Luciola italica

Luciola italica

La luciérnaga itálica (Luciola italica L. 1767) es un escarabajo perteneciente a la familia Lampyridae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgenus Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneoptera, Coleopterora, Coleopteroor, Infraoptero, Coleopteroide, Infraoptero, Coleopteroide Elateriformia, Superfamilia Elateroidea, Familia Lampyridae, Subfamilia Luciolinae, Tribu Luciolini y luego al género Luciola y a la especie L. italica.

Distribución geográfica y hábitat –
Luciérnaga itálica está presente solo en Italia y en los Balcanes occidentales, donde necesita entornos completamente oscuros para sobrevivir porque las farolas y la contaminación lumínica en general dificultan o incluso impiden el encuentro entre los dos sexos. Su hábitat también está representado por áreas húmedas y de piedra caliza donde se alimenta principalmente de caracoles.

Morfología –
La luciérnaga itálica es reconocida en la etapa adulta por tener los machos alados, con un cuerpo largo y delgado, con una longitud promedio de 5-9 mm pero que puede superar incluso el centímetro. Estos pueden volar aproximadamente a un metro del suelo o descansar sobre tallos. Las hembras tienen un leve dimorfismo sexual, son más raras, tienen alas, pero tienen un cuerpo más rechoncho y corto y viven normalmente en el suelo apenas oculto por la hierba.
Tanto en hombres como en mujeres, el pronoto no cubre completamente la cabeza y puede presentar una mancha rojiza central. Los elitrones son de color marrón oscuro y cubren todo el cuerpo. En la parte ventral, la parte terminal del abdomen es blanca y es en esta área donde, a través de reacciones bioquímicas, se produce la emisión de luz.

Actitud y ciclo biológico –
Luciola italica es un insecto que, en la etapa adulta, tiene el propósito de reproducirse, mientras que la fase nutritiva se relega casi exclusivamente a la de la etapa larval.
Las larvas, de hecho, para alimentarse, se alimentan de caracoles y babosas que sostienen las poderosas mandíbulas mientras inyectan en su cuerpo un líquido digestivo que las reduce a pulpa. Con este sistema, las larvas pueden alimentarse gradualmente de presas mucho más grandes que ellas.
Después de alcanzar la etapa de madurez, después de algunos trajes de neopreno, llegamos a la etapa adulta que, entre fines de mayo y junio, comienza a aparearse.
Durante esta fase, las hembras prefieren esperar a la pareja en los tallos de las plantas, respondiendo a las llamadas luminosas que emiten. El hecho de que este insecto emita luz está estrechamente relacionado con la fase reproductiva.
La emisión de luz de los dos sexos es diferente entre los dos sexos, pero también de acuerdo con las diferentes especies. Normalmente, el macho emite luz de forma intermitente mientras que la hembra de una manera más continua. La luz se produce en el período desde el crepúsculo hasta la noche.

Papel Ecológico –
Luciérnaga itálica, como otras luciérnagas, juega un papel importante en el control de caracoles y limacidas, especialmente en aquellas áreas donde las condiciones de producción agrícola son perfectamente agroecológicas. En ambientes muy contaminados, debido también al uso de pesticidas o a la presencia excesiva de brillo, que interfiere con la fase de acoplamiento, la población de estos insectos disminuye drásticamente hasta que desaparece.
En estas condiciones, el equilibrio del ecosistema se rompe en beneficio de sus presas, que luchan con otros pesticidas para ser contenidos.
Además, la presencia de agua es importante para el equilibrio ecológico de esta especie y para la fase de reproducción. De hecho, para que ocurra la reacción química que permite que el órgano bioluminiscente funcione, es necesaria la presencia de hábitats húmedos.
La luz emitida se debe a la oxidación del sustrato fotogénico de luciferina a oxilciferina, que se produce en presencia de oxígeno gracias a la catálisis operada por la enzima luciferasa. Es una luz fría, cuya longitud de onda fluctúa entre 500 y 650 nm. En cambio, la intensidad varía según la especie (hay alrededor de 2000).

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *