Melisa

Melisa

La Melisa o bálsamo de limón (Melissa officinalis L., 1753) es una pequeña planta herbácea perenne aromática cuyas hojas se utilizan.

Orígenes e historia –
El bálsamo de limón, también llamado cedronella o limoncella, es una planta nativa de Eurasia, rastreable espontáneamente a lo largo de senderos, setos y ruinas, cultivada en el pasado también en huertos.
En el siglo X, los árabes lo usaron como cordial y contra la melancolía. El bálsamo de limón entra en la composición del «chartreuse» de la «bénédictine».
El bálsamo de limón es uno de los ingredientes del conocido «agua antisterica carmelita descalza», un remedio útil en caso de insomnio y excitación nerviosa.
El nombre Melissa deriva de la raíz indoeuropea «Mel», el mismo de donde proviene el término «miel». La suya es una historia antigua, que ha sido cultivada por muchas civilizaciones, como los árabes, los romanos, los franceses, que ya conocían sus muchas propiedades curativas.
Fueron los griegos quienes lo llamaron «bálsamo de limón» (que significa amigo de las abejas), porque gracias a su aroma a limón, liberado especialmente por el roce de las hojas, atrajo a los enjambres ofreciendo a las abejas un excelente alimento para producir miel (símbolo divino).
En muchas civilizaciones antiguas, el apodo «Melissa» se usaba para referirse a mujeres consideradas particularmente sabias y ricas en virtud.
Las Sacerdotisas de los misterios de Eleusis y Éfeso también fueron llamadas «Melisses», porque en los ritos de iniciación se lavaban las manos y la boca con miel, como un deseo para la purificación de acciones y palabras.
El bálsamo de limón se introdujo por primera vez en la medicina como un remedio moralmente estimulante y reconfortante para los nervios.
Galeno y Paracelso la aconsejaron en manía y trastornos mentales. Serapio escribió que alivia la inquietud y la tristeza del cerebro y principalmente las producidas por la melancolía.
Los árabes lo tenían en alta estima: el doctor Avicena, ya en el siglo XI, atribuyó a la especie «la maravillosa propiedad de animar y consolar el corazón». Los árabes consideraron que su aceite esencial era adecuado para fortalecer el corazón y el cerebro.
El alcohol de Melissa, o «agua de Melissa» inventado por las carmelitas descalzas francesas en 1611, fue por sus propiedades antiespasmódicas un remedio popular al que recurrieron todas las clases sociales en los momentos críticos de su vida (desde el dolor de muelas hasta síncope, crisis nerviosas, etc.).
Durante la Edad Media, el bálsamo de limón se hizo conocido como una hierba medicinal. Carlomagno ordenó su cultivo en los huertos del reino, y el «agua de melisa» de los carmelitas franceses se convirtió en un licor muy conocido por su eficacia contra el dolor físico y nervioso.
Aún hoy, los tés de hierbas y las infusiones de bálsamo de limón son apreciados por el efecto calmante y ligeramente sedante que poseen, además de ser recomendados para estimular los órganos digestivos cuando ocurren trastornos nerviosos.
En la cocina, las hojas frescas de bálsamo de limón se usan para sopas, ensaladas, tortillas y carnes rellenas.

Descripción –
Melissa officinalis es una hierba perenne con hábito tupido, con rizoma horizontal y tallo (80 cm) ramificado en la base, cuadrangular y peludo.
Las hojas son ovales peludas, pecioladas, con margen dentado y surcadas por numerosas venas.
Las flores, inicialmente de color blanco amarillento, luego adquieren tonos rosa pálido claro; tienen la forma de un cáliz en forma de campana.
La corola también tubular, tiene el labio inferior dividido en tres lóbulos con el central más grande que los dos laterales.

Principios activos –
El bálsamo de limón es una planta rica en muchos ingredientes activos.
Contiene un aceite esencial (0.05-0.1%) que es producido por tricomas glandulares y que contiene citronela, citral ayb, acetato de eugenol y geraniol, otros mono y sesquiterpenos (beta-cariofileno, germacreno D).
Hay ácidos triterpénicos (ácido ursólico, ácido oleanólico, ácido policial), ácidos polifenólicos con enlace glucosídico (ácido rosmarínico, ácido clorogénico, ácido cafeico, ácido ferico, ácido protocatequínico), flavonoides (luteolina, luteolina 7-O-beta-D-glucopiranosido, apigenina 7-O-beta-D-glucopiranosido, luteolin-7-O-beta-D-glucuronopiranosido, luteolina 3′-O-beta-D-glucuronopiranosido, luteolina 7-O- beta-D-glucopiranosido-3′-O-beta-D-glucuronopira-nosida, quercitrosida, rhamnocitrina, isoquercitrina, cinarósido y ramnazina.
También están presentes los taninos y polisacáridos.

Propiedades y Usos –
Las hojas de bálsamo de limón, ricas en aceite esencial, que le dan a la planta un agradable aroma y sabor a limón, se usan en estados de ansiedad con somatización en el sistema gastrointestinal.
Entre las propiedades curativas de esta planta mencionamos las siguientes: antiespasmódico, colerético, emenagogo, antibacteriano, afrodisíaco, antiácido, ansiolítico, sedante. Recientemente se ha demostrado que los flavonoides y triterpenos también ejercen una acción antihistamínica. El ácido rosmarínico, también presente en otras Lamiaceae, tiene una acción antitiroidea, evitando la unión de la hormona pituitaria estimulante de la tiroides (TSH) con receptores de membrana específicos.
La fracción polifenólica y algunos componentes del aceite esencial demuestran una actividad antiviral específica contra el virus del herpes.
El aceite esencial tiene propiedades estomacales y carminativas, también estimula la coleresis (secreción biliar) y la diuresis, útil en caso de indigestión, calambres abdominales y flatulencia.
Por estas propiedades, está indicado para las siguientes terapias:
– Estados neurotónicos de adultos y niños.
– Síndromes ansiosos y ansiosos-depresivos.
– Trastornos del sueño de origen nervioso.
– Trastornos funcionales gastrointestinales (neurosis gastrointestinales como dispepsia, aerofagia, flatulencia, náuseas, vómitos, gastritis, úlcera péptica, espasmos gastrointestinales), insuficiencia hepática pequeña, discinesias biliares.
– Manifestaciones dolorosas de origen nervioso (psicosomatismos cardíacos como palpitaciones, extrasístoles, taquicardia), mareos, zumbidos y acúfenos psicógenos originados por el estrés y las emociones, migrañas de origen nervioso.
– Distonías neurovegetativas de la menopausia y el síndrome premenstrual (dismenorrea), formas algas en general.
– Herpes labial.
Entre las contraindicaciones y los efectos secundarios del bálsamo de limón están: hipotiroidismo; El aceite esencial en dosis excesivas puede causar rigidez y sueño con respiración lenta, hipotensión.
La esencia pura de Melissa se considera sorprendente pero no muy tóxica y, en pequeñas dosis, causa adormecimiento y ralentización de los latidos del corazón.
El bálsamo de limón es una buena planta de miel, pero la miel no se puede producir debido a la presencia esporádica de la planta, tanto cultivada como silvestre.

Preparaciones –
Las hojas de Melissa se utilizan, tanto con fines terapéuticos como en la cocina, con hojas y tapas en flor.
En el uso popular, el bálsamo de limón es apreciado como una hierba aromática: sus hojas frescas se usan para dar sabor a muchos alimentos donde se aprecia el olor a limón que emana al frotar las hojas.
La conservación del bálsamo de limón se realiza cortando la planta cuando todavía está en flor: las ramas se atan en pequeños paquetes y se cuelgan para secar en un lugar fresco y seco. Este tipo de planta también se cultiva industrialmente: de hecho, las hojas y flores frescas se recolectan dos veces al año y se destilan; El producto obtenido es la esencia del bálsamo de limón que se utiliza no solo en perfumería sino también en la preparación de bebidas espirituosas como el arquebuse o licores como el ajenjo y la chartreuse.

Guido Bissanti

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *