Cómo cultivar la Albuca

Cómo cultivar la Albuca

La Albuca (Albuca L., 1762) es un género de plantas de la familia Asparagaceae que incluye alrededor de 150 especies de plantas bulbosas, rústicas o semirrústicas, originarias de África y la Península Arábiga.
Este género se caracteriza por plantas con flores blancas o amarillas, que desprenden una ligera fragancia, con un tallo largo y rígido, hojas en forma de cinta.
Entre las especies frecuentemente cultivadas recordamos:
– Albuca muy alta – hasta 60 cm de altura con flores blancas;
– Albuca aurea – hasta 40 cm de altura con flores amarillas;
– Albuca fastigiata – hasta un metro de altura con flores blancas.
En esta tarjeta veremos cómo cultivar la Albuca siguiendo las precauciones más adecuadas tanto en terreno completo como en macetas. Por este motivo, el período de plantación de los bulbos varía según el tipo de reproducción.
Para lograr buenos resultados es necesario comenzar con la preparación de un buen sustrato donde la planta pueda tener el mejor desarrollo vegetativo y la mejor floración.
El sustrato para el cultivo debe ser muy drenante y debe prepararse utilizando dos partes de suelo fertilizado combinado con arena, más una parte de turba y una parte de hojas.
Para el cultivo en macetas, el período más adecuado para plantar los bulbos es el mes de noviembre; en este momento, los bulbos deberán estar dispuestos en un número de tres o cuatro a una profundidad de unos 6 cm, y luego mantener el jarrón en la oscuridad hasta que comience la germinación. Las plantas se regarán regularmente hasta el período de floración y luego se suspenderán después de la floración. El período de floración, en condiciones climáticas adecuadas, puede ocurrir durante casi todo el año, incluso si el mejor momento es el verano.
Para replantear, recuerde que esta operación debe realizarse solo cuando las bombillas de Albuca hayan ocupado todo el espacio disponible. En general, la repotación se realiza cada 2 a 3 años utilizando un recipiente ligeramente más grande que el anterior, suelo nuevo que siempre está bien drenado.
Para el cultivo en el suelo, los bulbos deben ser enterrados al final del período de invierno y luego retirarse en otoño solo después de que las hojas hayan caído. En climas templados, los bulbos pueden mantenerse en el suelo, cuidando de repararlos en invierno con protecciones de plástico, hojas secas, etc.

En cuanto a la exposición, se destaca que la Albuca, al ser una planta suculenta, prefiere los lugares brillantes pero no la exposición a la luz solar directa. En el apartamento, debe colocarse en un lugar muy luminoso lejos de las corrientes de aire frío. Esta planta soporta bien frío intenso con temperaturas incluso por debajo de – 7 ° C. Soporta temperaturas de verano muy por encima de los 30 grados. Si está cultivando la Albuca en regiones con un clima de verano muy caluroso, es recomendable colocar esta planta en posiciones de media sombra, especialmente durante las horas más calurosas del día. En este caso, puede optar por cultivarlas a la sombra de árboles altos.
En lo que se refiere al agua de riego, es evidente que la Albuca es una planta que en verano ingresa a la fase de reposo vegetativo y, por lo tanto, en este período rara vez se debe regar. En otoño, cuando la planta se despierta, al repeler las hojas nuevas, los riegos deben ser regulares y constantes hasta la primavera siguiente.
También es recomendable no exceder la cantidad de agua que se pudre debido a los bulbos.
Vamos a pasar a la fertilización. Todas las variedades deben ser fertilizadas a principios de primavera para asegurar los nutrientes necesarios para que crezcan los bulbos y la producción de nuevos tejidos de plantas. Es recomendable realizar esta operación con humus de lombriz de tierra o una sustancia orgánica bien humificada si se cultiva en macetas o incluso con un estiércol bien maduro si se cultiva en campo abierto.
Ahora multiplicación –
La Albuca se puede reproducir ya sea por semilla o por división de los bulbos o división de los mechones.
La siembra debe llevarse a cabo colocando las semillas en un suelo específico, siempre manteniéndolas húmedas hasta que aparezcan los primeros brotes. Las semillas germinarán después de un período de 7 a 10 días, siempre que el semillero se mantenga en un lugar cálido y moderadamente brillante.
En la multiplicación por división de las cabezas o mejor por los bulbos laterales, las nuevas plantas obtenidas serán idénticas a las de la planta madre ya que la variabilidad genética no se hace cargo. En poco tiempo desde la planta, las plantas tenderán a formar otros mechones densos y gruesos y producirán flores de inmediato.
Finalmente, un consejo sobre aspectos fitosanitarios.
La albuca es una planta rústica lo suficientemente resistente a los ataques de insectos como los áfidos y las cochinillas, pero al ser bulbosa, temen la podredumbre y la fusariosis.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *