Ecologia y paisaje

Ecologia y paisaje

El concepto y la definición de «paisaje» son temas complejos para describir y circunscribir, también porque es una visión que ha experimentado una profunda evolución a lo largo del tiempo, por lo que es necesario proporcionar algunas coordenadas fundamentales que nos ayuden a dar un sentido común y logrado.
Una de las interpretaciones más frecuentes del paisaje, tomada, entre otras cosas, por diccionarios y enciclopedias, es la que lo identifica con «la imagen que podemos percibir de un tramo de la superficie de la tierra». Pero es fácil entender cómo esta suposición ya no puede satisfacernos.
Esto se debe a que, en esta fase histórica, estamos pasando por la visión antropocéntrica del mundo, en la cual el hombre era un centro de observación y dominación, a la ecológica y por lo tanto ecocéntrica, en la cual el hombre es parte de un todo. En esta nueva visión, el Paisaje ya no es externo al hombre, sino que es el hombre el que está dentro de él y, obviamente, todo esto transforma toda la perspectiva y las posibles interacciones.
Este cambio de paradigma está dictado, como veremos más adelante, por los reflejos que todos los descubrimientos, en gran parte ya del siglo pasado, están dando a la dinámica de la misma percepción de la realidad. Por otro lado, el paso de la física newtoniana a la física cuántica está produciendo los mismos efectos que el descubrimiento de un planeta esférico, en lugar del plano, tuvo en siglos pasados.
Podemos afirmar entonces que, como en todas las cosas del conocimiento, la única ley que tiene valor es la del cambio continuo; para decirlo como el filósofo rey Marco Aurelio: el universo es cambio, nuestra vida es consecuencia de nuestros pensamientos. Así, incluso algunas certezas sobre las cuales hemos construido nuestros teoremas, nuestros procedimientos, pueden ser desafiados por nuevos descubrimientos o, de hecho, por nuevos procedimientos epistemológicos. Podemos decir que la única constante del Universo es el cambio.
En este cambio, debemos descender del Olimpo de los dioses para asumir una nueva visión. La falta de esta visión nos ha llevado, de hecho, a una interacción con el Paisaje y sus ecosistemas, lo que ha producido grupos urbanos cada vez más concentrados en las grandes ciudades y, desafortunadamente, la despoblación y la degradación de las zonas del interior y los pequeños centros de población y a la pérdida, a menudo, de identidad de paisajes enteros. La responsabilidad se debe a una lectura errónea de la funcionalidad de los ecosistemas, tanto a gran escala como en detalle.
Cada célula en el territorio responde a ciertos equilibrios, sin el conocimiento de que tiende a deteriorarse, para generar tasas de entropía creciente, que se manifiestan con formas de energía cada vez más pobres, tanto desde un punto de vista ecológico como humano. Esto conduce a la pérdida de biodiversidad, erosión ecológica, degradación cultural y social y finalmente: pobreza. Si definiéramos qué es la pobreza, de acuerdo con esta perspectiva: podríamos definirla como la capacidad humana disminuida para interactuar y coexistir con las leyes de la Naturaleza y, por lo tanto, para integrarse con el Paisaje.
Sin embargo, al aplicar balances energéticos a la gestión de los ecosistemas, de los cuales la agricultura es una parte predominante con el 80% de la superficie, resulta que las prácticas agrícolas intensivas, por ejemplo, tienen un rendimiento igual a una décima parte de esas tradicionales; dejar en claro los anteriores al Tratado de Roma y la Revolución Verde. Este modelo se puede traducir a todas las actividades humanas. Según Jeremy Rifkin, esta tendencia está aumentando rápidamente precisamente porque los modelos de producción: agricultura, industria, servicios, etc. han escapado de los cánones de la eficiencia energética, para respetar solo las necesidades del mercado y no las ecológicas.
Para comprender esta afirmación, volvamos por un momento a la eficiencia de los modelos productivos del sector que más afecta al Paisaje, a saber, el del Sistema Agro-Silvo-Pastoral. Este sistema, como todas las actividades humanas, es un sistema disipativo. Cuando manejamos una granja, un bosque o un ecosistema, todo lo que hacemos es extraer, especialmente de las energías solares y del subsuelo, para convertirlas en energía alimentaria o para otros fines, de modo que cuando producimos un tomate o una espiga de hecho Acumulamos estas energías para hacerlas utilizables en un proceso energético secundario, que es la nutrición humana.
Este proceso puede llevarse a cabo de dos maneras: de acuerdo con sistemas termodinámicos cerrados o mediante sistemas termodinámicos abiertos. En el primer caso, las energías del proceso son libres de fluir e intercambiarse, mientras que las masas deben moverse lo menos posible y, en cualquier caso, con movimientos cortos. Recordamos aquí que para moverse, cada masa (ya sea productos agrícolas, personas, máquinas, etc.) necesita tanta energía como la distancia es mayor. En el segundo caso, es decir, en los sistemas termodinámicos abiertos, que vemos encerrados en rojo, tanto las masas como las energías son libres de moverse sin reglas. Es evidente que cuanto más nuestro sistema social y productivo sea de tipo abierto, menor será el rendimiento general del proceso. Hoy en día, la mayoría de los sistemas productivos, sean agrícolas o no, especialmente los especializados en Occidente, son de tipo abierto y, por lo tanto, de muy bajo rendimiento.

Bioregionalismo e Paesaggio

Pero hay un segundo aspecto: para poder rendir lo mejor, el Sistema necesariamente debe aumentar la complejidad de su estructura (de acuerdo con un orden de reciprocidad energética) al disminuir su entropía. El sistema, en pocas palabras, debe biodiversizarse. Por lo tanto, en la naturaleza es posible encontrar modelos de entropía negativa (la llamada neghentropía) que permite que los sistemas termodinámicos cerrados y biodiversos tengan el mayor rendimiento energético. Esta teoría, que es, entre otras cosas, la base de la agroecología, le valió al físico ruso Ilya Prigogine (quien es el padre de la epistemología de la complejidad) el Premio Nobel de Química de 1977.
A partir de la aplicación de estos conceptos, podemos derivar una serie de especulaciones que nos permiten comprender una sucesión de dinámicas que, de otro modo, serían de observación compleja y que, jugando fuerza, afectan el concepto y la evolución del Paisaje.
La primera especulación es de orden territorial. Todos los sistemas: ya sea una granja, un bosque o una ciudad, cumplen con estas leyes; son todas estructuras disipativas. Cada vez que nuestro sistema disipativo reconvierte poco y mal las energías que recibe (que son en gran parte solares), la mayor energía recibida, resaltada por las flechas en rojo, en comparación con la transformada (representada por las flechas verdes) después de una producción de entropía, que es una forma de energía degradada, que ya no es transformable y que causa el llamado calentamiento global.
La segunda especulación, que es consecuente, es en lugar del orden humano: hablamos de entropía social. La comunidad, para gestionar estos modelos energéticos ineficientes, debe crear estructuras, flujos, sistemas, mercados, burocracias, etc., cada vez más complejos que absorben mayores tasas de energía. En el libro Entropia, de Jeremy Rifkin, este proceso se ve, si no se presentan los remedios necesarios, como una función de no retorno. Al igual que en el equilibrio químico, cuando se produce la relación entre reactivos está excesivamente desequilibrada, existe el riesgo de no poder equilibrar la ecuación.
Por lo tanto, para remediar estas inconsistencias y operar en presencia de disciplinas convergentes, en el sentido más ortodoxo del Paisaje, inseparable de la Planificación Territorial, debemos avanzar hacia la identificación de macroáreas geográficas que toman el nombre de Bioregiones. Estas áreas, hipotetizadas por primera vez en la década de 1960 por Peter Berg y Raymond Dasmann, son la síntesis de esos principios éticos, políticos e ideológicos relacionados con el ecosistema que los caracteriza. Según Thomas Rebb, el biorregionalismo es esa «forma de organización humana descentralizada que, al proponer mantener la integridad de los procesos biológicos, las formaciones vitales y las formaciones geográficas específicas de la biorregión, ayuda al desarrollo material y espiritual de las comunidades humanas que ellos habitan «.
Es fácil entender cómo se trata de un enfoque del concepto de paisaje, planificación, gestión de tierras, flujos turísticos, etc., que se mueve a un nivel totalmente innovador. Aplicando los principios antes mencionados y las especulaciones del bioregionalismo, siguiendo la dirección de los Sistemas Termodinámicos Cerrados, seremos testigos de un cambio total de los paradigmas organizacionales de la sociedad, de los modelos de Economía Circular y de los Paisajes futuros de nuestros territorios.
La relación entre producción y uso se acortará en beneficio de los sistemas urbanos más extendidos, menos concentrados y de mayor consumo de energía y con sistemas sociales, ecológicos y energéticos de larga data, donde el hombre será parte del paisaje y esta causa y efecto de los entornos culturales. Si, en cambio, seguimos aplicando la lógica en la dirección de los Sistemas Termodinámicos Abiertos, seremos testigos de la tendencia de crecimiento imparable de las megalópolis, del empobrecimiento progresivo y la degradación de los suburbios, con sistemas sociales, ecológicos y energéticos muy inestables de corta duración histórica.
Hemos llegado a ese momento en la historia donde, para abordar el complejo tema de las relaciones entre la humanidad, el medio ambiente y el paisaje, es necesario no solo un enfoque ético, cultural y técnico diferente, entre las diversas realidades profesionales y asociativas, sino sobre todo una nueva visión. perspectiva.
Nos encontramos con la famosa Regla de Einstein, que dice: «No puedes resolver un problema con el mismo tipo de pensamiento que usaste para crearlo». Sería miope, egoísta y el mayor error que se puede cometer. ¡La historia nos pedirá que tengamos en cuenta nuestra actitud futura!
Precisamente esa historia que, con la promulgación de la Constitución italiana del 1 de enero de 1948, nos dejó, con el artículo 9, un gran legado cuando afirma que: La República promueve el desarrollo de la cultura y la investigación científica y técnica. Protege el paisaje y el patrimonio histórico y artístico de la nación.
Esto equivale a una nueva visión del papel de la política que se mueve con modelos que ven en la protección y promoción de la diversidad, en la complejidad y la reciprocidad, los principios cardinales de un nuevo modelo de civilización.

Guido Bissanti

Enlace para comprar en Amazon




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *