Mandragora autumnalis

Mandragora autumnalis

La mandrágora (Mandragora autumnalis Bertol., 1820) es una especie herbácea perteneciente a la familia de las solanáceas.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, United Plantae, división Magnoliophyta, clase Magnoliopsida, orden Solanales, familia Solanaceae y, por lo tanto, al género Mandragora y a la especie M. autumnalis.

Etimología –
El término Mandragora parece venir por asonancia del persa mandrun-ghia grass-man: para la forma de las raíces.
El epíteto específico de otoño proviene del otoño otoño: otoño, otoño.

Distribución geográfica y hábitat –
La mandrágora es una planta extendida en el área del sur del Mediterráneo que va desde Portugal a Grecia, presente desde Cerdeña hasta el norte de África y Oriente Medio. En Italia crece en campos no cultivados a lo largo de zonas montañosas y caminos de montañas áridas expuestas al sol.
Su hábitat está representado por los suelos de suelos calcáreos y soleados.

Descripción –
La Mandragora autumnalis es una especie herbácea perenne, emicriptofita, acaule que está dotada de una gran raíz de raíz principal, del aspecto antropomórfico característico.
Las hojas son ovadas-oblongas, corrugadas, dispuestas para formar una roseta basal en el centro de la cual, en otoño, se forma un mechón de flores pedunculadas en grupos de 5 a 60.
Las flores azules o blancas son bellflowers de poco más de 2 cm de largo, con corola gamopetal que en la parte terminal se subdivide en 5 lóbulos triangulares con márgenes ligeramente ondulados.
Los frutos son bayas redondas iguales a las de Solanum capsicastrum, que pasan de verdes cuando son inmaduras a amarillo rojizo cuando maduran hasta que se vuelven negras cuando se secan. Las bayas maduran en el verano y, como todas las otras partes de la mandrágora, emiten un olor desagradable casi fétido. La fruta también se llama la manzana del diablo debido a su alta toxicidad.
Dentro de las bayas encontramos las semillas que son numerosas, pequeñas, reniformes y capaces de germinar en tiempos muy largos.

Cultivo –
La mandrágora es una planta que, con las precauciones adecuadas, se presta fácilmente para ser cultivada en el suelo y en macetas. No se recomienda el cultivo en maceta ya que el desarrollo excesivo de la raíz de unos 150 cm requeriría vasos grandes y muy profundos.
Incluso si la mandrágora es una planta venenosa para la ingestión, sin embargo, se cultiva en toda su extensión como planta ornamental perenne y como un buen augurio.
Para su cultivo requiere lugares brillantes y soleados, incluso si se desarrolla de una manera exuberante, incluso en aquellos parcialmente sombreados. No sufre el calor y no teme al frío, pero tolera gravemente las heladas nocturnas.
Esta planta prefiere suelos calcáreos bien drenados. El sustrato de crecimiento adecuado debe ser profundo, fértil y bien drenado para permitir el correcto desarrollo de la raíz que, como se sabe, tiene aproximadamente 150 cm de largo. No tolera suelos húmedos o con grava.
En lo que respecta al riego, incluso si se trata de una planta rústica que está satisfecha con el agua de lluvia, debe regarse regularmente durante el verano y especialmente durante los períodos de sequía prolongada. Una ingesta reducida o baja de agua dificulta el crecimiento vegetativo de la planta.
Para el aporte de sustancias fertilizantes, incluso si la mandrágora no tiene requerimientos nutricionales particulares, al momento de la siembra, un suministro de estiércol maduro favorece el crecimiento y la floración.
Para la multiplicación recordamos que esta planta, en la naturaleza, se reproduce espontáneamente por semilla.
Sin embargo, la siembra se lleva a cabo en el período de otoño colocando las semillas en una maceta que contiene un sustrato fino y ligero específico, que debe mantenerse húmedo hasta que aparezcan los brotes. Los tiempos de germinación son bastante largos (meses) pero, por otro lado, las plántulas jóvenes se pueden plantar definitivamente sin ningún problema, ya que son muy resistentes al trasplante.
Además, para evitar la propagación de enfermedades fúngicas, es recomendable cortar las hojas secas y las arruinadas por los caracoles.
Finalmente, las posibles enfermedades y parásitos. En general, la mandrágora es una planta rústica resistente a las plagas animales comunes, como los pulgones y las cochinillas, pero sufre de pudrición de la raíz debido al estancamiento del agua en el suelo. Entre los animales terrestres, es atractivo para los caracoles que erosionan rápidamente la roseta de hojas hasta salir del corto cala.

Usos y Tradiciones –
Mandragora autumnalis es una planta que tiene un comportamiento vegetativo único. En verano, la planta desaparece del suelo, entra en hibernación y se vuelve hipogea, pero debajo de la capa de la tierra está perfectamente viva. Vuelve en otoño dando un espectáculo de sí mismo en la temporada de frío.
Es una planta conocida desde la antigüedad, tanto que también fue mencionada en la Biblia en el libro de Génesis: Rachel le pidió a Lia la raíz de mandrágora para obtener fertilidad.
Debido a su forma particular, esta planta se llama con diferentes nombres: la manzana del diablo, el anciano barbudo, la anciana y el semi-homo.
Los antiguos griegos llamaron a la raíz de Mandragola antropomorfón por su aspecto antropomórfico que adquiere bifurcación y ramificación e incluso pudieron distinguir su sexo: mandrágora macho con raíz blanca, gruesa y carnosa y mandrágora hembra con raíz más pequeña y negruzca.
En la antigüedad, la raíz de la Mandragora, que se consideraba mágica debido a su característica forma antropomórfica, se mantenía envuelta en un paño rojo en un lugar oculto y luego se usaba para diversos fines, tales como: proteger la salud del propietario, ganar y lanzar el mal de ojo, tener o quitar la fortuna y la riqueza, favorecer la fertilidad, estimular el amor, superar las calamidades y la muerte.
Según las antiguas leyendas, quienes descuidadamente desarraigaron la planta de su tierra cayeron en desgracia y fueron maldecidos de por vida. En muchos casos, el veneno que escapó a la erradicación condujo a la locura y la muerte.
También en el pasado, la mandrágora se usaba como planta alucinógena y afrodisíaca. También fue utilizado por las brujas como ingrediente principal en varias pociones mágicas y para rituales de wodoo.
Probablemente fue la conformación antropomórfica de sus raíces lo que ayudó a dar a la mandrágora poderes sobrenaturales en muchas tradiciones populares.
En cualquier caso, la mandrágora es una planta tóxica que contiene algunos alcaloides cuya acción es similar a la de la atropina y, por lo tanto, no debe cultivarse en lugares frecuentados por niños pequeños que, por simple curiosidad, podrían alentarse a tragar las bayas de color. La ingestión podría aumentar la frecuencia cardíaca, producir efectos de excitación psicomotora y psíquica, alucinaciones, manifestaciones de risa convulsiva y estados delirantes.
A pesar de ser venenoso, la mandrágora todavía se usa en la medicina tradicional como anestésico suave. La medicina homeopática, con medicamentos extraídos de la raíz y dosificados adecuadamente, trata enfermedades respiratorias, epilepsia, depresión, insomnio e incontinencia urinaria.

Modo de preparación –
De acuerdo con documentos y prescripciones antiguas, aquellos que tienen que tomar esta hierba tienen cuidado de no tener el viento opuesto y trazar primero, todo alrededor, 3 círculos con la espada, luego desenterrar mirando hacia el oeste. El jugo se obtiene tanto de las frutas como del tallo, después de cortar la parte superior, y de la raíz, abriéndose haciendo pequeños agujeros o cocinando. Este último también se puede utilizar en su parte leñosa; También se conserva en vino cortado en disquetes. El jugo no se encuentra en todas partes; sin embargo, siempre que sea posible, se cosecha durante el período de cosecha. Su olor es fuerte, pero el olor que emana de la raíz y el fruto del tipo blanco es más fuerte. Las frutas maduras se secan a la sombra. El jugo que sale se condensa al sol, así como el de la raíz triturada o cocida en vino negro hasta que se reduce a un tercio. Las hojas se conservan en salmuera y esto aumenta su efectividad; de lo contrario, el jugo de las plantas frescas es como un veneno; e incluso con este sistema de preservación, las sustancias nocivas producen pesadez en la cabeza incluso a través del sentido del olfato. Aunque en algunas áreas se comen los frutos de esta planta, aquellos que no están informados pierden su palabra debido al olor demasiado fuerte; incluso vienen a morir si toman una mayor cantidad en la poción. El poder soporífero de esta hierba está relacionado con la resistencia física de quienes la beben: la cantidad promedio de una poción es un ciato. También se bebe contra serpientes y antes de tamaños y agujeros, como anestésico: para este uso es suficiente para que algunos lo huelan para conciliar el sueño. También se bebe como un sustituto del eléboro, en vino de melón, en dosis de 2 mulas (pero es más efectivo que el eléboro), para provocar el vómito y expulsar la bilis negra «.
Es evidente que hoy el uso de esta planta debe ser seguido por prescripciones cuidadosas y evaluaciones médicas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *