Galerucella luteola

Galerucella luteola

La galeruca del olmo (Galerucella luteola Muller) es un pequeño escarabajo que pertenece a la familia Chrysomelidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece a Eukaryota Domain, Animalia Kingdom, Subgénero Eumetazoa, Bilateria Branch, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Clase Insecta, Recuento de personas en la que se basan las personas en la que se encuentran las personas que viven en el mundo. Cucujiformia, Superfamilia Chrysomeloidea, Familia Chrysomelidae y luego al Género Galerucella y a la Especie G. luteola.
Los términos son sinónimos: Xanthogaleruca luteola (O.F. Müller, 1766), Galeruca calmariensis Fabricius, Galeruca xanthomelaena Schr. Y Pyrrhalta luteola Müller..

Distribución geográfica y hábitat –
La Galerucella luteola es un defoliador de escarabajos pequeños, tanto en la etapa adulta como en la larva, específica del Olmo. Es un insecto bastante común en la parte occidental de la región de Palearctic, de Portugal a Asia Central. Esta especie es nativa de Europa y se ha introducido accidentalmente en América del Norte y Australia. También se detectó su presencia en la Argentina.

Morfología –
La galeruca del olmo es reconocida por tener un cuerpo de forma estrecha y alargada, de color amarillo ocre que tiende a verdoso cubierto de pelos escasos. La cabeza es amarillenta, con un punto triangular y las antenas son negras. Los elytrons tienen una ancha banda longitudinal negra en los lados. La longitud del cuerpo varía de 6 a 8 mm.
Las larvas son de color verde o verde oliva con cuatro bandas longitudinales amarillas y numerosas cerdas en la espalda; En la madurez las larvas miden 9 mm de largo.
Los huevos son elípticos, de color amarillento y se colocan en grupos, en la página inferior de la hoja y más raramente en la superior.

Actitud y ciclo biológico –
La galeruca del olmo se completa de dos a tres generaciones al año y pasa el invierno como un adulto protegido, generalmente, en el suelo al pie de la planta y en la fragilidad de la corteza. De estos refugios, los adultos salen en el período alrededor de la primera mitad de abril y llegan a las hojas, que alimentan al picarlas. Luego se aparean y ponen en la página inferior, una operación que dura aproximadamente un mes y los huevos se organizan en grupos de 10-30 elementos. En poco tiempo nacen las larvas que alcanzan la madurez en 15-20 días, que están activas desde mediados de mayo hasta junio, durante las cuales se alimentan de las hojas, de las cuales dejan intactas las venas y la epidermis superior. La pupación generalmente ocurre en el suelo, debajo de las hojas o escombros, pero también puede tener lugar dentro de agujeros de corteza y grietas. Los adultos comienzan a parpadear en junio, con un pico hacia finales del mes y principios de julio y dan lugar a una segunda generación que termina con la aparición de individuos invernantes a partir de la última quincena de agosto. Estos últimos, después de un período de actividad trófica, se llevan, a partir de mediados de septiembre, a los cuartos de hibernación.
En condiciones climáticas favorables, puede tener una tercera generación que esté activa a fines del verano.
La actividad de este insecto causa daños tanto a los adultos que comen el colgajo en sectores, pero de forma completa, dejando la hoja más o menos picada, tanto a las larvas que se alimentan de las hojas, dejando intactas las venas y la epidermis del página superior
La vegetación afectada se seca y causa un grave deterioro vegetativo, especialmente si la infestación se repite durante varios años consecutivos, lo que predispone a la planta a los ataques de fitófagos secundarios (Scolitidi) o enfermedades como Grafiosi.

Papel ecológico –
La presencia de la galeruca del olmo determina una serie de daños relacionados con las diversas etapas del insecto y la superposición de las generaciones. El período de nocividad es particularmente largo, tras la superposición de las dos generaciones debido al período prolongado de oviposición, dañando la planta desde la primera quincena de abril hasta septiembre, cuando los adultos, que van a hibernar, dejan de alimentarse.
En presencia de este insecto es posible intervenir en el entorno urbano recurriendo a la distribución de piretroides cuando el 25% de las hojas están dañadas. Contra las larvas jóvenes se puede intervenir con Bacillus thuringiensis var. tenebrionis.
En cualquier caso, la lucha química contra Galerucella luteola se lleva a cabo solo en caso de ataques fuertes, también para evitar daños indirectos mucho más graves como consecuencia de la infestación, como el ataque de los Scolitidi o de los Grafiosi.
Los tratamientos están dirigidos a las larvas; el éxito depende en gran medida de la puntualidad de la ejecución y la anticipación de la intervención, especialmente si se lleva a cabo en larvas jóvenes.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *