Capnodis tenebrionis

Capnodis tenebrionis

Carocho-Negro (Capnodis tenebrionis Linnaeus) es un escarabajo grande perteneciente a la familia Buprestidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgenus Eumetazoa, Bilateria Branch, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Subcoorte Neoptera, Superorder Oligoneoptera, Coleoptera Order, Suborder, Infraorder, Superorder, Infraorder, Superorder, Infraorder, Superorder, Infraorder, Polyorfamil, Superorder, Poliherfamilia Buprestoidea, Familia Buprestidae, Subfamilia Chrysochroinae, Tribù Dicercini, Sub-tribu Dicercina y por lo tanto al género Capnodis y a la especie C. tenebrionis.

Distribución geográfica y hábitat –
Carocho-Negro es un escarabajo polífago que vive a expensas de las frutas de hueso cultivadas (albaricoque, ciruela, melocotón y cereza) y se extiende por toda el área mediterránea (España, Francia, Grecia, Túnez, Argelia, Marruecos, Líbano, Israel), Irán y cerca del este. Está presente en Italia, especialmente en las regiones del sur, aunque debido al cambio climático su área de distribución también se está expandiendo hacia el norte.

Morfología –
Los adultos de Capnodis tenebrionis tienen 15-28 mm de largo y tienen un color negro opaco con la parte posterior de la primera parte del tórax (área detrás de la cabeza) de color claro con cuatro protuberancias de puntos brillantes.
Las larvas son apodas, de color blanco amarillento, con una forma alargada y aplanada con segmentación evidente del cuerpo; estos en la madurez alcanzan 60-70 mm de longitud.

Actitud y ciclo biológico –
Los adultos de Carocho-Negro superan el invierno en diferentes refugios presentes en el suelo y luego aparecen en el período de mayo a junio. Estos se alimentan del follaje y se mueven con vuelos de una planta a otra durante las horas más calurosas. Las hembras ponen sus huevos de forma aislada o en pequeños grupos en las grietas del tronco hasta una altura de 10 cm del suelo o en el suelo que rodea la planta; El período de deposición es de junio a septiembre.
Los huevos son muy susceptibles a la humedad relativa con un nivel ideal de alrededor del 65%, después de que este nivel de mortalidad comienza a aparecer entre ellos, hasta que es total con un 100% de humedad.
Las larvas nacen después de un período de aproximadamente 2 semanas a partir de la deposición del ovo y las que nacen de los huevos puestos en el suelo se mueven en busca del tallo o las raíces. Las larvas penetran a través de la corteza y cavan túneles subcorticales, se desarrollarán dentro de ellas en 1-2 años después de haber pasado dos inviernos. Las larvas maduras cavan una célula donde, después de dos semanas, se hinchan y después de tres semanas se forma el adulto; esto escapa y se alimenta por un corto período de tiempo para luego, con la llegada del otoño, ir a refugiarse para vencer el invierno.
Carocho-Negro tarda 1-2 años en completar su ciclo biológico (los adultos reaparecen en el segundo o tercer año solar); Las larvas maduras pueden identificarse fácilmente porque al final del ciclo son transportadas y pupadas en nichos subcorticales superficiales.

Rol Ecológico –
Carocho-Negro se alimenta a expensas de las rosáceas silvestres y cultivadas. Los síntomas de su presencia en el albaricoquero pueden ser la producción de encías, la caída y la desecación de las hojas.
Sin embargo, son las etapas larvarias las que producen el daño principal de Capnodio. De hecho, las larvas primero excavan galerías subcorticales poco profundas, luego penetran en la madera donde cavan túneles, incluso en las capas más profundas; Estos túneles también pueden tener un curso vertical debido al movimiento de las larvas desde el tronco hasta las raíces y viceversa.
Los órganos leñosos más afectados son los tallos, especialmente en las partes basales, y las raíces grandes; las plantas afectadas mueren severamente y, especialmente las más jóvenes, hasta 3-4 años que pueden morir.
La almendra es la menos susceptible entre las diferentes frutas de hueso y las infestaciones ocurren generalmente en las regiones sur e insular, a veces también ocurren en las regiones del norte, especialmente en las zonas montañosas.
La contención de la población de Capnodis tenebrionis se basa en intervenciones agronómicas a partir de la compra de material saludable y el mantenimiento de las plantas con buena salud, ya que un buen vigor las hace menos susceptibles.
Si el capnodio está presente, es posible realizar riegos abundantes y frecuentes para matar las larvas, desenterrar el collar de plantas jóvenes que muestran el deterioro del follaje y rodearlo con una gruesa malla para evitar que los adultos escapen, eliminando y quemando las plantas con síntomas de sufrimiento general.
Otras técnicas de contención de este escarabajo pueden ser aquellas con aceites blancos activados con insecticidas que se llevarán a cabo durante la oviposición, lavando minuciosamente las partes basales de las plantas con la suspensión de insecticidas para evitar su actividad larval.
Los adultos podrían ser controlados con intervenciones químicas en la vegetación durante su período de actividad trófica en las partes epigeas.
Sin embargo, es evidente que esta última hipótesis debe ser proporcional a los costos ecológicos y los períodos adecuados para evitar interferencias con las poblaciones de insectos polinizadores.
Recientemente, sin embargo, se está trabajando en intervenciones agronómicas que se combinen con defensa directa, destinadas a obstaculizar el desarrollo y la propagación de Carocho-Negro y una de las posibilidades más interesantes que están surgiendo se refiere a la elección del portainjerto para las nuevas plantas. Claramente, esta es una técnica que tiene perspectivas muy interesantes pero que, para ser aplicada correctamente, requiere la participación y colaboración de los propietarios de los viveros.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *