Mecanismo de acción de los aceites minerales insecticidas

Mecanismo de acción de los aceites minerales insecticidas

Los aceites minerales insecticidas son una clase de productos derivados de la destilación fraccionada del petróleo crudo, que se utilizan en la agricultura por su acción insecticida.
El mecanismo de acción del aceite insecticida es físico y no químico: los insectos como las cochinillas y muchos otros respiran gracias a los orificios colocados a lo largo del abdomen, que en entomología se denominan estigmas o espiráculos traqueales. .
Cuando una parte de la planta se rocía con aceites minerales insecticidas, cubren los estigmas; En estas condiciones, los insectos ya no pueden respirar, sofocarse y morir.
Los aceites minerales insecticidas, en cuya composición forman parte hidrocarburos alifáticos con alto peso molecular (parafinas) y aromáticos, ejercen su acción biológica tanto en plantas (fitotoxicidad) como en insectos (acción insecticida). La fitotoxicidad es consecuencia de la penetración por capilaridad en los tejidos vegetales, mientras que la acción insecticida se debe a la oclusión de los espiráculos traqueales con la consiguiente muerte del insecto por asfixia.
En general, los compuestos aromáticos son fitotóxicos o no tienen acción insecticida, por lo tanto, las parafinas deben prevalecer en la composición.
La acción de los componentes alifáticos es diferente en la cual la acción insecticida y la fitotoxicidad están asociadas con el peso molecular. Las parafinas con un peso molecular inferior a 280-290 u tienen una acción insecticida moderada, aquellas con un peso molecular superior a 330-340 u son fitotóxicas. Los hidrocarburos insaturados, por otro lado, tienen una acción más energética tanto en el efecto insecticida como en la fitotoxicidad.
En general, se distinguen diferentes clases de aceites minerales insecticidas según la composición y el tipo de procesamiento y refinación. Tendremos así:
– Aceites antracénicos; Estos también llamados aceites de invierno o aceites marrones o aceites pesados, son aceites minerales de baja refinación, por lo tanto compuestos de una porción sustancial de hidrocarburos aromáticos polinucleares e insaturados. Hoy en día, el uso para fines agrícolas ya no está permitido por razones de impacto ambiental y para la salud, debido a su potencial riesgo carcinogénico. Estos aceites tienen un color marrón rojizo y baja volatilidad, por lo tanto, permanecen más tiempo en las plantas. Su uso repetido requirió tratamientos periódicos con polisulfuros para eliminar la pátina oleosa. Además de la alta acción insecticida, los aceites antracénicos tienen una fitotoxicidad marcada, y solo se pueden distribuir en las plantas caducifolias durante el descanso invernal (de ahí el nombre de los aceites de invierno).

– aceites blancos; También definidos como aceites blancos o aceites ligeros, son los aceites minerales obtenidos de un proceso de refinación, por lo tanto tienen un alto contenido en hidrocarburos saturados, con UR de al menos 95-96. En este proceso, el refinado elimina la coloración rojo-marrón de los aceites minerales, dando paso a un color blanco lechoso, de ahí el nombre atribuido a estos productos. Los aceites blancos son más volátiles, por lo tanto, permanecen por tiempos mucho más cortos en la superficie de las plantas. En última instancia, tienen una fitotoxicidad bastante baja, por lo que también se pueden usar para tratamientos de primavera en plantas con vegetación. Estos aceites tienen un impacto ambiental y de salud mucho más bajo. Bajo ciertas restricciones, también son compatibles con la agricultura orgánica (los tratamientos se llevarán a cabo antes del 31 de marzo solo en árboles frutales arbóreos y según la necesidad demostrada por el Observador Fitosanitario). Sin embargo, exhiben una acción insecticida mucho más leve y esta es la razón por la cual, contra ciertos insectos, se usan en combinación con otros insecticidas, principalmente fosfóricos (aceites blancos activados) capaces de actuar también por contacto o por ingestión.
– aceites amarillos; Esta categoría incluye una mezcla compuesta de aceites minerales y DNOC. El DNOC (4,6-dinitro-orto cresol) es un producto fitosanitario de la clase de los dinitrofenoles de nitrógeno. Este producto, cuyo uso agrícola ya no está permitido, se ha utilizado como insecticida, acaricida, fungicida y herbicida. Por lo tanto, los aceites amarillos poseen un alto poder insecticida, ya que combinan la acción por asfixia de los aceites minerales con la del contacto del DNOC; sin embargo, estos productos podrían usarse, debido a la fitotoxicidad, solo para tratamientos de invierno, dirigidos contra las formas invernales de pulgones y cochinillas. Su uso fue permitido en frutas de pepita y frutas de hueso. A este respecto, tenga en cuenta que el uso de todos los productos basados ​​en DNOC, incluidos los aceites amarillos, es revocado por Decreto Ministerial de 4 de junio de 1999 en aplicación de la Directiva de la UE no. 414 de 1991.
Los aceites minerales se usan rutinariamente en la lucha contra las formas menos móviles de insectos que tienen piezas bucales que succionan picante; Estos incluyen las cochinillas, los pulgones y las etapas juveniles de los aleurodes. La presencia de DNOC en aceites amarillos les dio una acción más efectiva contra los huevos de ácaros que invernan y, sobre todo, de los pulgones, mientras que esta acción es mucho más suave en los aceites blancos.
El área de uso es el cultivo de fruta (pepita y fruta de hueso) y el cultivo de cítricos. Actualmente se permite el uso exclusivo de aceites blancos.
En cuanto a la toxicidad para los humanos u otros mamíferos, una vez que los aceites antracénicos ya no están permitidos, los aceites minerales tienen un nivel de toxicidad que depende de la presencia de otros insecticidas. Los aceites ligeros tienen un impacto muy bajo en la salud, por lo tanto, las formulaciones de aceite blanco se consideran no clasificadas o, en el mejor de los casos, irritantes.
Los aceites amarillos, por otro lado, tienen una toxicidad mucho mayor debido a la presencia de DNOC, razón por la cual las fórmulas comerciales, que ya no están en el mercado desde 2000, se clasificaron como tóxicas.
Sin embargo, el uso de aceites minerales insecticidas debe ser siempre y en cualquier caso acorde con la presencia de otros insectos y sus biocenosis.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *