Empoasca decipiens

Empoasca decipiens

La cigarra verdosa (Empoasca decipiens Paoli, 1930) es un pequeño insecto perteneciente a la familia Cicadellidae.

Sistemático –
Desde el punto de vista sistemático pertenece a la Eucariontes dominio, Reino Animalia, Subreino Eumetazoa, Rama Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte exopterygota, Subcoorte Neoptera, Superorden paraneoptera, Sección Rhynchotoidea, orden Hemiptera, suborden Homoptera, Sección Auchenorrhyncha, Infraorden Cicadomorpha, Superfamilia Membracoidea, Familia Cicadellidae, Subfamilia Typhlocybinae y, por lo tanto, al género Empoasca y la especie E. decipiens.

Distribución geográfica y hábitat –
La cigarra verdosa es un insecto presente en la mayor parte del territorio europeo, en la ecozona paleártica oriental, en el norte de África, en el Cercano Oriente y en la ecozona afro-tropical.
En Italia está muy extendido en todo el territorio y se puede encontrar en las diversas etapas de desarrollo en numerosas plantas hospedantes, cultivadas y no cultivadas: remolacha, berenjena, papa, pimiento, haba, frijol, tabaco, alfalfa, saúco, clemátide, esencias espontáneas, etc ..
En la etapa adulta infesta numerosas plantas arbóreas y arbustivas como la alheña, avellana, lonicera, higo, sofora, naranja, zarza, arce, álamo, sauce y aliso.
Las infestaciones esporádicas de adultos pueden ocurrir a fines del verano en vides y cítricos.

Morfología –
Empoasca decipiens es un insecto cuyos adultos alcanzan 3-4 milímetros de longitud y tienen un color verde homogéneo con marcas blanquecinas en el pronoto y en el vértice.
La ausencia de estas rayas claras puede distinguirlo fácilmente de las especies similares E. vitis, pero para distinguirlas de otras especies similares es necesario un examen microscópico.
Macho caracterizado por un tubo anal con procesos corniformes dirigidos hacia adelante y hacia abajo, con el IX uroter (pigophorus) provisto de un proceso puntiagudo y hueco, en forma de una uña.

Aptitud y ciclo biológico –
Empoasca decipiens pasa el invierno en la etapa adulta, en refugios entre la vegetación.
Este insecto se reproduce sexualmente y las hembras, una vez fertilizadas, ponen sus huevos en el tejido o el tallo de una planta huésped a través de su ovipositor. Las larvas eclosionan después de 1-4 días; posteriormente, el insecto sufre una metamorfosis incompleta, lo que significa que las ninfas se parecen al insecto adulto durante sus cinco etapas ninfales, pero no desarrollan alas hasta la cuarta etapa.
El desarrollo completo demora entre 10 y 37 días, dependiendo de la temperatura y la planta huésped en la que se desarrolla el insecto. La temperatura óptima para el desarrollo de los huevos es de 24 ° C y el insecto muestra su preferencia por el desarrollo en plantas de habas; El desarrollo del huevo al adulto, durante el período de verano, se completa en aproximadamente un mes.
Al llegar en la primavera, el insecto comienza a alimentarse a expensas de varias plantas herbáceas, como la papa, la remolacha, el algodón y algunas legumbres.
Al final del período de verano, en agosto-septiembre, se lleva a los cítricos donde pica las frutas. Este insecto completa varias generaciones (hasta 4) por año en áreas templadas, pero puede llegar a 10 generaciones en climas más cálidos, como en el norte de África.

Papel ecológico –
Los adultos y las formas pre-imaginarias de Empoasca decipiens infestan las hojas de las plantas hospederas, a través de mordiscos en las costillas principales y secundarias.
Sin embargo, las etapas preimaginales del insecto son los principales culpables del daño: su escasa movilidad los empuja a concentrar su actividad trófica en la misma hoja. Los individuos de segunda generación, activos en el período de verano más caluroso, son particularmente peligrosos si las plantas hospederas están en un estado de estrés hídrico.
Las lesiones causadas por el insecto provocan el inicio del ennegrecimiento de las costillas, lo que dificulta la circulación de la linfa procesada, con la consiguiente ducha de la parte periférica del colgajo hacia la página inferior; También se produce necrosis del margen en sí, precedida por el color amarillento de los tejidos (en las vides blancas) y el enrojecimiento de los mismos (vides rojas). Estas necrosis pueden extenderse a todo el margen de la hoja o solo en sectores limitados, a veces profundamente en los tejidos vegetales.
Las hojas afectadas se secan y caen prematuramente; los más jóvenes se marchitan y se secan sin mostrar las alteraciones cromáticas descritas.
En cuanto a las condiciones más dañinas, estas ocurren con un clima más húmedo y el sombreado de la vegetación que empuja al insecto a empujarse sobre las hojas en crecimiento ubicadas en la parte interna de la vegetación.
En cuanto al melocotón, Empoasca decipiens ataca las hojas ubicadas en el ápice de los brotes causando arrugas, falta de desarrollo del colgajo y necrosis de la parte apical. En actinidia, por otro lado, las succiones causan la necrosis del borde de la hoja, con las consecuentes consecuencias en el desarrollo de los frutos.
Estas alteraciones se llaman «manchado amarillo» o «fetola»; los síntomas deprecian considerablemente la fruta y son más frecuentes en mandarina, clementina, naranja y limón.
Las intervenciones dirigidas a contener este insecto deben, en primer lugar, dirigirse a la eliminación de las plantas de las plantas herbáceas que albergan, en primavera-verano, el Empoasca decipiens antes de que se transfieran a los cítricos u otras frutas.
Las intervenciones de control químico deben llevarse a cabo solo en caso de extrema necesidad y en cualquier caso con un umbral de aproximadamente el 3% de las frutas afectadas; consiste en la ejecución, en el momento de la migración de los fitófagos en los cítricos; de un tratamiento con spray para el cabello con fosforgánicos.
Sin embargo, se debe considerar que si la infestación ha ocurrido, casi siempre, es porque el ecosistema de producción agrícola se diseñó con criterios no agroecológicos (especializaciones excesivas, fertilizaciones incorrectas, sextos demasiado ajustados, etc.). Debe recordarse que en la naturaleza este insecto, si se respetan todas estas condiciones, está controlado por algunos himenópteros.
Una vez que los tratamientos químicos han comenzado, es muy complejo restaurar ciertas biocenosis naturales.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *