Caliroa varipes

Caliroa varipes

La Caliroa varipes (Caliroa varipes Klug) es un pequeño himenóptero perteneciente a la familia Tenthredinidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, subgrupo Eumetazoa, rama Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclase Hexapoda, parte de la naturaleza, a la vista de las partes, a la vez, a las partes. Tenthredinoidea, familia Tenthredinidae y por lo tanto para el género Caliroa y para la especie C. varipes.

Distribución geográfica y hábitat –
Caliroa varipes es un insecto muy extendido en todo el mundo y que vive principalmente en robles y álamos.

Morfología –
La Caliroa varipes es un pequeño himenóptero cuyos adultos, cuyas dimensiones varían entre 5 y 6 mm, son negros, cabeza con antenas en las que el tercer artículo es más corto que los dos siguientes tomados juntos; El tórax se presenta con alas teñidas de negro con estigma marrón y venas y una banda subestigmática del mismo color. Las piernas mesotorácicas tienen tibias de color amarillo pálido en la parte media de la cara externa en los machos o ligeramente anuladas de color marrón pálido en la base en las hembras.
Las patas metatorácicas, tanto en el hombre como en la mujer, tienen tibias de color de blanco amarillento a marrón claro en el cuarto basal y el primer artículo del tarso completamente negro o ligeramente amarillento en la base.
Las larvas tienen una forma cilíndrica más dilatada anteriormente. Tienen una cabeza marrón oscura, cubierta con moco, son amarillentas con la parte central del cuerpo verdoso, debido al color de los tejidos de las plantas ingeridas que transpiran hacia el exterior.
El huevo es ovoide, translúcido y con un corion liso.

Actitud y ciclo biológico –
La Caliroa varipes es un himenóptero pequeño cuyas larvas viven en el estado gregario en la hoja inferior de las plantas hospedadoras, causando la erosión típica de la mesofila, que no afecta las venas y, por consiguiente, la intensa esqueletonización de las hojas.
Es una especie homodinámica que en nuestras latitudes completa dos generaciones y que hiberna como una larva envuelta en el suelo. Los adultos que parpadean con las formas invernales vuelan en los meses de abril y mayo.
Las hembras ponen sus huevos en las hojas insertando los huevos debajo de la epidermis de la página inferior. En cada hoja se pueden encontrar unas pocas docenas.
Las larvas nacen a mediados de mayo y alcanzan la madurez al final del mismo mes o al comienzo del siguiente.
Cuando alcanzan la madurez, se dejan caer al suelo y se entierran, tejen el capullo, el pupate y al cabo de un rato los adultos parpadean, esto sucede a finales de junio o principios de julio. Esta generación es seguida por otras dos de las cuales la última está incompleta de las formas en hibernación. Las larvas durante la actividad trófica, que se produce en la parte inferior de las hojas, viven de forma gregaria y se alimentan solo del parénquima. El periodo nocivo es de mayo a julio.

Papel ecológico –
La Caliroa varipes desarrolla su ciclo en ambientes donde hay robles o álamos.
En cuanto a la contención de este insecto, en general, las intervenciones químicas directas no están justificadas.
Sin embargo, en el caso de infestaciones graves en plantas jóvenes de vivero, es posible intervenir con los insecticidas citotrópicos tradicionales contra las larvas.
Otras posibles intervenciones son las de la lucha mecánica que prevé la eliminación de las partes infestadas.
Dado que las larvas se alimentan de la madera en la parte basal de la planta, así como en las raíces, esto puede causar un debilitamiento estructural, con un posible compromiso de la estabilidad de las plantas atacadas, lo que conlleva el riesgo de una colisión o ruptura repentina.
Por esta razón, es necesario que la presencia de estos insectos sea señalizada para verificar rápidamente el estado de las plantas con síntomas de la presencia del insecto, ya sea de propiedad pública o privada.
Para identificar la presencia de este pequeño himenóptero, consideremos que los orificios del acelerador, que son perfectamente circulares, tienen un diámetro de aproximadamente 2 cm.
Entre otras cosas, los agujeros potenciales de otros patógenos se generan a través de estos agujeros.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *