Libellula depressa

Libellula depressa

La Libellula depressa (Libellula depressa Linnaeus, 1758) es un insecto del orden Odonati que pertenece a la familia Libellulidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al Reino de Animalia, Subgénero Eumetazoa, Rama Bilateria, Filo Arthropoda, Subfilo Tracheata, Superclase Hexapoda, Clase Insecta, Subclase Pterygota, Subclase Piscoctivos, Azafatas, Ancianos, Piscoctivos, Azafatas. para el género Libellula y para la especie L. depressa.

Distribución geográfica y hábitat –
La Libellula depressa es una especie bastante extendida en Europa, excepto en las regiones más septentrionales correspondientes a Escandinavia y Rusia. En Italia este insecto es generalizado y común en todo el territorio.
Su hábitat está representado por espacios abiertos o con vegetación cerca de los cursos de agua, y también pequeños reservorios de naturaleza corporativa.

Morfología –
En el estado adulto, este insecto es reconocido por su gran tamaño, con un cuerpo que supera los 4 cm y una envergadura de 7–8 cm. Las alas están bien desarrolladas, con una vena rica, transparente e hialina, con una pigmentación extendida de color marrón rojizo, en el área proximal, de forma triangular en las alas traseras. Las alas posteriores están más desarrolladas que las delanteras, para la región rectal posterior y la región anal más ancha, y en reposo se mantienen abiertas y horizontales.
Las alas no son superficies planas; de hecho, las venas se colocan en diferentes planos y por esta razón son tan robustas; Además, el nudo y el pterostigma los hacen estables y resistentes.
El abdomen es largo y ancho, se estrecha hacia atrás, azul claro en la espalda, en el macho, amarillo miel en la hembra.
La cabeza es móvil, con grandes ojos compuestos, casi unidos en el vértice, tres ocelos y antenas cortas y delgadas. El aparato bucal es del tipo masticatorio.
El pecho es robusto, de color marrón oscuro rojizo en el macho, de color marrón amarillento en la hembra.
El pronoto es ancho y está atravesado por un surco mediano longitudinal, pero las tergitas y las pleuras del segundo y tercer segmento están particularmente desarrolladas.
Sus patas están bien desarrolladas pero no son muy funcionales, siendo las delanteras el raptatorio, que utiliza para atrapar a sus presas en vuelo.
El margen costal está ligeramente acuñado en la confluencia de la subcosta y en la zona subapical el pterostigma es evidente, en contraste con la transparencia hialina de la membrana.

Actitud y ciclo biológico –
La Libellula depressa, al igual que las otras libélulas, está en estrecha relación, desde el punto de vista biológico y ecológico con los ambientes acuáticos; de hecho, en las proximidades de estos hábitats pasan su existencia.
Las ninfas viven en el agua y son excelentes depredadores, principalmente cazan insectos (en particular larvas de Diptera nematoceri) y renacuajos. También pueden sobrevivir a la sequía por unas pocas semanas escondiéndose en el lodo.
Cuando los jóvenes están maduros, con un desarrollo que puede durar hasta 5 años, se produce la metamorfosis: la ninfa sale del agua y, en pocos días, desarrollará un insecto adulto.
Estos insectos se ven volando durante el verano, de mayo a julio y agosto. Las hembras ponen sus huevos en agua y esta deposición es de tipo epifítico.

Papel ecológico –
La Libellula depressa es una de las libélulas europeas más comunes.
Los adultos tienen hábitos diurnos, son hábiles voladores y se alimentan de pequeños insectos en vuelo.
Las larvas son acuáticas, como se mencionó, son depredadores activos de invertebrados acuáticos, además del formidable poder de vuelo de los adultos y la vista extraordinaria hace que las libélulas sean cazadores alados sin igual.
El tamaño de la presa que capturan es muy variable, pero siempre proporcional a la constitución y las partes de las piezas bucales.
Las presas se capturan de acuerdo con dos métodos de caza diferentes:
– a la emboscada: la libélula descansa sobre un soporte y, observando a la presa, se abalanza sobre ella, la atrapa con las piernas y vuelve a su percha para consumirla;
– En vuelo: la libélula ataca y devora a sus presas, que normalmente son pequeñas, en vuelo y sin la necesidad de descansar.
La mayoría de las presas pesan menos de 1 mg, pero pueden atrapar presas que pesan hasta el 60% de su peso corporal.
La caza se lleva a cabo a la vista: gracias a los ojos compuestos muy grandes y la movilidad extrema del cuello, las libélulas pueden ver en todas direcciones y ver una presa en un radio de unos 20 metros.
Las libélulas adultas son vulnerables, especialmente durante la metamorfosis, cuando aún no pueden volar y convertirse en presa de varias especies de aves. Otros peligros están representados por hormigas y arañas. La ex presa de las libélulas durante la metamorfosis, mientras que las arañas pueden capturar adultos cuando se ponen o se aparean.
Las libélulas son excelentes voladores, por lo que pueden permanecer en vuelo durante un tiempo que puede llegar incluso a unas pocas horas, sin siquiera establecerse y realizar actividades como atrapar presas, el cortejo, el apareamiento y el desove.
El vuelo es de fundamental importancia para los adultos, ya que solo se mueven con la ayuda de las alas.
Las libélulas mueven sus alas independientemente una de la otra y de esta manera pueden hacer cambios inmediatos de dirección y velocidad.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *