Dossier Dicamba

Dossier Dicamba

El tema de los herbicidas es ahora una verdadera guerra entre el planeta Tierra, con sus seres vivos y sus reglas y multinacionales, sedientos de ganancias y poder cada vez mayores. Una cara de la moneda que va, si alguna vez fue necesaria, desenmascarada, ya que detrás de las consignas tranquilizadoras de estos monstruos deformados solo hay intereses de predominio económico y, por lo tanto, político.
Después de la gran disputa, aún sin descifrar, alrededor del glifosato, ahora es el turno de otro herbicida, de alguna manera mucho más peligroso: el Dicamba.
Dicamba, que en la nomenclatura oficial de la IUPAC es ácido 3,6-dicloro-2-metoxibenzoico, es un herbicida de amplio espectro registrado por primera vez en 1967. Las marcas registradas de las formulaciones de este herbicida incluyen Dianat, Banvel, Diablo , Oracle y Vanquish.
Dicamba es un derivado clorado del ácido o-anisico.
Para ser claros, el mecanismo de acción de la Dicamba es el de contrastar malezas de hoja ancha anuales y perennes.
Sus principales aplicaciones comerciales son el control de malezas para cereales y praderas, así como para leguminosas y otros cultivos.
Dicamba funciona aumentando la tasa de crecimiento de las plantas, lo suficiente como para inducirlas, en concentraciones suficientes, a superar sus reservas de nutrientes y morir.
Pero el Dicamba pronto pasó por una serie de acciones principalmente debido a su capacidad de deriva, es decir, su tendencia a extenderse desde los campos tratados a los campos cercanos, causando incluso daños considerables.
En general, Dicamba es un herbicida más poderoso que el glifosato y, además, como se mencionó, se volatiliza, se propaga rápidamente, con daños considerables en los cultivos y los hábitats naturales.
Por lo tanto, Dicamba no solo se vuelve más peligroso por el efecto herbicida con la destrucción de la microflora microbiana del suelo y, por lo tanto, por su fertilidad, sino por su volatilidad, ya que es una sustancia que se propaga rápidamente y también afecta a los cultivos que no pueden resistir.
Obviamente, existe el riesgo de que pueda destruir especies ornamentales, vegetales, plantas silvestres que actúan como hábitats para los animales e incluso la reproducción de toda una serie de insectos, incluidas las abejas: un verdadero asesino de la naturaleza y, por lo tanto, de Vida.
Ciertamente, los temores no son infundados, especialmente a la luz de las últimas actualizaciones sobre el impacto que su uso puede tener en la salud humana y el medio ambiente, tanto que pronto se definió como mucho más peligroso que el glifosato; Eso es todo para decir.
Entre otras cosas, algunos agricultores e investigadores han expresado su preocupación por la resistencia a este herbicida después de la introducción de cultivos resistentes. En el laboratorio, los investigadores demostraron la resistencia de las malezas Dicamba dentro de las tres generaciones de exposición.
Las malas hierbas, resistentes a los herbicidas, de hecho nacieron después de la introducción de cultivos resistentes al glifosato (comercializado como «Roundup Ready»).
Algunas especies de malezas, como Amaranthus palmeri, han desarrollado resistencia a Dicamba. Se ha descubierto resistencia a Dicamba, p. en Bassia scoparia, que es una hierba anual, en 1994 y no se ha explicado por métodos de resistencia comunes como la absorción, la translocación o el metabolismo.

Una imagen en sí misma ya lo suficientemente preocupante. Pero eso no es todo, como de costumbre, los efectos conjuntos en los hábitats y en los humanos (que necesitan hábitats) causan peores preocupaciones que el uso de una bomba atómica.
Dejando de lado, por lo tanto, los aspectos de las resistencias y las desviaciones, per se catastróficas, es obvio que aquellos vinculados a los efectos sobre la salud humana agregan al escenario una cuestión exponencial de importancia inequívoca.
Así, Bayer y BASF corren el riesgo de verse abrumados por una nueva ola de demandas. Ya comprometida con el frente de contaminación Roundup y PCB, la multinacional alemana se enfrenta a un asedio que podría costarles mucho.
El núcleo de estas nuevas causas es Dicamba, un herbicida «heredado» de Monsanto y que se cree que es responsable de la destrucción de varios cultivos.
Entonces, después del frente de Roundup y PCB, se abre el que está relacionado con la nocividad de Dicamba.
Por cierto, en los EE. UU., Algunos estados han prohibido su uso, como Arkansas y Missouri, que prohibieron la venta y el uso de Dicamba en julio de 2017 en respuesta a reclamos por daños a los cultivos debido a deriva.
La bomba, más reciente, en Dicamba, ahora se mueve por su carcinogenicidad.
En este punto, sin embargo, es necesario aclarar este aspecto de una vez por todas.
Como de costumbre, para demostrar la carcinogenicidad de una sustancia hacia la especie humana, se requiere un protocolo científico muy complejo, que proporciona una revisión por pares, mejor conocida con el término inglés revisión por pares; es decir, el procedimiento para seleccionar artículos o proyectos de investigación propuestos por miembros de la comunidad científica llevados a cabo a través de una evaluación de especialistas en el sector que verifican su idoneidad para la publicación científica en revistas especializadas.
Aquí, por supuesto, como decimos, el burro cae, ya que la complejidad de esta verificación de procedimiento se ve agravada por la dificultad (que es la verdadera gangrena de la sociedad moderna) para encontrar enormes fuentes de financiación pública para estas investigaciones, con el resultado de que Durante décadas, los datos encontrados se encuentran en un limbo en el que, no hace falta decir que son las multinacionales las que dan sus oraciones «científicas» definitivas con su investigación «humanitaria».
La pregunta en este momento es: pero qué sucedió con todos los Principios de precaución, incluido el de la Unión Europea, consagrado en el Artículo 191 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Recordemos que su objetivo ha sido y es garantizar un alto nivel de protección del medio ambiente gracias a las medidas preventivas en caso de riesgo.
Entre otras cosas, en la práctica, el alcance del principio es mucho más amplio y también se extiende a la política del consumidor, la legislación alimentaria europea, la salud humana, animal y vegetal.
Además, el principio de precaución ha sido reconocido por varios convenios internacionales y está particularmente incluido en el Acuerdo sobre medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) celebrado en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
La conclusión es: más allá de su ventaja agronómica real y de su peligro para los hábitats, ¿por qué continúa usando estas moléculas sin haber pasado por procedimientos de revisión por pares durante años antes de comercializarlas?
Por supuesto, la veracidad de la ciencia, la tecnología y la verdad sobre esto no solo está en juego aquí, sino también los procedimientos democráticos que se han alejado peligrosamente de los estados soberanos individuales.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *