Verdolaga

Verdaloga

Verdaloga (Portulaca oleracea L.) es una planta herbácea suculenta utilizada durante mucho tiempo en la cocina.

Orígenes e historia –
Verdaloga es una planta espontánea ya presente para uso alimentario o medicinal en la antigüedad remota.
Cosechada espontáneamente, o algunas veces cultivada, se ha consumido desde la antigüedad como una hierba aromática en las regiones mediterráneas.
En el siglo XVII, los cocineros de Carlos II lo agregaron a las ensaladas, a veces mezclando sus hojas jóvenes picadas con el doble de lechuga, perifollo, flores de borraja y pétalos de caléndula, para luego sazonarlas con aceite y jugo de limón.
La cultura medieval atribuía un valor apotropaico a la planta, el poder de mantener alejados a los espíritus malignos. Su uso culinario se informa a la corte de Luis XIV, el Rey Sol, pero con el tiempo el ingrediente se ha quedado en el camino, antes de un nuevo redescubrimiento con el tiempo.
En la antigüedad y en el uso popular tradicional, incluso recientemente, se ha considerado un remedio alimenticio antiescorbútico, diurético o antidiurético, y con propiedades refrescantes, es decir, antiinflamatorias, indicadas en trastornos urinarios, ácido estomacal y gastritis. Dioscórides también agregó el uso como antiinflamatorio para los ojos y analgésicos (dolor de cabeza), febrífugas (en jugo) y desparasitación.
Curiosamente, los sacerdotes, boticarios e incluso la medicina herbal oficial, aún en el siglo XIX, lo consideraban «anafrodisíaco», formando parte de las «cuatro semillas frías» (achicoria, lechuga, endibia, verdolaga).
Dado que resiste bien el sol, el calor, la contaminación y los suelos salinos en países con deficiencia vegetal (Grecia, Oriente Próximo, Sudamérica, etc.), también se puede cultivar (P. sativa) y vender en los mercados locales.
En Italia, con la abundancia de verduras disponibles, no se ha cosechado ni vendido en los mercados durante siglos, si no con poca frecuencia y localmente (Lazio) para la mezcla característica y cada vez más rara de verduras de campo de verano («ensalada mixta» crudo).
Desde un punto de vista organoléptico, es sin duda más sabroso y más interesante que las verduras de ensalada habituales, como la lechuga y el capuchino, casi insípido y con pocas propiedades. Las hojas y ramitas más tiernas, que tienen un sabor fresco y ácido-salado, se comen en ensaladas campesinas mixtas o, más raramente, como guarnición original. También va bien con tomates crudos y cebollas. También se usa hervida y en tortillas de huevo, salteadas en mantequilla o fritas en masa, agregadas a sopas, caldos y salsas.

Descripción –
Portulaca es una planta anual, herbácea, sin pelo, con tallos de 10 ÷ 40 cm que se postran y se arrastran, agrandada y carnosa, ramificada, lisa, hueca y a menudo rojiza.
Las hojas son de color verde claro, con un pecíolo corto de aproximadamente 2 mm, el verticilado superior; son carnosas y sésiles, alternas, espatuladas con ápice truncado, ovales, sin pelo, de hasta 3 cm de largo.
Las flores son pequeñas y nada llamativas, amarillas, en la axila de las hojas, con 5 pétalos, se abren durante unas horas durante la mañana, solo cuando brilla el sol, son solitarias o se agrupan en pequeños grupos de 2 ÷ 5.
El fruto es una cápsula, llamada pissidium, comprimido-fusiforme, membranoso, que contiene muchas semillas pequeñas de color oscuro.

Principios activos –
Al ser una planta suculenta, Portulaca es rica en agua pero también en ácidos grasos poliinsaturados omega 3 que realizan una acción beneficiosa para nuestro cuerpo, esta fuente vegetal es adecuada para introducir estas sustancias si sigue una dieta vegetariana o vegana.
Gracias a la alta concentración de omega 3 y ácido alfa-linolénico, el consumo de esta planta ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, contrarrestando así las posibles patologías que afectan el sistema cardiovascular.
La cantidad de vitamina C contenida en las hojas también es buena, al igual que otras vitaminas, especialmente de los grupos A y B. También existe la presencia de sales minerales, en particular hierro, potasio, magnesio, fósforo, zinc, selenio y calcio.

Propiedades y Usos –
Portulaca es una planta que se ha utilizado durante algún tiempo en la cocina, pero también por sus propiedades terapéuticas.
Los brotes y hojas crudas, carnosas y ácidas de esta planta se utilizan tanto para fines alimenticios como medicinales.
Para uso interno, de hecho, el verdolaga es una hierba medicinal, y una hierba medicinal y al consumo del verdolaga se le atribuyen propiedades purificadoras, calmantes de la sed y diuréticas y antidiabéticas.
Se recomienda para tratar diarrea, vómitos, enteritis aguda, hemorroides y hemorragias posparto.
A lo largo de los años, se han descubierto notables propiedades nutricionales y medicinales: es una fuente vegetal de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (que desempeñan un papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares) de los cuales contiene cantidades modestas y ácido α-linolénico; Tiene un alto contenido de proteínas crudas y polisacáridos solubles en agua, una buena tolerancia a la salinidad y una buena capacidad de almacenamiento de metales pesados.
Con las cataplasmas hechas con hojas, se puede tratar el eccema, la dermatitis y las picaduras de insectos.
En la cocina puedes consumir especialmente las hojas y ramas más tiernas, usadas crudas además de ensaladas mixtas o como acompañamiento de otras verduras.
La parte comestible de esta planta también puede agregarse a sopas o sopas, o usarse como ingrediente para enriquecer las tortillas con sabor o como condimento para la pasta. En este sentido, sugerimos una idea simple y rápida para usar esta planta en la cocina.

Preparaciones –
Las portulacas son de interés alimentario y culinario, los brotes y hojas crudas, de consistencia carnosa y de sabor agrio, para ser consumidas en ensaladas, a las que dan un mordiente superior. También se usan para preparar sopas sabrosas y refrescantes y se pueden conservar en escabeche. También vienen como ingredientes de tortillas y rellenos.
En la cocina napolitana, una vez fue recolectado junto con cohetes de plantas que crecieron espontáneamente y vendidas por granjeros callejeros. La rúcula y el pucchiacchella eran una combinación casi inseparable de los ingredientes de la ensalada.
En la cocina toscana, el verdolaga se utiliza para hacer un típico plato de verano pobre, panzanella.
En la cocina romana, el verdolaga, o porcacchia, pertenece a esa mezcla de varios vegetales domésticos y silvestres, que se comen crudos en ensaladas bajo el nombre de ensalada mixta o ensalada mixta. En el pasado, los frailes se llevaron esta ensalada a casa y pidieron a las familias que les hicieran una donación: en Córcega, el verdolaga todavía se llama «hierba fresca».
En la cocina siciliana, ‘una purciddana se usa para la preparación de ensaladas, como la ensalada Ferragostan con tomates, pepinos, cebollas diluidas en aceite de vinagre y sal; o en la ensalada con vegetales hervidos, donde las hojas y los brotes jóvenes se usan con papas hervidas y cebollas horneadas. Otro uso es preparar pequeños buñuelos de Purciddana, en los que las partes superiores de la planta, sumergidas en una masa de agua y harina, se fríen individualmente en aceite caliente y luego se sirven como aperitivos o aperitivos.
En la cocina de Apulia, en particular en la tradición campesina de Bisceglie, se usa como ensalada junto con los típicos tomates cherry, sazonados con aceite y vinagre, a veces para acompañar pan duro húmedo llamado waffle o waffle (waffles).

Guido Bissanti

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *