Pandemis cerasana

Pandemis cerasana

El Green-Yellow Tortricide (Pandemis cerasana (Hubner)) es una polilla de la familia Tortricidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgenus Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneoptera, Subderinate Section, Subderinate Section, Subderinate Order, Heteroneura, División Ditrysia, Superfamilia Tortricidea, Familia Tortricidae, Subfamilia Tortricinae, Tribu Archipini y luego el Género Pandemis y la Especie P. cerasana.

Distribución geográfica y hábitat –
Pandemis cerasana es una polilla bastante común y extendida; Se encuentra en Europa, desde la península ibérica hasta los Urales y el Cáucaso, al sur de Siberia, Kazajstán, Mongolia, China y el Lejano Oriente. También se encuentra en Asia Menor y en Irán. También es una especie que se introdujo en América del Norte.
Su hábitat está vinculado a la presencia de manzana ornamental, pera, fruta de hueso y árboles de hoja caduca.

Morfología
El Green-Yellow Tortricide es reconocido por tener una envergadura que puede alcanzar 16–25 mm, con alas delanteras de color ocre; la librea se completa con una banda cerca de la cabeza, una banda transversal y el margen distal de color marrón claro.
Las alas posteriores son casi uniformes de color marrón grisáceo. El margen exterior de las alas es sinuoso y ligeramente oblicuo.
Los machos se distinguen por tener antenas con una muesca cerca de la base.
Estas polillas generalmente descansan con sus alas en forma de campana en una posición aplanada.
Las larvas pueden alcanzar una longitud de aproximadamente 20 a 24 milímetros, de color verde parduzco, con una placa torácica del color del cuerpo, que puede verse marrón en su mitad posterior.
Los huevos se ponen en oviplaces de color amarillo, indistintamente a ambos lados de las hojas.

Actitud y ciclo biológico –
Pandemis cerasana es una polilla que se puede ver volando, desde el atardecer hasta la noche, en el período de junio a agosto.
Estas polillas hibernan en la etapa de larvas jóvenes, tanto en las gargantas de la corteza como en otros refugios, obtenidas con hojas secas, en la base de las plantas o en la misma.
Una vez en el período de primavera, entre marzo y abril, se produce el primer daño, en los brotes o en los racimos de flores, debido a las larvas de invernada; estos, una vez que alcanzan la madurez, se incrisalidano entre las hojas que se unen y enrollan con hilos de seda característicos.
Los adultos revolotean normalmente desde la segunda década de mayo hasta la primera quincena de junio, con picos de parpadeo hacia finales de mayo. A partir de la oviposición de estos, la generación con actividad larval se origina en los meses de junio a julio. Los adultos que se originan en la segunda generación comienzan a volar entre julio y agosto y dan lugar a las larvas destinadas al invierno. Esta especie entonces hace dos generaciones al año.
Las larvas de primera y segunda generación son polífagas y se alimentan de varios árboles y arbustos caducifolios, como: Abies, Alnus, Acer, Betula, Crataegus, Fraxinus, Quercus y árboles frutales y arbustos, que incluyen: manzana y pera, avellana, cereza, ciruela, grosella, mora y frambuesa.
El daño, al igual que otros insectos bordadores, se debe a la actividad trófica de las larvas que atacan los brotes, las flores, las hojas y las frutas pequeñas de las siguientes maneras:
– las larvas de invernada producen erosiones características en los brotes y los racimos de flores que pueden dañarse hasta que se destruyan por completo. Posteriormente atacan las frutas pequeñas con erosiones típicas, más o menos profundas, que pueden hacer que la fruta se caiga; en cualquier caso, el fruto está bloqueado en su desarrollo, o su crecimiento es irregular, lo que resulta en depreciación;
Las larvas de las siguientes generaciones atacan:
– las hojas, con erosiones irregulares del parénquima;
– frutos, incluso si ya están formados, con erosiones superficiales características que se asemejan a bordados (de ahí el nombre de bordadores); estas frutas se deprecian incluso si las rosas son superficiales; La erosión irregular se suberifica y permanece como un signo indeleble del ataque.

Rol Ecológico –
Pandemis cerasana es una polilla que vive a expensas sobre todo de plantas como manzanos, perales, frutales de hueso y árboles frondosos ornamentales.
Para la contención de esta polilla es necesario seguir los métodos de control guiado e integrado y seguir medidas agroecológicas para evitar excesivas especializaciones culturales y la falta de consociaciones herbáceas y arbóreas.
Estos dispositivos son necesarios para disminuir la densidad de población de este insecto y aumentar la presencia de los enemigos naturales de esta polilla.
Entre estos, mencionamos los himenópteros Calcidoidei y Braconidae; Entre los Calcidoidei muy importantes están los Trichogramma, que son activos en los huevos. Finalmente, los Diptera Larvevorids cuyas larvas parasitan en general las larvas de los Tortricidae.
Para evaluar el momento y el umbral de intervención, que ocurre tanto a través del muestreo como del monitoreo con trampas sexuales, todos los bordadores se consideran de forma acumulativa (con referencia particular a la Pandemis cerasana y al Archips podanus).
El muestreo ambiental debe realizarse en primavera para evaluar la actividad de las formas de invernada en los brotes y los racimos de flores.
En la prefioritura (para la generación de invernada) el umbral es del 15-20% (en algunos casos reducido al 5%) de los brotes infestados.
Desde la floración, para las generaciones posteriores, el umbral es del 5% de los brotes / racimos infestados; Si no se toman medidas primero, los pétalos pueden caer con los mismos productos. Después de estas intervenciones, llevadas a cabo de acuerdo con las indicaciones que emergen de los muestreos, todos los otros tratamientos pueden realizarse evaluando los umbrales usando trampas sexuales. La metodología de monitoreo es la siguiente:
– las trampas deben montarse a principios de mayo;
– el número de trampas es una por hectárea o dos por granja;
– si solo se considera Pandemis, el umbral de intervención es de 15 adultos capturados por trampa en 1 o 2 semanas;
– si consideramos tanto el Pandemis como el Archips, el umbral de intervención acumulada es de 30 adultos capturados en las dos trampas en 1 o 2 semanas.
El umbral de intervención para la primera y segunda generación, especialmente contra las larvas de invernada, también se puede evaluar con una muestra de brotes / órganos infestados y es igual al 5%.
Además, si consideramos los umbrales de vuelo de las trampas contra las larvas de la generación (junio-julio) intervenimos, después de aproximadamente dos semanas de exceder el umbral, con Bacillus thuringiensis ssp. Kurstaki, con al menos dos tratamientos.
Contra las larvas de la segunda generación, después de aproximadamente una semana, se supera el umbral.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *