varios años);
6) El uso limitado de productos fitosanitarios (que en un sistema agroecológico puede disminuir incluso 10 veces) permitido y el uso del control biológico para el control de los fitófagos.

7) la integración ecológica debe proporcionar un área de refugio bien estructurada con varias capas de plantas de consistencia variable, una capa de suelo desnudo sin cultivar y entornos donde sea posible albergar y reproducir varias especies animales, como montones de piedras y pilas de madera. En última instancia, cuanto mayor sea el número de especies de plantas que componen el área de refugio, mayor será el número de especies animales que lo habitarán, especialmente si tratamos de crear entornos donde su refugio, invernada y reproducción sean posibles. . De hecho, la fauna de las áreas de refugio y áreas cultivadas tiene diferentes necesidades de hábitat para anidar y reproducir y diferentes necesidades de alimentos. Cabe señalar que no es esencial asociar muchas especies en un área de refugio, especialmente si se trata de áreas pequeñas. Sería más apropiado establecer pequeñas áreas de refugio caracterizadas por unas pocas especies, cada una de las cuales puede realizar una función específica basada en las necesidades del agricultor, y tal vez incluir áreas de refugio más diversificadas dentro de la empresa.
Planificación de pedidos agroforestales:
– Agroforestería (un término que deriva de la palabra inglesa agroforestry) indica un sistema agrícola promiscuo que involucra la combinación de árboles y / o arbustos y similares, manejados racionalmente con el cultivo agrícola o con la actividad zootécnica de referencia en la parcela agrícola y con el objetivo de no descuidar el aspecto de producción, sino también de actuar, cuando sea posible, como un amortiguador adicional o sistema de amortiguamiento en equilibrio con el hábitat de referencia. Obviamente, se deben crear diferentes combinaciones entre árboles, tierras de cultivo y granjas que, sin embargo, serán proporcionadas por el estudio preliminar del hábitat. En definitiva, el objetivo de la agrosilvicultura, dentro de los sistemas agroecológicos, consiste en la gestión basada en sistemas ecológicos y el uso sostenible de los recursos naturales que a través de la integración de los árboles en el sistema agrícola diversifica y apoya la producción para aumentar Los beneficios sociales, económicos y ambientales del uso de la tierra en todos los niveles. De hecho, por lo tanto, los sistemas agroforestales se caracterizan por interacciones ecológicas y económicas entre árboles leñosos, cultivos y ganado.
Sistema agroalimentario:
– El sistema agroalimentario es otra de las debilidades de la actual cadena agroalimentaria. La presencia de grandes aglomeraciones urbanas, la distancia entre los lugares de producción y uso, el aplanamiento de las dietas, basadas en pocos alimentos (piense que el 88% de la comida mundial se basa solo en 8 alimentos (arroz, trigo, maíz) , soja, etc.) crean un dominio de mercado que cada empresa no puede contrarrestar o determinar, en este sentido, una relación creciente de lealtad entre empresas y uso final combinada con la construcción de una red, incluso entre pequeñas empresas la misma área, para aumentar la canasta de suministro (y al mismo tiempo la biodiversidad) y relacionarse con los sistemas agroalimentarios de corto alcance. Recordamos que gran parte del calentamiento global se debe a las emisiones vinculadas a las largas distancias que los sistemas de transporte deben soportar. Sin embargo, la cuestión agroalimentaria no termina aquí: como se mencionó, necesitamos trabajar en una educación para un consumo más «biodiverso» que, de hecho, haga las paces con el exceso del ecosistema y con los de una dieta más rica, estacional y por lo tanto más saludable. En este sentido, las granjas, o más bien sus redes, tendrán que crear, cada vez más en el futuro, redes educativas para una dieta saludable y rica sin la cual los principios agroecológicos encontrarán grandes dificultades de aplicación. En resumen, será necesario pasar de las 8 especies actuales que alimentan al 88% de la población mundial a aproximadamente 200, con otras 30,000 especies (datos de la FAO) que se incluirán en las órdenes de producción de las diversas compañías mundiales en equilibrio con sus respectivos hábitats.
Todo el modelo de producción propuesto tiene una eficiencia del sistema * igual a 10 veces mayor que la definida como «convencional» o intensiva, es decir, con el uso de química sintética, biocidas, etc., ya que utiliza el llamado «ciclo termodinámico» cerrado «en lugar del» abierto «de la agricultura intensiva.
Obviamente, como corolario de esta nueva forma de concebir una «compañía», que es la Agroecológica, también es necesario implementar los principios de Plástico Libre y Libre de Energía, que se discuten en otra parte.
Finalmente, es correcto especificar que la complejidad de este modelo de diseño debe confiarse a Agrónomos o Médicos Forestales, preferiblemente en un grupo, con especialización particular no solo en temas agronómicos sino también en cuestiones ecológicas, termodinámicas y de sistemas complejos.

Guido Bissanti

* en Agroecología no se utiliza el rendimiento unitario que, a la larga, en el complejo sistema de sistemas de producción combinados con los de los mercados tiende a aplanar los rendimientos de producción y los precios de mercado; ver, entre otros, datos sobre el trigo en la producción convencional.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *