I Biocidi – un furto alla Natura

Biocidas: un robo de la naturaleza

Los biocidas son aquellos productos que realizan una función letal hacia los organismos contra los cuales se usan, siendo venenos reales, la redacción más correcta debería ser la de los pesticidas y no la de los pesticidas.
Fue sobre todo la llamada agricultura industrial la que requirió un uso creciente de estas sustancias. Esto condujo a la especialización de los cultivos, las nuevas variedades híbridas, la carrera para aumentar los rendimientos con el uso de fertilizantes sintéticos. Todo esto ha desencadenado una deriva ecológica que es difícil de recuperar.
El uso de biocidas, creados para ayudar a la agricultura, está arrastrando al ecosistema y a la humanidad a una espiral muy peligrosa de la cual es difícil regresar. Los insectos, pájaros, mamíferos, microorganismos del suelo, etc., con cada día que pasa, están cada vez más en riesgo. Un problema de dimensiones tan vastas que las crisis financieras solo nos hacen sonreír.
Los biocidas, diseñados para resolver algunos problemas de producción, a menudo garantizando los ingresos de los agricultores individuales, a nivel de ecosistema y planetario, están desencadenando un empobrecimiento sin precedentes de la biodiversidad y la fertilidad del suelo.
Los costos que estamos pagando son mucho mayores que los beneficios para los rendimientos agrícolas, ya que contaminan y contaminan el suelo, el agua y el aire. Desde los picos más altos hasta el fondo marino, transportados y transportados, los biocidas están ahora en todas partes, incluso donde no deberían estar.
Los respiramos, los tomamos con el agua que bebemos, con los alimentos, con consecuencias obvias para nuestra salud. Se estima que los costos de atención médica, en los próximos años, conducirán al colapso del gasto público y al empobrecimiento de los pobres cada vez mayores.
Y los datos son peores que nuestras consideraciones. Un informe reciente de Greenpeace, que informa una investigación científica llevada a cabo durante 5 años en Alemania, reveló que en el 60% de los acuíferos muestreados (2.280 acuíferos), se detectaron rastros de pesticidas o sus metabolitos, mientras que en Holanda, en 2013, el 65% de las muestras de agua superficial contenía 30 o más insecticidas.

Mira el video sobre el tema y suscríbete al canal de YouTube

Veamos que pasa en Italia. Según los datos de ISPRA, en 2012, se encontraron 175 productos químicos diferentes en las aguas de nuestro país, un número mayor que en años anteriores. En aguas superficiales, se encontraron pesticidas en el 56.9% de los 1,355 puntos controlados, mientras que en las aguas subterráneas el 31% de los 2,145 puntos examinados estaban contaminados.
¿A quién le damos la responsabilidad de todo esto? Bueno, en 2011 el 76% de las ventas de pesticidas en todo el mundo fueron solo 6 empresas, que obviamente tienen todo el interés en mantener este sistema agrícola.
Veamos ahora los datos relacionados con el estado de salud de la población mundial. Según el Informe sobre el cambio de la Tierra 2018, publicado por Federbio en colaboración con Isde-Medici para el medio ambiente, Legambiente, Lipu, WWF y un panel de expertos, hoy en día existen 26 millones de casos de envenenamiento por año en todo el mundo, es decir. más de 71 mil por día (lo que equivale a los habitantes de una ciudad italiana promedio).
A la luz de estos datos alarmantes, en un documento reciente, la FAO tuvo que afirmar que el modelo de la llamada revolución verde (industrialización de la agricultura más productos químicos sintéticos) no solo puede considerarse agotado, a pesar de todas las consecuencias conocidas, sino que debe ser en muy poco tiempo ir hacia un modelo agroecológico.
Finalmente, los costos asociados con la degradación del suelo. Según el estudio «Evaluación de la degradación y restauración de la tierra» publicado por Ipbes, que es una plataforma lanzada en 2012 por el PNUMA, a nivel mundial, la degradación del suelo, causada por actividades humanas, cuesta más del 10% del producto bruto total anual y tiene impactos negativos en el bienestar de 3.200 millones de personas, especialmente en los países más pobres.
Entre otras cosas, el informe advierte que en poco más de tres décadas, alrededor de 4 mil millones de personas vivirán en zonas áridas y, en ese momento, la degradación del suelo probablemente esté acompañada de problemas estrechamente relacionados con el cambio climático, lo que obligará a unos 700 a emigrar. millones de personas.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *