Scaphoideus titanus

Scaphoideus titanus

El zumbador dorado (Scaphoideus titanus Ball) es un insecto homóptero perteneciente a la familia Cicadellidae.

Sistemático –
Desde el punto de vista sistemático pertenece a la Eucariontes dominio, Reino Animalia, Subreino Eumetazoa, Rama Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda Clase Insecta, Subclase Pterygota, Cohorte exopterygota, Subcoorte Neoptera, Superorden paraneoptera, Sección Rhynchotoidea, orden Hemiptera, suborden Homoptera, Sección Auchenorrhyncha, Infraorden Cicadomorpha, Superfamilia Membracoidea, Familia Cicadellidae, Subfamilia Deltocephalinae y, por lo tanto, al género Scaphoideus y a la especie S. titanus.

Distribución geográfica y hábitat –
El zumbador de sabor dorado es un insecto originario de América del Norte e introducido accidentalmente en Europa en la década de 1960, probablemente a través de huevos de invernada en el ritidoma de esquejes, aunque probablemente ya estuvo presente durante algún tiempo, después de importaciones masivas, durante la segunda mitad desde 1800, de portainjertos americanos resistentes a la filoxera.
En Italia se informó por primera vez en 1963 en Liguria, desde donde se extendió a las regiones norte y central de Italia y, posteriormente, a Suiza, Eslovenia, Croacia, Portugal, España y Serbia.
El timbre realiza su ciclo biológico exclusivamente en la vid, Vitis spp, y es el vector de la flavescencia dorada de la vid.

Morfología –
Los huevos de Scaphoideus titanus son reconocidos por su forma reniforme, comprimidos lateralmente, transparentes y de aproximadamente 1 mm de largo, inicialmente de color perlado, tienden a amarillear el final del desarrollo embrionario cuando los ojos del embrión, de color rojo, se hacen visibles a través del corion. Estas ubicadas en el bosque son muy difíciles de ubicar en el campo.
Este insecto tiene 5 edades juveniles, de forma similar, dividido en dos etapas de neanida sin bocetos de ala y tres de ninfa con bocetos de ala presentes.
Las primeras tres edades tienen un color blanco crema, mientras que las ninfas de la cuarta edad tienen las áreas marrones características en el abdomen.
Las ninfas de la edad de V son bien reconocibles gracias a las grandes áreas ocre en las urotergitas y al color marrón de las fundas de las alas.
En todas las edades, la última uritis tiene dos puntos negros romboides. Esta característica diferencia las formas juveniles de Scaphoideus titanus de las de especies similares.
Los adultos miden de 5 a 6 mm de longitud, con las hembras ligeramente más grandes que los machos, y son de color marrón ocre.
La cabeza es triangular desdea y, tanto en adultos como en formas juveniles, hay de 2 a 4 bandas transversales más oscuras en la frente y una mancha triangular transversal ubicada en una posición dorsal entre los ojos compuestos.
Las patas son de color crema, excepto las metatorácicas que tienen la parte distal y el segundo tarsómero oscuro, y el primer y segundo tarsómero blanquecino.
Las alas metatorácicas son de color parduzco y tienen venas oscuras; en el frente hay areolas blancas.
Se puede reconocer que la hembra está equipada con un resistente ovipositor marrón dorado que le permite poner sus huevos en las ramas. Este ovipositor, colocado al final del abdomen, está precedido por un anillo negro en el segmento pregenital.

Aptitud y ciclo biológico –
El ciclo biológico de este insecto comienza con la puesta de huevos que se lleva a cabo de agosto a octubre en el ritidoma de las ramas donde, a mediados de mayo, comienza la eclosión de los huevos, que dura varias semanas.
El desarrollo del insecto ocurre a través de dos etapas neanidas y tres etapas de ninfa.
Las ninfas de la primera edad alcanzan la densidad numérica máxima a mediados de junio y posteriormente disminuyen a favor de las formas pre-imaginarias de las edades posteriores. La presencia de formas juveniles continúa durante todo el mes de julio.
Los primeros adultos son a principios de julio.
De esta manera, el Scaphoideus titanus realiza solo una generación anual.

Papel ecológico –
El timbre de la flavescencia dorada es un insecto que puede estar presente en todas las áreas vitivinícolas, especialmente en las áreas marginales, donde hay una alta presencia de pequeñas parcelas marginales o plantas de Vitis sp. inquieto en los incultos
Este insecto es de importancia insignificante para el daño directo, pero suscita serias preocupaciones sobre la propagación del fitoplasma de la flavescencia dorada. El insecto se infecta pinchando el floema de las vides infectadas y puede transmitir el fitoplasma después de aproximadamente un mes de incubación. Durante este período, el fitoplasma se localiza en las glándulas salivales del timbre, que sigue siendo infeccioso de por vida.
Los daños directos causados ​​por este insecto son menores y debido a la acción tóxica de la saliva, ejercida durante la succión de la savia.
Se pueden observar necrosis y alteraciones cromáticas en las plantas afectadas, principalmente en las costillas y en los brotes. Sin embargo, el daño más grave es, como se mencionó, el daño indirecto debido a la transmisión persistente del fitoplasma de la Flavescencia dorada que se localiza en el floema después de pinchazos de succión.
La contención de este insecto es básicamente preventiva.
Se debe evitar el uso de material de vivero de áreas colonizadas por el insecto, ya que podría contener los huevos del escafoides en su interior.
Las intervenciones de lucha tienen como objetivo reducir las poblaciones de insectos y eliminarlas antes de que se infecten y, por lo tanto, puedan transmitir la flavescencia dorada.
Recomendamos monitorear las formas juveniles y adultas utilizando trampas cromotrópicas amarillas.
Por lo tanto, el muestreo de adultos es importante para determinar el momento apropiado para intervenir.
En este caso, se utilizan 3-4 trampas por cada hectárea de viñedo; lo ideal es colocar una trampa cada 6 filas, pero para parcelas grandes una trampa cada 10 filas es suficiente. También recomendamos colocar las trampas a lo largo de una diagonal hipotética del viñedo.
El período de colocación de las trampas debe realizarse antes del vuelo de los adultos, es decir, aproximadamente a partir de la segunda década de junio, y debe reemplazarse cada 10-15 días hasta finales de octubre.
La identificación de los adultos de Scaphoideus titanus se puede realizar a simple vista o con la ayuda de una lente, mientras que para distinguir el sexo de los adultos capturados es necesario utilizar un microscopio estereoscópico.
También se puede realizar un método de muestreo con una red de corte entomológica, que permite capturar insectos vivos para someterlos a cualquier diagnóstico de laboratorio. Debe usarse directamente en la corona de la vid golpeando la vegetación de abajo hacia arriba o lateralmente. Con respecto a las trampas, la red proporciona datos no durante un período de tiempo, sino en relación con un día determinado.
Para la contención de Scaphoideus titanus debe llevarse a cabo, posiblemente con técnicas integradas de agricultura orgánica, incluso si esta técnica es, en este momento, particularmente difícil ya que los únicos ingredientes activos permitidos activos contra Scaphoideus titanus son azadiractina, piretro y, en menor medida, rotenona.
Por esta razón, para mejorar la acción de las piretrinas, es apropiado implementar algunas precauciones:
– llevar a cabo los tratamientos después del atardecer, ya que las piretrinas se degradan con los rayos ultravioleta;
– utilice productos a base de piretrinas añadidas con butóxido de piperonilo que aumenta su estabilidad;
– diluir el producto a base de piretro en aguas no calcáreas (pH inferior a 7, ideal entre 6 y 6.5), posiblemente acidificando el agua con vinagre o ácido cítrico, ya que el efecto del piretro es neutralizado por soluciones básicas ;
– intervienen en las etapas juveniles (neanidos de edad I y II), menos móviles y más sensibles, repitiendo las intervenciones a una distancia de 7 a 10 días, dada la incrustación de la eclosión de los huevos y la baja persistencia de las piretrinas;
– humedezca bien la capa basal de vegetación, incluida la página inferior de la hoja, donde se concentran las etapas juveniles del zumbador.
Sin embargo, la lucha con los métodos biológicos no es efectiva si no adoptamos criterios complementarios basados ​​en modelos de agroecología (biodiversidad de cultivos, asociaciones con otras especies, introducción de sus antagonistas, etc.).
Entre los antagonistas de este insecto mencionamos: los himenópteros driínidos Gonatopus peculiaris, Lonchodryinus flavus, Esagonatopus perdbilis, Esagonatopus niger y Anteon masoni. Estos parecen desempeñar el papel principal como parasitoides. Entre los otros parasitoides se encuentran los himenópteros mimarid y los diptera pipunculid.
El uso del control químico debe ser el último remedio ya que el tratamiento con insecticidas altera la biocenosis de toda el área con consecuencias que son peores que el remedio.
En general, el control químico se lleva a cabo teniendo en cuenta las características y métodos de adquisición del poder infeccioso por parte del insecto. Para transmitir el fitoplasma de la flavescencia dorada, Scaphoideus titanus debe alimentarse durante 7-8 días en plantas enfermas y pasar un período de incubación de 30 a 35 días.
Por lo tanto, los primeros tratamientos se llevan a cabo 30 días después de los primeros nacimientos (indicativamente en la segunda década de junio), un período durante el cual las ninfas de edad III son potencialmente infecciosas. Dada la escalaridad de los nacimientos, un segundo tratamiento se lleva a cabo 20-30 días después, mientras que un posible tercer tratamiento llevado a cabo a fines de julio y principios de agosto con fines de precaución es útil para evitar la llegada de adultos de viñedos adyacentes no sometidos a tratamientos químicos. También se recomienda eliminar las ventosas después del primer tratamiento. Los brotes de vid estadounidenses del portainjerto, de hecho, pueden infectarse por la flavescencia dorada pero no manifiestan los síntomas, convirtiéndose así en una posible fuente de inoculación.
Si, por otro lado, es necesario intervenir con las formas juveniles (entre las edades de I y III), se recomiendan insecticidas que regulan el crecimiento, como Flufenoxuron, Buprofezin e Indoxacarb. En formas juveniles en la edad III y IV (aproximadamente 35 días después de la eclosión de los huevos) se pueden usar insecticidas fosforgánicos tales como clorpirifos-etilo, clorpirifos-metilo y fenitrotión. Estos ingredientes activos también son efectivos contra los otros zumbadores de la vid; El fenitrotión y el clorpirifos – etilo también son efectivos contra las cochinillas harinosas.
Finalmente, tenga en cuenta que el Decreto Ministerial no. 32442 del 31 de mayo de 2000, «Medidas para la lucha obligatoria contra la Flavescencia Dorada de la vid» publicada en el Boletín Oficial no. 159 del 10 de julio de 2000, estableció la lucha obligatoria contra el escafoides en toda Italia, para evitar la propagación de la flavescencia dorada.

Guido Bissanti

fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *