Genisteína

Genisteína

Genisteína cuyo término en la nomenclatura IUPAC es 5,7-dihidroxi-3- (4-hidroxifenil) cromen-4-ona y cuya fórmula bruta o molecular es: C15H10O5 es una isoflavona.
Genistein debe su nombre al hecho de que se aisló por primera vez en 1899 de la tintura de escoba (Genista tinctoria) de la que lleva el nombre.
Su estructura química se definió por primera vez en 1926 y su síntesis artificial en 1928.
La genisteína se encuentra en abundancia en la soja y los derivados de la soja y, en general, las isoflavonas, como la genisteína y la daidzeína, se encuentran en varias plantas alimenticias como fuente primaria de alimentos: entre ellas se encuentra el lupino, habas, soja, kudzu, psoralea y Maackia Amurensis, pero también en plantas medicinales como la Flemingia Vestita y el café.
La eficacia de la genisteína está vinculada a su estructura química muy similar al estradiol, un estrógeno producido por el ovario en la fase fértil de la vida de una mujer, que le otorga a la molécula una acción similar al estrógeno debido a su capacidad para unirse al mismo receptor (es decir, a la antena de radar de la que depende la actividad de la molécula dentro de la célula). En particular, la genisteína se une con alta afinidad a los receptores de estrógeno de tipo beta (ERb), presentes en abundancia en la piel y en particular en los fibroblastos.
Por esta razón, muchos estudios están tratando de evaluar la efectividad de la genisteína como una molécula antienvejecimiento.
En este sentido, la genisteína resulta ser la hormona natural ideal, ya que es capaz de contrarrestar los procesos de envejecimiento de la piel de las mujeres menopáusicas, cuya reducción en el grosor es uno de los signos más obvios.

De hecho, se ha confirmado histológicamente ya que la genisteína puede aumentar el grosor de la dermis para aumentar la producción de colágeno y controlar las metaloproteinasas (MMP), enzimas responsables de la degradación de las fibras de colágeno.
Un equipo de investigadores de los Estados Unidos en colaboración con investigadores italianos ha demostrado que la genisteína tiene una eficacia comparable a la de los estrógenos en la reparación de algunos daños moleculares, algunas alteraciones histológicas y funcionales de la piel en una situación de deficiencia de estrógenos, por lo tanto similar a la menopausia, en modelo animal
Otra acción interesante de la genisteína es la acción antioxidante y antiinflamatoria, especialmente como protección contra el daño de la radiación solar.
La acción antioxidante contra los radicales libres de oxígeno (ROS) y el nitrógeno (NO) producidos por la piel durante la exposición a la radiación ultravioleta otorga a la genisteína una función antiinflamatoria importante (protección fotográfica), así como protección contra Tumores cutáneos inducidos por foto.
Además, recientemente, algunas investigaciones indican que la genisteína también puede considerarse como un fármaco para enfermedades genéticas aún incurables; tales como mucopolisacaridosis (CF), fibrosis quística y (MPS). Los estudios in vitro y de modelos animales y los estudios clínicos piloto sugieren que este compuesto derivado de plantas puede ser una esperanza real para los pacientes con enfermedades hereditarias graves con mecanismos patogénicos relativamente complejos, como los que afectan al sistema nervioso central.

Advertencia: La información proporcionada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no sustituyen a los consejos médicos.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *