Cómo cultivar los aporocactus

Cómo cultivar los Aporocactus

El Aporocactus, también conocido como cola de ratón y cola de zorro, es una planta suculenta del género Disocactus Lindl., 1845, que pertenece a la familia Cactaceae.
Este género de plantas se origina en América Central y está particularmente extendido en México, Jamaica y Guatemala, donde crece y se desarrolla bien en bosques tropicales y selvas.
Incluye las siguientes especies:
– Disocactus nelsonii;
– Disocactus alatus;
– Disocactus biformis.
Es una planta sin espinas pero con un cabello similar al de la cola de zorro o el ratón, que tiene un tallo algo plano y un color amarillo verdoso que produce flores rosadas que, en la naturaleza, pueden alcanzar dimensiones. de la propia planta. Además, el Aporocactus, incluso si tiene un sistema de raíces no demasiado desarrollado, produce tallos carnosos, colgantes incluso de hasta un metro de largo.
También produce pequeños frutos esféricos que contienen numerosas semillas oscuras.
En esta tarjeta veremos cómo cultivar los Aporocactus siguiendo los trucos agronómicos más adecuados para el buen crecimiento de esta planta.
Para el cultivo de Aporocactus, se debe tener en cuenta que, como la mayoría de las plantas suculentas, esta especie requiere lugares soleados pero protegidos de las corrientes de aire y con temperaturas que nunca bajan de los 5 ° C.
El suelo para cultivar esta planta debe tener un pH entre 5.0 y 6.0, rico y bien drenado, preferiblemente mezclado con arena gruesa u otro material de drenaje que favorezca el drenaje del agua de riego.
El riego debe hacerse regularmente desde la primavera hasta el verano y luego reducirse al mínimo durante el período de descanso vegetativo, pero manteniendo el suelo solo húmedo. Para evitar la podredumbre de la raíz, es aconsejable vaciar siempre el platillo.
Si la planta se cultiva en macetas, para obtener una floración abundante desde el crecimiento vegetativo hasta el otoño, es aconsejable administrar un fertilizante líquido específico para cactus, una vez al mes diluido apropiadamente en el agua del riego.

Si se encuentra en un área con un clima cálido donde la temperatura nunca desciende por debajo de los 7 ° C a 9 ° C, la planta se puede cultivar en el exterior y, en este caso, la fertilización debe realizarse con una sustancia orgánica al comienzo de la primavera mezclada con la primera capas de medios de crecimiento.
En lo que se refiere a la técnica de propagación, se puede operar por semilla y aún mejor por esquejes.
La reproducción del Aporocactus por esquejes se puede practicar durante todo el año, incluso si es mejor llevarlo a cabo en el período de primavera.
Para llevar a cabo esta técnica, se debe tomar un tallo largo y saludable, cortándolo con un cuchillo bien afilado en porciones de aproximadamente 7 a 10 centímetros que primero deben ser curados en el aire en un lugar seco y ventilado.
Es apropiado que las superficies de corte de los esquejes de Aporocactus se traten con un polvo fungicida y luego se planten en una maceta que contenga un suelo específico para cactus, a una profundidad de aproximadamente 2 cm.
También debemos tener cuidado de colocar las macetas que contienen los recortes de Aporocactus en lugares luminosos, lejos de la luz solar y con una temperatura no inferior a 20-22 ° C.
Durante todo el período de enraizamiento, que aproximadamente equivale a unas tres semanas, el suelo debe mantenerse ligeramente húmedo.
Una vez que los esquejes hayan enraizado, las nuevas plántulas de Aporocactus deben ser transferidas, cada una con su propio pan de tierra que envuelve las raíces, en la maceta final y criadas como la planta madre.
Pero recuerde que ser Aporocactus, una planta de nutrientes muy exigente, debe replantearse cada año en el período de primavera para proporcionarle un nuevo sustrato bien dotado de macro y microelementos.
El florero debe tener un tamaño unos centímetros más grande que el anterior. La planta debe replantarse muy suavemente para evitar romper los tallos que son delicados.
Entre las adversidades y plagas del Aporocactus recordamos que la planta es sensible a los ataques de la cochinilla, especialmente cuando se sobrepasa en las fertilizaciones nitrogenadas; sufre la pudrición de la raíz debido al estancamiento del agua y, en consecuencia, también la podredumbre de los tallos que se vuelven blandos y flácidos.
Para el cuidado general de estas plantas se recomienda remover periódicamente los tallos secos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *