Cebollín

Cebollín

Cebollino (Allium schoenoprasum L., 1753) es una planta herbácea aromática utilizada tradicionalmente desde la antigüedad.

Orígenes e historia –
El cebollino es una planta con hojas siempre fragantes y muy aromáticas, con un sabor similar al de la cebolla pero más delicado.
Esta especie es nativa de América del Norte, Europa y Asia, es espontánea en la mayoría de las alturas de estos continentes y se cultiva desde el siglo XVI.
Su uso es algo remoto, por lo que incluso Apicius lo recomendó en algunas de sus recetas.
En la antigua Roma, donde se usaba ampliamente, también se consideraba un remedio para la calvicie.
Sin embargo, es necesario llegar a la Edad Media para que las cebolletas comiencen a ser cultivadas y utilizadas de manera sistemática y creciente.
Los pueblos celtas le atribuyeron propiedades mágicas, frotando toda la planta eliminó cualquier mal de ojo o hechizo operado por los «malos gnomos» de los bosques.
El componente principal de las cebolletas es un aceite esencial de tipo cebolla y tiene propiedades digestivas, antisépticas, laxantes, cardiotónicas y estimulantes.
Sus usos culinarios son innumerables: en salsas, huevos, tortillas, pasteles salados, quesos suaves, sopas y salsas.

Descripción –
El cebollino es una planta perenne de la familia de las Liliáceas, de tamaño pequeño, geófito con un hábito portador, que se caracteriza por el aroma de cebolla presente en todas las partes verdes de la planta.
El bulbo es de tamaño pequeño (aproximadamente 2 cm), está formado por pequeños bulbos cilíndricos alargados cilíndricos que se desarrollan hacia arriba, en la parte inferior los bulbos emiten raíces blancas.
Las hojas son verdes, estrechas y huecas; Alcanzo una altura de unos 25 cm.
La floración ocurre durante el verano, en el vértice de los tallos se forman inflorescencias en forma de paraguas que consisten en pequeñas flores de color rosa-lila, más raramente blancas.

Principios activos –
Entre los componentes principales de las cebolletas mencionamos un aceite esencial del tipo de cebolla, mientras que toda la planta tiene un buen contenido en sales y vitaminas.
100 g de cebollín aportan 30 calorías, de las cuales:
– 90,65 g de agua;
– 14,31 g de proteína;
– 0,73 g de lípidos;
– 2.5 g de fibra;
– 4.35 g de carbohidratos.
Además, siempre 100 g de cebollino aportan:
– 105 µg de ácido fólico;
– 218 µg de vitamina A (retinol equivalente);
– 3.86 mg de vitamina B1;
– 0,37 mg de vitamina B2;
– 0.13 mg de vitamina B6;
– 0.07 mg de tiamina;
– 0.11 mg de riboflavina;
– 0.64 mg de niacina;
– 58.1 mg de vitamina C;
– 0.21 mg de vitamina E;
– 212.7 µg de vitamina K;
– 1.60 mg de hierro;
– 92 mg de calcio;
– 58 mg de fósforo;
– 42 mg de magnesio;
– 296 mg de potasio;
– 3 mg de sodio;
– 0,56 mg de zinc.

Propiedades y Usos –
El cebollino es una planta que madura en los meses de abril y mayo.
Las cebolletas se utilizan para las hojas, fragantes y crujientes, que se pueden cosechar durante todo el año cortándolas en la base; se comen frescos, pero también se pueden congelar; Lo importante es no secarlos, ya que perderían todas las propiedades nutricionales, así como el sabor.
Las cebolletas estimulan el apetito y la producción de jugos gástricos. Se le atribuye propiedades purificantes y antisépticas. Se considera una verdadera cura para el corazón y, gracias a sus cualidades cardiotónicas y estimulantes de la sangre, ha adquirido una reputación como planta afrodisíaca.
Finalmente, las cebolletas ayudan a combatir el estreñimiento gracias a sus propiedades laxantes, especialmente si se toman en forma de infusión.
Es conocido y utilizado en la medicina herbal como antiescorbútico (combate el escorbuto con la presencia de vitaminas), antiséptico (propiedad de prevenir o retrasar el desarrollo de microbios), callifugo, hipoglucemiante (disminuye la glucosa en sangre), cicatrizante (acelera la cicatrización de las heridas). ) y gusano (elimina los gusanos intestinales).
Es un alimento bajo en calorías, bajo en grasas pero rico en vitaminas y minerales. En particular, tiene un alto contenido de vitamina C, que gracias a sus propiedades antioxidantes, fortalece las defensas inmunes del cuerpo. Además, contiene una gran cantidad de potasio, lo que ayuda a mantener la presión arterial bajo control. La planta también es rica en fibra, lo que facilita el funcionamiento del intestino, contrarresta el estreñimiento y promueve la absorción regular de colesterol y azúcares, ayudando a combatir la hipercolesterolemia y la hipoglucemia. Las cebolletas también tienen ácido fólico, que promueven el correcto desarrollo del sistema nervioso durante el embarazo. Finalmente, contiene vitamina K, que promueve la buena coagulación de la sangre.
El consumo de cebollino generalmente no causa efectos secundarios. Sin embargo, si se consume en cantidades excesivas, podría causar irritación estomacal.
En cuanto a su consumo, no hay interacciones con la ingesta de drogas u otras sustancias. En caso de duda, le recomendamos que solicite información a su médico.

Preparaciones –
Las cebolletas se aprecian en la cocina por el aroma que se asemeja al de la cebolla, se puede comer fresco o cortar en aros y guardar en el congelador en bolsas de plástico.
Para mantenerlo durante mucho tiempo, se puede congelar para tenerlo disponible cuando sea necesario. También hay cebolletas deshidratadas comercialmente secas, prácticas de usar y preservar, pero menos sabrosas que las frescas. Una buena idea es cultivarla en interior.
En cualquier caso, se recomienda usar cebollino casi exclusivamente fresco ya que tiene un aroma suave que se pierde fácilmente. Para proponerlo mejor, los cocineros lo mantienen como una planta y lo usan solo cuando realmente se usa, enjuagándolo rápidamente y cortándolo con unas tijeras. Adorna y enfatiza el sabor de las crepes, salsas, mantequillas con sabor, ensaladas y sopas, pero también puede acompañar al pescado. Gracias a su elasticidad, también se usa para atar pequeñas preparaciones en forma de manojo, como crepes o racimos de vegetales hervidos y acompañado de salsas, como espárragos o rollos de bresaola con hierbas. Es típico de la cocina francesa, pero también está muy extendido en Italia. Las hojas verdes son excelentes en sopas, salsas y ensaladas.
Las cebolletas son muy versátiles en la cocina, entre sus principales usos hay sopas y minestrone a las que dan un aroma cálido y envolvente. Maridaje no menos exitoso con huevos, especialmente en tortillas, tortillas y crepes. Sin embargo, también es bueno en la variante sin huevo de la tortilla, la farifrittata, preparada con harina de garbanzos. Se convierte en un ingrediente goloso para las salsas de acompañamiento, así como para las salsas con las que sazonar los platos de pasta. Si desea una idea para un aperitivo ya preparado, mezcle ricotta o robiola fresca con cebollino y unte la mezcla que obtendrá en un crutón tostado. Si no come productos de origen animal, sepa que también es adecuado para condimentar platos de tofu.
Puede preparar el clásico risotto alla parmigiana y, justo antes de servirlo, agregar algunas cebolletas, será todo un éxito. Otra idea sabrosa es dar sabor a la mantequilla, simplemente mezclarlas cuando la mantequilla esté suave. De la misma manera, se puede usar para dar sabor a puré de papas o papas hervidas simples y es excelente en tartar de carne y pescado.

Guido Bissanti

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *