Beta vulgaris var. saccharifera

Beta vulgaris var. saccharifera

La remolacha azucarera (Beta vulgaris var. Saccharifera L.) es una especie herbácea de la familia Chenopodiaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, United Plantae, Magnoliophyta Division, Magnoliopsida Class, Caryophyllales Order, Chenopodiaceae Family y, por tanto, al Género Beta, la Especie Beta vulgaris y las Subespecies B. vulgaris var. saccharifera.

Etimología –
El término Beta es el antiguo nombre latino en Plinio, Cicerón y otros, quizás derivado del griego βλίτον blíton beet (en Theophrastus). El epíteto específico vulgaris deriva de vúlgus volgo: muy común, ordinario debido a su amplia distribución, banal. El nombre saccharifera proviene del griego σάκχἄρ, -αρος sácchar, -aros sugar y de φέρω phéro bring: que produce sustancias azucaradas, capaces de producir azúcares.

Distribución geográfica y hábitat –
El origen de la remolacha azucarera es incierto, ya que son posibles dos centros diferentes: uno representado por la cuenca mediterránea o las regiones esteparias del sudeste asiático y el segundo ubicado en las Islas Canarias o Cabo Verde. Es una especie que prefiere suelos profundos de textura media, ricos en sustancias orgánicas y con buena capacidad de agua.
Hoy en día, esta planta es uno de los cultivos más importantes en la zona templada. Los principales productores son los países europeos y los de la antigua Unión Soviética.

Descripción –
Beta vulgaris var. La saccharifera es una planta bienal con una etapa vegetativa en el primer año y una reproductiva en el segundo.
La planta tiene una raíz gruesa, carnosa, más o menos cónica, que puede alcanzar los 2 metros, de color grisáceo, provista de rugosidad transversal en la parte superior y de dos surcos longitudinales (llamados surcos saccharicus) con forma de espiral y abundantes capillices. .
El tallo es corto y erecto y las hojas están dispuestas en verticilos (rosetas), pecioladas, generalmente en forma de corazón en la base, obtusas, redondeadas o afiladas, lisas, onduladas o ampollas, de color verde más o menos intenso.
Las flores, que generalmente aparecen en el segundo año, son pequeñas y se insertan directamente en paisajes de 1,5-2 m de largo, erectos y ramificados, reunidas en inflorescencias normalmente bi-tetraflore.
Las consecuencias son de glomérulos redondeados, angulares y arrugados, y las semillas son de color marrón verdoso, pardo amarillento o pardo negruzco, lenticular, de 1.5 m de espesor; 2.4-4 mm de largo, pesando 2-3 mg,

Cultivo –
Para el cultivo de la remolacha azucarera es necesario esperar una temperatura mínima de 5-6 ° C para comenzar la germinación; La temperatura óptima es, sin embargo, al menos 10-12 ° C.
Además, para una buena acumulación de sustancias de reserva, no es necesario tener temperaturas diurnas y nocturnas demasiado altas, ya que aumentan la intensidad de la respiración. Las noches frescas y los días cálidos, a partir de la segunda quincena de agosto, favorecen la acumulación de azúcar.
Los suelos donde cultivar esta planta deben ser profundos, de textura media, ricos en sustancia orgánica y con buena capacidad de agua y con un pH neutro, entre 6,5 y 7; Los suelos ácidos y los estancamientos de agua son inadecuados.
Para obtener buenos rendimientos, también se requiere buena disponibilidad de agua durante todo el ciclo.
En el balance de nutrientes, debe notarse que por cada 10 toneladas de raíces se eliminan un promedio de 40-50 kg de nitrógeno, 15-18 kg de P2O5 y 55-65 de K2O.
Desde un punto de vista agronómico, la remolacha azucarera es un cultivo de renovación y generalmente se coloca entre dos cultivos de trigo. Deja un suelo bien preparado para la próxima cosecha. Es recomendable colocar un intervalo de algunos años entre una y la otra cultura de la remolacha.
Para la preparación del cultivo se realiza un arado profundo en el período estival. Antes de la siembra, se debe aplicar una fertilización abundante basada en estiércol y, en las técnicas agroecológicas, es necesario pensar en la recuperación de la sustancia vegetal y el relleno del cultivo anterior.
El período de siembra, teniendo en cuenta las temperaturas mínimas óptimas, comienza en febrero en Italia central y en marzo en el valle del Po, además en las zonas áridas del sur de Italia y las islas, se practica el cultivo de otoño (siembra en octubre y cosechado en junio-julio), gracias también a la selección de remolachas no bienales pero multianuales, de modo que las bajas temperaturas experimentadas durante el invierno no pueden inducir la floración.
La siembra se mecaniza con sembradoras de precisión, con intervalos de 45 cm en promedio con una densidad de siembra de aproximadamente 10 plantas por metro cuadrado en la cosecha y una parte de las semillas sembradas no tendrá éxito. Dada la delicadeza de las plántulas de remolacha, normalmente hay fuertes fallas: el número de semillas a sembrar es de 15-20 para obtener 10 plantas por metro cuadrado.
La profundidad de siembra es de alrededor de 3-4 cm, después de lo cual se realiza un balanceo que favorece la humectación y la germinación.
La remolacha azucarera es muy sensible a la competencia ejercida por las malas hierbas, por lo que debemos tomar medidas en detrimento de las malas hierbas, como la falsa siembra, la eliminación de malezas. La eliminación química ampliamente utilizada hasta la fecha está resultando cada vez más inadecuada para los efectos de la fertilidad y la estructura del suelo, con problemas altamente negativos a largo plazo.
Para la cosecha se espera el período en el que se ha acumulado la cantidad máxima de azúcar; La técnica consiste en quitar las raíces del suelo; escisión, es decir, eliminación mediante el corte de la parte superior del cuerpo radical (collar) con las hojas insertadas, una parte baja en azúcar y rica en impurezas que dificultaría el procesamiento industrial; Cargando en los vehículos que llevarán las raíces a la fábrica de azúcar. Estas operaciones hoy están totalmente mecanizadas.
El rendimiento promedio es de más de 400 quintales / Ha con 16% de azúcar, pero se pueden lograr rendimientos mucho más altos.
Existen diferentes variedades clasificadas según parámetros botánicos o tecnológicos.

Usos y Tradiciones –
La remolacha azucarera es un cultivo que se practica desde los griegos y los romanos, incluso si fue cultivada como una planta vegetal.
Hasta finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando todavía no existía un procedimiento industrialmente conveniente para la extracción de sacarosa, este era un cultivo marginal y solo el follaje en crecimiento se usaba sobre el suelo para el uso de forraje.
Su importancia como planta azucarera se remonta al siglo XVIII cuando el químico Margraff descubrió en la remolacha azucarera cristalizable y sus estudios fueron retomados por Franz Karl Achard quien, con la ayuda de Federico el Grande y luego de Guillermo III, plantó cultivos en Silesia. Perfeccionando los procedimientos de extracción y procesado y procesado.
Con el establecimiento del bloque napoleónico, la investigación sobre este cultivo se expandió, las iniciativas se multiplicaron a medida que los países europeos se encontraron repentinamente sin el azúcar de caña suministrado hasta ese momento por Inglaterra. En Italia, la propagación de la remolacha fue muy lenta y alterna hasta 1887. En ese año, E. Maraini, considerado el padre de la industria azucarera italiana, trabajó para racionalizar la técnica de cultivo y extracción y promovió el fortalecimiento de la fábrica de Rieti. Surgió y falló anteriormente.
Las raíces de la remolacha azucarera se utilizan en la remolacha azucarera. Las hojas y collares pueden utilizarse como forraje. Del procesamiento industrial, se obtienen subproductos: pulpas recién agotadas (utilizadas en la alimentación animal); Pulpas secas (se obtienen de las anteriores después de un secado rápido; también se utilizan en la alimentación animal).
Para esta planta se usa el parámetro de «calidad interna o tecnológica» que se refiere a su capacidad para transformarse en azúcar. La sacarosa total es el parámetro más importante, expresa la concentración de azúcar en la raíz de la remolacha y se expresa en porcentaje en peso.
Esto se mide con el polarímetro que identifica el valor económico del cultivo y se denomina azúcar teórico, porque no se puede extraer y cristalizar por completo. La parte del azúcar que se puede extraer y cristalizar en comparación con el total se llama azúcar blanco y representa el valor industrial del producto. El porcentaje de azúcar teórico que se convierte en azúcar blanco constituye el rendimiento removible, que depende de la cantidad, presente en la raíz, de algunas sustancias que interfieren negativamente con el proceso de extracción, disminuyendo el porcentaje de azúcar que cristaliza e incrementando lo que queda atado al subproducto. De refinación, que es la melaza (saccaro-melaza). Por esta razón, estos elementos se denominan melaza o melaza.
Para identificar la calidad tecnológica del producto entregado en las plantas, la industria azucarera determina el contenido (en mmol por 100 g de pulpa) de los tres melassigen principales en todas las muestras: potasio (K), sodio (Na) y nitrógeno alfa amino (αN). Además de estos, en la salsa de extracción a veces están presentes otros compuestos que tienen una influencia considerable en el proceso de cristalización, en particular los azúcares reductores (glucosa y fructosa, que se determinan en las muestras, solo en algunos establecimientos). Estas sustancias de la melaza, durante el proceso de extracción, causan daños directos: inmovilizan parte de la sacarosa y evitan su cristalización; e indirecto: acidificar las salsas de extracción. En un ambiente ácido, se activan enzimas que pueden descomponer la molécula de sacarosa en glucosa y fructosa, azúcares simples que no cristalizan; Además, para restaurar la alcalinidad de las salsas, es necesario agregar soda (NaOH) que contiene sodio, una sustancia que es en sí misma melassigena.
En general, la composición media de la pulpa de remolacha:
– 75% de agua;
– Materia seca 25%;
– Total de sustancias solubles 20%;
– 16% de sacarosa;
– Azúcares no solubles 4%;
– 1,8% de sustancia orgánica nitrogenada;
– 1,4% de sustancias orgánicas de potasio;
– 0,8% de sustancias minerales;
– Total de sustancias insolubles 5%.
Además de los usos industriales, debemos mencionar las propiedades beneficiosas de la remolacha azucarera: de hecho, la planta no debe ser recordada solo por la producción de azúcar, sino también por sus cualidades saludables y nutritivas. La raíz es rica en sales minerales y vitaminas, por lo que es mineralizante y vitamínica. Además, posee propiedades de producción de bilis purificantes, antisépticas, reconstituyentes, digestivas y estimulantes; De manera similar, la remolacha azucarera es capaz de absorber toxinas de las células y facilitar su eliminación. Además, la remolacha azucarera es un excelente remedio natural para el tratamiento de la anemia y las infecciones cerebrales, así como para estimular el sistema linfático y la producción de eritrocitos.
Respecto al aspecto nutricional, 100 gramos de remolacha azucarera aportan alrededor de 20 Kcal: 91% es agua, carbohidratos son 4%, proteínas poco más del 1%. Antioxidantes, nitratos y ácido oxálico también forman el fitocomplejo de la remolacha azucarera.

Modo de preparación –
La remolacha azucarera es una planta que a lo largo de los siglos ha recibido un considerable trabajo de selección y mejora para pasar del cultivo de hortalizas al cultivo industrial, especialmente para la producción de azúcar.
En general, sin embargo, esta planta se usa indirectamente en la cocina y en la industria alimentaria para la producción de azúcar, pero también directamente para la preparación de diversos platos y por sus propiedades beneficiosas, relacionadas con el contenido de sal y sustancias antioxidantes, pero también en el campo de Alimentación del ganado para el uso de las hojas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, no representan en modo alguno una receta médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *